27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La actriz y presentadora protagoniza en el Teatro Rialto de Madrid la obra 'La gran depresión' junto a Antonia San Juan hasta finales del mes de mayo

Nuria Roca: "Las tertulias se han convertido en una forma más de entretener"

Nuria Roca en una imagen promocional de 'La gran depresión'.
Nuria Roca en una imagen promocional de 'La gran depresión'.
Nuria Roca está en un momento dulce a nivel profesional. Presenta con éxito 'La Roca' los domingos en La Sexta, colabora en 'El Hormiguero', acaba de estrenar la segunda temporada de 'Madres. Dolor y vida' y representa con éxito en el Teatro Rialto de Madrid la comedia 'La gran depresión', de Félix Sabroso y Dunia Ayaso, junto a Antonia San Juan después de un año de gira por toda España. La actriz y presentadora charla con 'Elcierredigital.com' sobre su experiencia en el teatro y la actualidad.

Nuria Roca es uno de los pocos personajes populares en nuestro país, con fama de cainita, que tiene una rara virtud: hacer muchas cosas con éxito y caer bien. La valenciana lleva más de dos décadas haciendo de todo en televisión. Ha pasado por informativos, concursos, realitys, magazines y series de ficción y lo ha hecho pasando por casi todas las cadenas del territorio nacional. En la actualidad, vive un momento de no parar: colabora en El hormiguero, presenta La Roca los domingos en La Sexta, estrena la segunda temporada de la serie Madres, dolor y vida y, además, representa en Madrid su primera obra de teatro después de un año de gira por toda España. Nuria protagoniza, junto a Antonia San Juan, La gran depresión, una comedia que pivota sobre la amistad femenina y que dirige Félix Sabroso, también coautor del texto junto a la recordada Dunia Ayaso

- ¿Qué tiene de Marta su personaje? 

- De Marta tengo pocas cosas pero, a la hora de interpretar, le metes tus movimientos, tu forma de hablar, tus salidas... Tiene más ella de mí, que yo de ella. 

- Lleva ya más de un año embarcada en la aventura del teatro. ¿El balance sale positivo?

- Mi experiencia la valoro como un absoluto regalo. Ha sido un viaje y un aprendizaje. He tenido la suerte primero, de que Félix [Sabroso director y coautor de la obra] confiara en mí para esta función y segundo, de tener a Antonia San Juan al lado. Ahora sólo pido seguir disfrutándolo. 

- Debutar en el teatro al lado de Antonia San Juan, ¿tranquiliza o impone? 

- No nos conocíamos personalmente y me imponía mucho. Como persona me atraía y como actriz la admiraba. Cuando llegó este proyecto pensé que el hecho de que ella quisiera hacer la obra conmigo ya me daba seguridad. Claro que, también pensé: "Si Félix y ella creen que lo puedo hacer, tengo que darlo todo". Piensa que toda la obra gira en torno a nosotras y poder apoyarme en ella y tener la seguridad de estar a su lado ha sido fundamental para que esto salga bien. 

Nuria Roca comparte protagonismo en 'La gran depresión' con Antonia San Juan. 

- ¿Vio la versión de la obra que hicieron hace una década Loles León y Bibiana Fernández?  

- Ni la vi, ni la he querido rescatar. No he querido que me influenciara en ningún aspecto. Antonia y yo nos hemos adueñado de la obra, aunque sea el mismo texto. De hecho, los que vieron la original y el propio Félix Sabroso han dicho que parece una obra completamente distinta. 

- También está en la segunda temporadas de Madres: Amor y vida. ¿Cómo ha sido el paso por la serie?

- Ha sido una experiencia impresionante. Soy Blanca Robledo, una cirujana del aparato digestivo. Ha sido divertido porque para hacer este papel tienes que empaparte mucho de los tics y las formas de proceder de los médicos. En cuanto a la forma de ser, es muy bipolar. De repente es borde con los residentes porque cree que es lo correcto para su formación, y luego es súper amable  y accesible. 

- En este país sigue sorprendiendo que una presentadora haga informativos, entretenimiento, también teatro...

- Esta manía nuestra no me gusta nada. Yo siempre digo lo mismo: me dedico a comunicar. El soporte es independiente. A veces, lo haces a través de ficción, otras de un debate.. Se trata de contar cosas que interesen. 

- Para una generación saltó a la fama con la imagen de chica perfecta que nunca sacaba los pies del tiesto gracias a Waku, Waku. ¿Le pesó en algún momento esa imagen? 

- Es que esa imagen se la construye el público. Yo seguía siendo la misma que venía de hacer informativos en Valencia. Es verdad que con lo que salto a nivel nacional es con el Waku... que era un programa familiar, blanco... Cuando estás al frente de un formato te mimetizas. 

- ¿Cómo fue trabajar con Chicho Ibáñez Serrador? ¿Él nunca le propuso algo de ficción?

-  Fue algo muy enriquecedor. Él era muy exigente y aunque tenía fama de duro, la verdad es que yo le pillé más mayor y eso hay que tenerlo muy en cuenta. Lo cierto es que hizo que aprendiera a tener seguridad. 

"Todo ofende y gran parte de la culpa también lo tenemos los medios, no sólo las redes. Cualquier cosa nos sirve para hacer un titular. Vendemos lo alarmista".

- Le tengo que preguntar por otro gran nombre de la televisión. Salvo que en este caso el programa no funcionó. ¿Cómo fue hacer las tardes de Telecinco siendo dirigida por Teresa Campos? 

- Fue terrible. No nos entendimos. De las pocas veces que me he alegrado que un programa terminara. El programa no funcionaba en audiencia y eso lo complicaba todo. Fue mal desde el principio y cuando uno no está a gusto, mejor que acabe. 

- Modera tertulias en La Roca y también participa en una en El Hormiguero. ¿No tiene miedo de convertirse en tertuliana política profesional?

 - Es una faceta más de la actualidad. Requiere otro tempo. En La Roca yo modero y tengo que morderme la lengua, pero en El Hormiguero sí que me lanzó a todo lo que propone Pablo Motos. Me gusta mucho la actualidad y tengo mi punto de vista sobre lo que sucede. En el morning que hacía en Europa FM hice un editorial durante cuatro años y opinaba abiertamente de lo que acontecía. Incluso me costó alguna demanda opinar libremente. 

- ¿No tiene la sensación de que opinar se ha convertido en deporte de riesgo?

- Todo ofende y gran parte de la culpa también lo tenemos los medios, no sólo las redes. Cualquier cosa nos sirve para hacer un titular. Vendemos lo alarmista. Cuando conoces de primera mano la información y luego lees cosas, te asustas. Piensas que si se miente en eso, pues a saber qué será verdad y qué no. Es tremendo. 

Nuria Roca y Antonia San Juan en momento de la obra 'La gran depresión'. 

- ¿No cree que el ritmo del reality se ha trasladado a la actualidad política? 

- Absolutamente. Las tertulias se han convertido en una forma más de entretener. No hay tanta actualidad para analizar. Podríamos estar dos veces al día informados y no pasaría nada. Esto a veces puede enturbiar, pero me gusta tratar a los espectadores como adultos y mayores de edad y creo que ellos saben que no todo de lo que se habla en los programa de actualidad es tan trascendente. 

- Ya puestos, y teniendo en cuenta que tiene experiencia en concursos de telerrealidad. ¿A qué político le gustaría ver en uno? 

- Conozco la parte interna de esos programas y son muy complicados, son para gente muy dura. No sé si serían capaces. Igual todos una isla siendo grabados 24 horas podría ser interesante. 

- Se dice que las mujeres del espectáculo al llegar a los cincuenta desaparecen. Sin embargo, usted no para. 

- Si tengo que hacer balance, la verdad es que estoy en una etapa fantástica. Esto no me impide reconocer que en este trabajo existe una presión añadida con el paso de los años. Esto es así. Cuando tienes veinte años te ofrecen de todo. Te llegan cosas cuando no sabes hacer la o con una canuto y es una pena que no te las ofrezcan con más edad, porque ya sabes cómo hacerlas y hay una serie inseguridades que ya no tienes.

COMPARTIR: