25 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El veterano actor, en una entrevista para 'Mundo Obrero', muestra su alegría por tener una ministra de Trabajo de ideología comunista

El 'camarada' Juan Diego rememora su etapa en el PCE y se felicita por el ascenso de Yolanda Díaz: "¡Es la ostia!"

/ Juan Diego.
Juan Diego ha hecho balance sobre su vida profesional y política en una entrevista concedida al órgano informativo del PCE, 'Mundo Obrero'. El histórico actor ha recordado su etapa en el Partido Comunista y se ha felicitado por el ascenso político de la vicepresidenta Yolanda Díaz. "¡Es la ostia!", ha asegurado.

El Partido Comunista de España va a cumplir 100 años de vida y su órgano informativo, Mundo Obrero, está entrevistando a algunos profesionales que han expresado en público sus simpatías por el marxismo.

Es el caso del 'camarada' Juan Diego. Este histórico actor hace balance y se muestra satisfecho por el ascenso político de Yolanda Díaz: "Me llena de alegría tener lo nunca soñado: ¡una ministra de Trabajo comunista! (risas de satisfacción) ¡Es la hoooostia! Y encima una ministra, no un ministro. Es una bala de plata", asegura.

El intérprete también recuerda que en los últimos días "han aparecido mil bandas de rock contra el fascismo. Ahí está una manera de resistencia, un elemento liberador de la moralidad, de las formas caducas y viejas. E igual puedo hacer algo con ellos".

Ejemplos a lo largo del mundo

Diego también recuerda en Mundo Obrero otros movimientos contestatarios que han surgido en los últimos meses a nivel internacional: "En Francia, en un polígono de clase obrera, quebró un McDonald, una cooperativa se ha hecho cargo y ahora están repartiendo miles y miles de bolsas de comida en Francia. 150.000 comidas al mes. Es mucho, pero lo están consiguiendo. Como la gente de Aluche y de tantos barrios de aquí".

"En Estados Unidos, los empresarios le decían a Biden: 'los trabajadores no quieren trabajar'. Y Biden les respondía: 'Pagarles más'. Esa es la inteligencia, aunque sea capitalista, pero es que no nos vale 'cuanto peor, mejor'. Desde la propia esencia del capitalismo hasta George Soros, saben que si no hay para consumir no pueden mantenerse", añade.

En el PCE desde 1968

Mundo Obrero recuerda que Juan Diego "se unió al PCE a finales del 68 y su primera acción política fue recoger firmas contra el Proceso de Burgos. Firmas para eso y para lo que hiciera falta. 'Juan Pliego', le bautizó Víctor Manuel. Asumió la responsabilidad de la Comisión de Arte y Cultura del Partido Comunista de España, y fue detenido tres veces por su militancia. En el 71 encabezó la reivindicación de un día de descanso a la semana para los trabajadores del teatro".

El actor también rememora la famosa huelga de actores de 1975 contra la dictadura y recuerda que la vocación política entró en sus venas cuando un vecino de su pueblo, Bormujos (Sevilla), recibió una salvaje paliza por robar aceitunas para comer.

"En pueblos como el mío, los que recogían la aceituna iban dejando algunos olivos sin recoger del todo. Una vez acabada la cosecha, ya se podía entrar al rebusco a coger las que quedaban para llevarlas al molino y sacar tres pesetas. A este vecino lo pillaron una noche con 4 ó 6 kilos que no eran de rebusco. En su casa pasaban mucha hambre", recuerda.

Juan Diego. 

Más adelante, esa vocación se encauzó a través del PCE: "Fui a estudiar a Sevilla arte dramático y, ya con una cultura más viva, voy descubriendo las esencias del dolor, la miseria y la injusticia histórica. Oyes cosas y empiezas a tomar conciencia. Cuando llego a Madrid y empiezo a trabajar en el teatro, veo que una cosa tan necesaria como la libertad no existe. Y la censura recortaba los textos. Hasta que dije 'Esto ya no puede ser'".

1975

Sobre la exitosa huelga de 1975 explica que "empezó con una asamblea de 900 actores votando por la huelga y se fue sumando gente de otros sectores del espectáculo, como los tablaos, los circos, las salas de arte, los pintores, bailarines... Hasta los trabajadores de Televisión Española se unieron al paro y tuvieron que sustituir la programación. Fue un pulso al régimen y al sindicato vertical".

Juan Diego también realiza un análisis del siglo XX español: "Qué hubiera sido de España y de Europa si hubiera vivido la República. Hay que ver lo que aquellos bestias destrozaron en este país: vidas, familias... persecución y exilio de maestros, profesionales, médicos, investigadores. Y lo más terrible es que destrozan la memoria y las esperanzas de un pueblo. No se sabía nada de lo que había pasado aquí, o muy poco, y eso en círculos reducidos. Cuando nos roban nuestra historia y nuestra identidad nos dejan sin nada. Te dejan el vacío… pero nos queda la palabra, que decía nuestro Blas de Otero. Es que los jóvenes no saben qué coño pasó en este país. Es que no se les ha contado de dónde venimos, por lo que no saben quiénes somos".

COMPARTIR: