05 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La serie se estrena el 3 de noviembre en la plataforma Paramount+ y en ella se tratarán los momentos principales de la vida del intérprete español

La complicada relación de Luis Miguel Dominguín con su hijo Miguel Bosé vuelve a la luz en el biopic 'Yo, Seré'

Cartel del biopic
Cartel del biopic "Yo seré".
La plataforma Paramount+ estrena el 3 de noviembre "Yo, Seré", el biopic sobre el artista español Miguel Bosé. La producción ha estado dirigida por los cineastas Miguel Bardem y Fernando Trullols, quienes han hecho una retrospectiva de la vida del intérprete marcada por la complicada relación con su padre, el torero Luis Miguel Dominguín, su éxito como ídolo juvenil, su homosexualidad o su relación amorosa con Ana Obregón. Los actores José Pastor e Iván Sánchez interpretan a Bosé.

El pasado lunes Paramount+ lanzó el tráiler del biopic del cantante español Miguel Bosé, que estará disponible en la plataforma desde el 3 de noviembre. El vídeo, que dura aproximadamente tres minutos, ha adelantado los mejores momentos del largometraje en el que se tratarán algunos de los episodios más relevantes de la trayectoria profesional y personal del intérprete, como la difícil relación con su padre, el torero Luis Miguel Dominguín, o su romance en la adolescencia con Ana Obregón. Los directores Miguel Bardem y Fernando Trullols han estado al frente de la producción.

El proyecto ha contado con un reparto estelar. El actor José Pastor, recordado por su aparición en series como La Otra Mirada o Acacias 38, ha sido el encargado de ponerse en la piel del artista en su época de juventud, mientras que el intérprete Iván Sánchez, a quien ya pudimos ver en la sexta edición del talent show Masterchef Celebrity o en la serie Hospital Central, ha interpretado al hijo de Lucía Bosé en la edad adulta. Completan el reparto Nacho Fresneda en el papel de Luis Miguel Dominguín, Miguel Ángel Muñoz como Julio Iglesias o la actriz italiana Valeria Solarino que encarna a Lucía Bosé.

Una vida sentimental siempre lejos de los flashes

 

Famoso desde su nacimiento en 1956 por ser hijo del torero Luis Miguel Dominguín y la actriz Lucía Bosécuando en su etapa adolescente inició su carrera musical Miguel fue presa de las revistas del corazón. Su belleza viscontiana y el éxito de su single Linda en 1977 lo convirtieron también en uno de los hombres más deseados por las mujeres españolas

En 1978 ocupó muchas páginas rosas con sus supuestas historias de amor. Se le adjudicaron relaciones con mujeres como Andrea Bronston, hija del famoso productor de cine americano Samuel Bronston, o Lolita Flores. Él se dejaba fotografiar y en sus declaraciones se mostraba ambiguo. En ese año se inicia su única relación reconocida con la actriz Ana Obregón. Con idas y venidas, su historia fue registrada en las portadas durante cuatro años.

Miguel Bosé junto a Ana Obregón.

A pesar de confesar su historia con la actriz y bióloga, muchos medios nunca se la tomaron en serio. En el verano de 2017, en una emisión del programa Lazos de sangre de TVE dedicado a los Dominguín, el veterano periodista Carlos Ferrando al ser preguntado por la historia entre Ana y Miguel exclamó: “¿Pero qué relación? Eran amigas y conocidas”

De ser cierto, esto no sería tan raro. En los años 70 muchas discográficas ocultaban con relaciones sentimentales falsas la homosexualidad de artistas que tenían a las quinceañeras como público potencial. Uno de los cantantes que en su momento competía por ser el rey del fenómeno fan contra Miguel, Pedro Marín, confirmó años después estas maniobras de las discográficas: “Lo hacían como cuando en los años 40 en Hollywood tapaban que Cary Grant era gay. Con veinte años te dejas llevar porque piensas que es lo mejor. Con cuarenta, pues como que no te ves saliendo con una señora para disimular”. Esto, que parecen prácticas del pasado, se sigue realizando en algunos ámbitos como el del fútbol.

A partir de los años 80 Miguel se cerró en banda a hablar de su vida sentimental y nunca confirmó relaciones ni con mujeres ni con hombres. Solo hizo una excepción con la transexual Amanda Lear, la musa de Salvador Dalí, que confesó en sus memorias haber sido la encargada de desvirgar al joven cantante. Por su parte, el bailarín Nacho Duato aseguró haber tenido una historia sentimental en 1979 en Nueva York con Bosé cuando formaba parte del cuerpo de baile del cantante. Miguel, como hemos dicho, dio la callada por respuesta.

Sin embargo, si hay una relación de Miguel en masculino singular, ésa fue la de Toni Cantó, un hombre que tenía en común con Bosé conocer a Ana Obregón. A partir de 1986, Cantó se hizo popular por sus intervenciones en los programas televisivos La Tarde y Por la mañana a las órdenes de Hermida.

Tras su éxito, debido en principio a su atractivo físico, se puso al frente de Sábado Noche, el programa de variedades estrella de TVE junto, primero a Lydia Bosch y más tarde, Paola Dominguín. El programa fue un fracaso de crítica y público. La falta de tablas de ambos y su escasa química hizo que pronto los cambiaran por Bibiana Fernández y Carlos Herrera que le dieron un punto irónico al formato y consiguieron que se mantuviera casi dos años en pantalla.

Este fracaso televisivo le sirvió para conocer más al hermano de su pareja en la pantalla, Miguel Bosé. Su relación de amistad se inició tras coincidir durante el rodaje de la peculiar película de terror En penumbra (1985). Toni tenía veinte años y Miguel nueve más. A finales de los ochenta su amistad se estrechó, aunque el fin de su relación dejó bastante tocado al cantante, que llegó a confesar estar pasando un mal momento anímico en esa época. 

Según confesó el periodista Carlos Ferrando en Sálvame, Miguel y Toni llegaron a compartir apartamento en el centro de Madrid. En esos años, el valenciano empezaba a destacar en el teatro con sus papeles en Los ochenta son nuestros, de Ana Diosdado, o Carmen, Carmen, de Antonio Gala, junto a Concha Velasco. El fin de la amistad entre Bosé y Cantó, según Ferrando, tuvo que ver con la aparición de Eva Cobo. "La pobre era cortita y no se enteraba de lo que pasaba", contaba Ferrando.

Años más tarde a Miguel se le adjudicaron affaires más o menos creíbles con personajes vips, como el actor porno Nacho Vidal o el cantante italiano Tizziano Ferro. Miguel nunca ha confirmado ni desmentido estas historias. Su obsesión por la privacidad es tal que apenas concede entrevistas en nuestro país e, incluso, interrumpe aquellos interrogatorios que pretenden ir más allá, como ocurrió con la periodista Samantha Villar a quien expulsó de su casa durante la grabación de un reportaje para la cadena de televisión Cuatro.

COMPARTIR: