10 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Aún no se han decidido los itinerarios para las visitas ya que seguirá siendo al residencia oficial del actual Duque Carlos Fitz-James Stuart

El Palacio de Liria, bastión de los Alba, abrirá sus puertas para ser visitado a diario pero no se convertirá en museo

Palacio de Liria.
Palacio de Liria.
El Palacio de Liria, el gran bastión de los Alba en la capital de España, abrirá sus puertas todos los días en un futuro próximo. No se convertirá en un museo como se ha escrito en algunos medios sino que se harán visitas guiadas por itinerarios aún por definir sin interferir en el día a día de los ocupantes del mismo ya que sigue siendo la residencia oficial del actual Duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart y su hermano Fernando Martínez de Irujo, Marqués de San Vicente del Barco.

El Palacio de Liria estará abierto todos los días a visitas como "casa habitada" y habrá entrada de pago, aunque se mantendrá al menos un día de gratuidad a la semana, tal y como se establece para los Bienes de Interés Cultural (BIC). El proyecto está en una fase incipiente y aún no se tiene claro el recorrido que se llevará ya que seguirá siendo residencia oficial del XIX Duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart.

El éxito de visitas en el Palacio de las Dueñas en Sevilla, también perteneciente a la familia de Alba, avala la iniciativa. Dueñas es la residencia oficial de don Carlos cuando viaja a Sevilla y se ha logrado combinar perfectamente con las visitas. En Liria se busca lo mismo. No va a ser un museo. Simplemente se van a ampliar los días de visita y se buscará la forma más práctica de hacerlo sin que interfiera con la vida de las personas que allí viven.

Testigo de la Historia

El Palacio de Liria fue construido en 1773 por orden del III Duque de Berwick y III Duque de Liria, D. Jacobo Fitz-James Stuart y Ventura Colón, antepasado de la actual Duquesa de Alba, el Palacio de Liria, denominado “el hermano pequeño del Palacio Real”, es uno de los palacios madrileños del siglo XVIII mas imponentes que ha llegado hasta nuestros días.

Entre otros arquitectos que participaron, esta obra monumental se la debemos a D. Ventura Rodríguez (1717-1785), completando así un edificio neoclásico de planta rectangular, alargada y compacta en su interior.

El arquitecto inglés Sir. Edwin Lutyens (1869-1944) planteó varias reformas, encargadas por el XVII Duque de Alba, D. Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, modificándose algunas partes del edificio como la escalera principal.

Uno de los salones del palacio de Liria. 

Pero en 1936, la desgracia se cierne contra el palacio, ya que fue bombardeado durante los ataques sistemáticos contra la capital, quedando, después de estar varios días ardiendo, destruido y reducido exclusivamente a sus cuatro fachadas. Dentro de la desgracia que supuso y de las grandes pérdidas, previamente al incendio tras el estallido de la guerra, como medida de protección de la Junta de Recuperación de Patrimonio, gran parte de la colección fue sacada y guardada en la Embajada británica, el Museo del Prado y el Banco de España.

La reconstrucción corrió a cargo del XVII Duque y la Duquesa Doña Cayetana Fitz-James Stuart y Silva junto a la inestimable ayuda de su marido Don Luis Martínez de Irujo, quienes realizan el mayor esfuerzo. Basándose en los planos de Lutyens, Manuel Cabanyes sería el arquitecto encargado de erigir de nuevo el Palacio de Liria. A día de hoy sigue siendo la residencia habitual de los Duques de Alba y sede de la Fundación Casa de Alba y es de los edificios arquitectónicos más importantes de Madrid, albergando una de las colecciones de arte privadas más destacada del mundo. 

Tras la muerte de la carismática Cayetana de Alba en el Palacio reside el Duque Carlos Fitz-James Stuart, así como su hermano Fernando, el Marqués de San Vicente del Barco. El último gran acontecimiento familiar en los muros del Palacio fue la boda del hijo de don Carlos, el actual Duque de Huécar y heredero ducal con Sofía Palazuelo en otoño de 2018. Ahora, el actual Duque decide abrir el gran bastión de los Alba en la capital de España de la misma manera que lo han hecho con Dueñas en la ciudad hispalense, posiblemente la propiedad más querida por Cayetana de Alba.

COMPARTIR: