26 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La presentadora debuta con la obra de teatro 'Hongos' junto a César Lucendo y se alternará en su papel con Lara Dibildos

Carmen Alcayde se lanza como actriz: "Hay más miedo a que nos quiten el pan que al intrusismo"

Carmen Alcayde.
Carmen Alcayde.
Carmen Alcayde no para. A sus labores en televisión y sus distintos espectáculos como monologuista ahora suma su debut como actriz de teatro. La primera obra con la que se sube a las tablas es 'Hongos', con y a las órdenes de César Lucendo. Alcayde se alternará para interpretar a Diana con Lara Dibildos en esta comedia sobre un matrimonio aparentemente perfecto cuyas fisuras aparecen cuando ella descubre que tiene una ETS.

Carmen Alcayde es de esas personas que parecen tener la capacidad de hacer que los días tengan 72 horas. A su trabajo comentando la actualidad rosa en Telemadrid se suma su primer espectáculo de monólogos en solitario, Menuda Pájara en el Teatro de las Aguas de Madrid, sigue con Dos pájaras y media con Carolina Noriega y Nerea Garmendia en el Teatro Maravillas de Madrid y ahora también debuta como actriz de teatro con Hongos junto a César Lucendo y donde se alternará en su papel con Lara Dibildos. Una comedia que se ha estrenado en Valladolid y con la que girará este verano por toda España. 

- ¿Qué es Hongos y cómo le llega el proyecto?

- Es una comedia muy divertida, muy física y muy irreverente. Es la primera que escribe Julián Quintanilla, que ha hecho adaptaciones que han sido pelotazos como Toc Toc. La primera obra de teatro que hago no es nada sencilla, es muy agotadora. Es la historia de un matrimonio en el que ella descubre que su marido le es infiel. Ella es una abogada que le pone contra las cuerda. Él es un golfo y un vividor pero de los que acaba seduciendo. 

El proyecto me llegó a través de un compañero de Telemadrid en Dos en la carretera. César Lucendo, que es el protagonista y director, buscaba a alguien para esta obra. Tras probarme no le debí parecer mal y aquí estamos. 

Cartel de la obra 'Hongos'. 

- Se va intercambiar en su papel con Lara Dibildos. ¿Cómo se lleva eso?

- Pues estupendamente. Es un seguro. Yo tengo muchas cosas: mis monólogos, la tele... y claro, César no la tenía todas consigo de que yo pudiera estar todo el tiempo a tope con la obra. El riesgo de que contrataran la obra en una ciudad y yo tenga ya esa fecha comprometida para un monólogo existía, por eso decidió que mi papel también lo hiciera Lara. César y ella vienen de trabajar juntos mucho tiempo en El contador del amor. En los ensayos ha estado presente Lara y poder ensayar con la actriz que hace mi mismo papel ha sido una gran ayuda. Piensa que Lara lleva muchos años haciendo teatro y tiene muchas tablas. El resultado del trabajo se está viendo. El otro día, tras hacer la obra en Valladolid, me dijeron que habían visto a Diana [el personaje de la obra] y no a Carmen Alcayde. Eso es el mayor piropo. 

- Aparte de la obra que está en Madrid, en el Teatro de las Aguas, estás con el monólogo Menuda Pájara. ¿Es tan biográfico como se espera?

- Bueno, yo en mis monólogos siempre meto cosas de la tele, de mi vida, de mi marido, mis tres hijos...  La verdad es que este espectáculo es el primero que hago en soledad. Después de cuatro años y medio haciendo monólogos ya tenía material suficiente para hacer una hora larga de espectáculo. Es verdad que estar con alguien es más cómodo, primero porque te sientes arropada en escena y luego porque viajar así es mucho más entretenido. 

Cartel del primero monólogo en solitario de Carmen Alcayde. 

- ¿Ha notado algún prejuicio en el mundo del humor y el teatro por proceder del mundo del corazón?

- Pues no. Hombre, siempre hay gente que lo critica todo. El plan "si eres presentadora qué haces de actriz o de humorista". Pues hombre, si se conoce mi trayectoria se ve que soy una persona que siempre me ha gustado el mundo del entretenimiento y que en mi forma de hacer televisión siempre he sido divertida. También creo que lo que molesta no es el intrusismo en sí sino el pensamiento de que igual este nuevo nos va a quitar el pan. Lo cierto es que al principio algunos tenían prejuicios y otros todo lo contrario, vamos a traer a este de la televisión que así atrae público, y puede que en eso tengan razón, pero claro si luego tú no gustas eso no sirve de nada. Después de casi cinco años, el prejuicio que pudiese existir ya no existiría. También te digo que el mundo del corazón interesa mucho y los que hacen otras cosas; teatro, humor, lo que sea... pues también lo siguen. 

César Lucendo y Carmen Alcayde en una escena de 'Hongos'. 

- Se dice que el mundo rosa está en crisis. ¿Cómo lo ve?

 - Echo de menos más humor, darle menos trascendencia a las cosas. Ahora todo parece que tiene que ser muy serio. También es cierto que la pandemia nos ha separado de la frivolidad y todas las noticias tenían que ser más graves. Sinceramente, creo que ahora se impondrán otra vez las ganas de pasarlo bien y el corazón pasará a ser más divertido, más para evadirse y no tan grave. 

- ¿Cómo está viendo todo lo de Rocío Carrasco?

 - Es un tema muy duro, una madre sin sus hijos... es demasiado fuerte todo. La verdad es que lo estoy viviendo con angustia por el infierno que ha vivido, situaciones que, a lo mejor, otra gente consigue gestionar de otra forma. La verdad es que me gustaría que Antonio David asumiera un poco lo que ha pasado, en el sentido de ver que ahí hay un sufrimiento. Eso es evidente. Ojalá acabase todo en algo positivo, pero lo veo muy complicado. 

COMPARTIR: