28 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El príncipe vive un romance con Claudia Stilianopoulos, una artista cotizada e hija de Pitita Ridruejo, la socialité experta en apariciones marianas

Las broncas de Ernesto de Hannover en Madrid: Así es la vida del todavía marido de Carolina de Mónaco

Ernesto de Hannover.
Ernesto de Hannover.
Ernesto de Hannover es, sin duda, el 'royal' más polémico de Europa. El todavía marido de Carolina de Mónaco, aunque de facto están separados desde 2009, vive en Madrid junto a su nueva pareja Claudia Stilianopoulos un artista cotizada e hija de la cocialité Pitita Ridruejo. En la capital del España, Hannover ya ha dado muestras de su polémico carácter protagonizando enfrentamientos con la propia Claudia y su hijo Cristian de Hannover que lleva años viviendo en la ciudad junto su esposa.

Madrid no está relajando a Ernesto de Hannover. El aristócrata se ha trasladado a la capital de España debido a su nueva relación sentimental con la artista Claudia Stilianopoulos, hija de la recordada socialité Pitita Ridruejo. 

El todavía marido de Carolina de Mónaco ya ha protagonizado algunas de sus habituales escenas de bronca por las calles de Madrid junto a su pareja. Un enfrentamiento que fue inmortalizado en la revista Semana. Tan sólo unos días después de este 'numerito' se le pudo ver en otra acalorada disputa con su hijo Cristian que lleva años viviendo en Madrid. El hijo menor del primer matrimonio del príncipe con Chantal Hochuli está casado con la influencer peruana Alessandra de Osma a la que algunos cronistas han motejado como 'Sosa de Osma' por su talante un tanto aburrido. 

Cristian es, en la actualidad, el gran apoyo de Hannover inmerso en un enfrentamiento legal con su primogénito Ernesto Augusto. El marido de Carolina de Mónaco afirme que, cuanto entregó el control de parte de sus propiedades a su hijo entre 2004 y 2007, éste abusó de su confianza. Sin embargo, su hijo asegura que sólo quiere proteger la fortuna de la familia ante el ritmo de vida de su padre. 

Ahora, el príncipe ha huido tanto de Alemania como de Montecarlo para instalarse junto a su nueva ilusión. Fuer la revista alemana Bunte la que anunció hace unas que el corazón del polémico príncipe de Hannover estaba de nuevo ocupado por una mujer española, morena y elegante menor que él. Era Claudia Stilianopoulos una reputada artista reconocida por sus esculturas monumentales aunque también ha trabajado otro tipo de formatos, como la pintura de pequeño tamaño (a 800 euros la pieza), ha llevado a cabo proyectos poco comunes como exhibir su arte en un restaurante al tiempo que se disfrutaba de una buena comida, hacer sus obras con materiales reciclados que ella misma recogía de la calle o con impresoras 3D.

Claudia Stilianopoulos y Ernesto de Hannover.

Aunque siempre ha huido de los focos, Claudia no es una desconocida para los medios y muchas de sus iniciativas han ido acompañadas de jugosos titulares que poco tenían que ver con su arte, como cuando afirmó en el diario El Mundo que no había visto a la virgen pero sí había presenciado un milagro cuando tenía 10 años (no hay que olvidar que es la hija de la experta en apariciones marianas Pitita Ridruejo).

Su arte ha sido lo que ha marcado su vida hasta entrar en la prensa del corazón: en 1998 fundó Casa de Clo en la que su marido de entonces, Juan Garaizábal, colaboraba y que posteriormente se transformaría en de Clo, su empresa actual; desde 2012 a 2014 fue la directora de Espacio 51, una galería de arte en la que los artistas se quedaban con el 100% de lo que vendían; y en 2014 se mudó a Londres para sortear la crisis económica que también afectaba al mercado del arte.

Actualmente Claudia Stilianopoulos reside en Madrid, está divorciada de su único marido con quien estuvo casada diecisiete años, convive con sus dos hijas y vende sus obras en medio mundo mientras sigue poniendo en pie sus propios proyectos, como la Fundación Pios Project, a la que dedica muchos esfuerzos desde 2019. Esta fundación es una organización sin ánimo de lucro cuyo fin es fomentar las artes plásticas como medio de integración social.

Sus últimas polémicas

La vida de Enersto de Hannover parece haber entrado en una espiral de no retorno. Juzgados, hospitales y comisarías son el hábitat en los que se mueve con la misma soltura con la que lo hace en los salones de la aristocracia y la realeza. Hace más de un año el príncipe alemán pasó cuatro días detenido en Austria acusado de amenazas y mostrarse agresivo con una pareja. El todavía marido de Carolina de Mónaco, aunque de facto llevan años separados, se alojaba en una cabaña de caza en la localidad de Grünau im Almtal donde llegó destrozar una ventana usando una señal de tráfico y con la misma amenazó a la citada pareja que eran trabajadores de finca.  Según han declarado ellos les dijo que “o se movían más sigilosamente o les enviaría una banda de matones”. Durante el arresto, numerosos policías rodearon la propiedad y le llevaron detenido por “amenazas peligrosas y por causar daños materiales y coacción”.

Cristian de Hannover y Alejandra de Osma. 

El Juez de Instrucción de Wels le puso en libertad, pero con la condición de mantenerse alejado de la pareja a la que amenazó y del lugar en el que sucedieron los hechos. La legislación austriaca contempla la posibilidad de suspender el arresto provisional si el acusado se compromete a no ocultarse ni huir mientras se completa el proceso judicial.

Este episodio es el uno más de los que ha protagonizado el cuñado de Alberto de Mónaco. El 15 de julio de 2020 acabó en la unidad psiquiátrica de un hospital tras atacar a varios agentes de policía. Los sucesos fueron cuanto menos sorprendentes. El noble se encontraba en su residencia austriaca y llamó por teléfono a los servicios de emergencia. El primo de la Reina Sofía pedía ayuda porque, según él, alguien quería matarlo. La Policía informó que después de llegar a casa del Príncipe éste comenzó a atacarles físicamente y profirió insultos y amenazas, además de intentar herirles con un cuchillo.

Cuando consiguieron reducirle fue conducido a una clínica psiquiátrica tras un examen a cargo de profesionales. Tras unos días en observación fue puesto en libertad y concedió una entrevista a un medio local en el que aseguró que había sufrido sufrió una hipoglucemia y por eso llamó a los servicios de emergencia. “Dije que debían darse prisa porque me sentía muy mal. Pero no sé por qué vino la Policía”, explicó Hannover. Según él, los agentes le atacaron sin motivo. 

Pero el asunto no acabó ahí, días después intentó atacar a los mismos agentes cuando se encontraban dirigiendo el tráfico. Entre insultos intentó golpearles con un bate de béisbol. En esa ocasión, el Príncipe no fue interrogado en persona y declaró a través de su abogado sobre los cargos de resistencia a la autoridad, amenazas y daños corporales.

Una vida de glamour y escándalos

Ernesto de Hannover salto a la prensa mundial cuando se convirtió en el tercer marido de Carolina de Mónaco. Se unieron en matrimonio el 23 de enero de 1999 en una ceremonia civil en la sala del Consejo de Estado de Montercarlo. Siete meses después la Princesa monegasca dio a luz a Alejandra de Hannover, la hija en común con el Príncipe alemán. Aunque nunca lo han confirmado parte de la prensa pone la fecha del inicio de su romance en 1996, cuando Ernesto aún estaba casado con Chantal Hochuli con la que tenía dos hijos, Ernesto Augusto y Cristian. Por su lado, Carolina, íntima amiga del matrimonio, había roto su relación con el actor francés Vincent Lindon.

Carolina de Mónaco y Ernesto de Hannover. 

Desde entonces las polémicas por el terrible carácter de Hannover y sus problemas con el alcohol han sido una constante. Agredió a un fotógrafo en 1998. Dos años después fue captado orinando en el pabellón de Turquía en la Exposición Universal de Hannover lo que generó un conflicto entre Estambul y Mónaco, obligando a la casa Grimaldi a disculparse públicamente.

En 2004 la juerga que el Príncipe alemán disfrutó el día ante de la boda de Felipe VI y Letizia Ortiz hizo que Carolina tuviera que entrar sola en la catedral de la Almudena de Madrid ante los comentarios de todas las casas reales y la prensa internacional. Unos meses más tarde, en abril de 2005 una pancreatitis hizo que el Príncipe tuviera que ser ingresado y dos días antes de fallecer su suegro entró en coma profundo. En mayo de 2018 se dio a conocer el ingreso hospitalario de Ernesto de Hannover en una clínica de Austria a causa de una grave inflamación del páncreas y varias hemorragias internas.

Ernesto y Cristian de Hannover, hijos mayores del Príncipe de Hannover. 

Ernesto es descendiente por línea directa de la Reina Victoria y de los Reyes Jorge I y Jorge III de Inglaterra. Su bisabuela Thyra de Dinamarca era la hermana de la Reina Alejandra de Inglaterra y de la Zarina Dagmar de Rusia. Su abuela paterna, la princesa Victoria Luisa de Prusia, hija del káiser Guillermo II, se casó con el heredero de la casa de Hannover De esta unión nacieron, entre otros, el padre de Ernesto, heredero del título, y una niña que ser convertiría años después en la Reina Federica de Grecia. Ernesto es por tanto primo hermano de la Reina Emérita Sofía y, lógicamente, también del hermano de ésta Constantino II el depuesto Rey de Grecia.

La dinastía de los Hannover llegó a reinar en Gran Bretaña en 1714, en la persona de Jorge I. Desde entonces hasta 1837, los reinos de Inglaterra y Hannover, aunque conservando cada uno su independencia, tuvieron el mismo soberano. En 1837 al Rey Guillermo IV le sucedió su sobrina, la Reina Victoria que lo sería de Inglaterra, pero no de Hannover, que en este principado alemán estaba vigente la ley sálica que prohíbe reinar a las mujeres. Un tío de Victoria, el Duque de Cumberland, acabaría ocupando este trono germánico.

COMPARTIR: