09 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Sergio Martínez, torero: “Ninguno de nosotros usa protecciones, solo y en algunos casos utilizamos panties de enfermera”

Con la cornada de Roca Rey, vuelve la sospecha sobre la supuesta malla protectora que llevarían algunos toreros

La cogida de Roca Rey esta semana tuvo un recorrido de 6 cm
La cogida de Roca Rey esta semana tuvo un recorrido de 6 cm
¿Llevan o no llevan mallas protectoras algunos toreros? La duda ha vuelto a levantar polvareda en las plazas y fuera de ellas. Esta semana, el torero peruano Roca Rey recibía una cornada de seis centímetros en la cara posterior del muslo derecho. Pero la cosa no quedó ahí. Comenzaron las habladurías y sospechas debido a que la rotura de su vestimenta aireó un tejido negro que llamó la atención de los más críticos.

El supuesto misterio de las mallas que, según algunos expertos del mundo taurino, llevarían algunos toreros bajo su taleguilla, tendrían la finalidad de protegerles o reducir los daños ante una eventual cornada.  ¿Pero es verdad o es un bulo extendido contra los toreros?  Ya en 2010, se lanzaban entre los aficionados en las plazas esta serie de sospechas contra determinados maestros, como el entonces número uno del escalafón José Tomás.

Cornada de Roca Rey en la Feria de San Isidro

El torero de Galapagar, cuyo cuerpo es un mapa en relieve de incontables cicatrices, era el centro de atención porque se había propagado la idea de que Tomás no resultaba herido en esa época porque toreaba con una malla protectora, ligera y de un material llamado Kevlar, utlizado para los chalecos antibalas. Nunca se demostró y sus seguidores rechazaban esta idea como falsa.

Legendario, José Tomás, ajeno a habladurías.

Preguntado sobre estos comentarios, el torero Sergio Martínez, uno de los directores de la Escuela Taurina de Albacete, asegura a elcierredigital.com que lo que se vio en la cogida de Roca Rey no son mallas protectoras. “Los toreros no llevamos nada de eso. Nos ponemos simplemente unos panties de enfermera que compramos en las farmacias porque hacen más fácil subirnos y colocar la taleguilla. No llevamos nada cuando estamos frente al toro, nos jugamos la vida cada vez que salimos, nosotros y todos los demás, rejoneadores, picadores, banderilleros... No hay protecciones”, zanja el torero rechazando las sospechas propagadas.

El torero albaceteño Sergio Martínez

Por su parte, el colaborador del diario El País, Alejandro Martínez, un gran experto en toros, ha comentado a elcierredigital.com que “lo de las mallas protectoras es algo que aparece de vez en cuando como sospecha. Se comenta a veces y se ha vuelto a sospechar al ver la cornada del peruano Roca Rey. Las cuadrillas y equipos de los toreros no dicen nada. En caso de llevarlas, no está contemplado por el reglamento, sería así una especie de truco ante el toro”.

¿Pero qué tipo de tejido sería el que podrían enfundarse los toreros que ya de por sí van más que ajustados? El Kevlar, que se dijo que llevaba José Tomás, es un material sintético, fabricado en un laboratorio, no extraído de la naturaleza, patentado y fabricado solo por la compañía química DuPont ™.

El Kevlar está descrito como "un excelente material antibalístico, ya que requiere una gran cantidad de energía para hacer que un cuchillo o una bala lo atraviesen". Sus fibras tejidas de  polímero  son extremadamente difíciles de separar.

Mallas con tejido Kevlar. 

Los toreros lo niegan, su entorno también. Según ellos, todo se reduce a unos inofensivos panties, muchos de ellos de color blanco porque así pasan más desapercibidos, aunque a veces utilizan el negro como en el caso de Roca Rey. Sin embargo, algunos críticos y expertos taurinos siguen ojo avizor por si dan con la supuesta malla interior, lo que supondría un escándalo e irregularidad reglamentaria en el ruedo.

Por el momento, lo que es cierto es que el peruano Roca Rey tuvo suerte  y continuó su faena ante los astados, ya que  su diagnóstico de rotura de fascial superficial y lesión de musculatura se lo permitió. Y gracias a ello triunfó en Las Ventas del Espíritu Santo con dos orejas merecidas y una salida a hombros triunfal por la callé de Alcalá. 

COMPARTIR: