30 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Actriz y presentadora, llegó a ganar dos premios Goya a la Mejor Actriz de Reparto y rodó a las órdenes de cineastas como Trueba, Almodóvar o Segura

Fallece a los 78 años la actriz y presentadora Rosa María Sardá, la Reina de la comedia catalana

Rosa María Sardá.
Rosa María Sardá.
El mundo de la cultura ha vuelto a sufrir un duro golpe. Este jueves se ha conocido que la actriz Rosa María Sardá ha fallecido a los 78 años y ha sido la Academia del cine la encargada de hacer público su fallecimiento por cáncer. Hermana del periodista Javier Sardá llevaba casi séis décadas subida a un escenario y triunfó también como presentadora de televisión. Llegó a ganar dos premios Goya a la Mejor Actriz de Reparto y rodó a las órdenes de cineastas como Trueba, Almodóvar y Segura.

La actriz Rosa María Sardà ha fallecido hoy jueves a los 78 años, debido al cáncer que padecía desde hace años, según informó la Academia de Cine. Ganó dos goyas como Mejor Actriz de Reparto, por Sin vergüenza y ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? Recibió en 2010 la Medalla de Oro de la Academia.

Aunque se forjó como cómica su vida tuvo también muchos momentos dramáticos. Nacida en julio de 1941 en Barcelona, fue una niña de posguerra que tuvo que madurar a pasos agigantados cuando se quedó huérfana y a cargo de cuatro hermanos, entre ellos el que luego se convertiría en famoso periodista Javier Sardá.

A finales de los años cincuenta comenzó a interesarse por el teatro en un grupo de aficionados del barcelonés barrio de Horta. Su salto a la profesionalidad no tardó en llegar entrando como meritoria en 1962 en la compañía de Dora Santacreu y, posteriormente, en la de Alejandro Ulloa. En los sesenta se recorrió toda Cataluña y más tarde, también Aragón y Valencia, haciendo obras de teatro, sobre todo comedias, tanto en catalán como en castellano. Desde 1969 comenzó a participar en espacios dramáticos de Televisión Española tanto a nivel nacional como para el circuito catalán. En 1977 para dicho circuito presentó el programa Festa amb Rosa Maria Sardà, un espacio de variedades con guiones de su amigo el escritor Terenci Moix. Las pocas incursiones que el escritor barcelonés hizo como dramaturgo fueron, precisamente, para obras protagonizadas por la Sardá. Además, se inspiró en ella para dar forma a su personaje literario Miranda Bonarat, una millonaria catalana lesbiana trasplantada a la capital de España, que protagonizó las novelas de su ‘Trilogía del esperpento madrileño’: Garras de astracán, Mujercísimas y Chulas y famosas.

Debuto en el cine a las órdenes de su amigo Ventura Pons en El vicari d’Olot (1981), aunque su verdadero salto a la popularidad se produjo cuando se puso al frente del programa televisivo Ahí te quiero ver que presentó en dos etapas, entre 1984 y 1985 y entre 1986 y 1987. En el programa donde trabajaba junto a su exmarido Josep María Mainat, del grupo La Trinca, y con su hermano Javier como guionista, Rosa María actuaba, hacía entrevistas y protagonizaba todo tipo de sketchs.

El éxito del programa le otorgó una gran popularidad. Tanto que Luis García Berlanga se fijó en ella para darle un papel en su sarcástica película Moros y cristianos (1987) donde hacía de una candidata política de un grupo de centroderecha obsesionada con el marketing electoral. A partir de ahí enlazó una exitosa carrera cinematográfica como actriz sobre todo de comedia considera por muchos como la heredera de Mary Sampere, con títulos como ¿Lo sabe el ministro? (1990), Pareja de tres (1995), Suspiros de España (1995) o Mátame mucho (1998).

También participó en alguno de los mayores éxitos del cine español como La niña de tus ojos (1998) y su secuela La Reina de España (2016), Torrente 2: Misión en Marbella (2001), Airbag (1997), El viaje de Carol (2002) u Ocho apellidos catalanes (2015). Además, ganó dos goyas como Mejor Actriz de Reparto, por Sin vergüenza (2001) y ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? (1993).

En el plano del cine dramático tuvo su oportunidad con Te doy mis ojos (2003) y, sobre todo, con Anita no pierde el tren (2001) que la actriz consideraba su película favorita. Estaba dirigida por su amigo Ventura Pons que también le dio papeles que ahondaban en su faceta más seria, como en Actrices (1996), donde compartió protagonismo como la gran dama de la escena Nuria Espert, o Caricias (1997). También fue chica Almodóvar en la oscarizada Todo sobre mi madre (1999).

Sin embargo, fue en la comedida donde consiguió sus papeles más importantes protagonizando títulos como La duquesa roja (1996) sobre la Duquesa de Medina Sidonia o A mi madre le gustan las mujeres (2002). En televisión también explotó su faceta humorística en programas como Olé tus vídeos (1992-1994) para la FORTA o las series Villa Rosaura (1994) o Abuela de verano (2005), sobre la novela de Rosa Regás, ambas para Televisión Española.

Su faceta como humorista le hizo ser durante muchos años la anfitriona preferida de los Premios Goya haciéndose cargo de las galas de 1994, 1999 y 2002. En los últimos volvió al teatro teniendo éxitos con la tragicómica Wit o La casa de Bernarda Alba donde fue "Porcia" junto a su amiga Nuria Espert en el papel de protagonista.

COMPARTIR: