29 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El periodista Eduardo Álvarez en la obra 'El hijo de Eulalia' (La Esfera de los Libros) cuenta la vida de un hombre expulsado de la Casa Real

Un libro rescata la historia del Infante Luis Fernando de Orleans: El polémico primo homosexual de Alfonso XIII

El Infante Luis Fernando de Orleans.
El Infante Luis Fernando de Orleans.
Luis Fernando de Orleans y Borbón, hijo de la Infanta Eulalia, primo de Alfonso XIII y nieto de Isabel II, es uno de los personajes más desconocidos de la historia reciente de España. Infante de Gracia, vivió el París de principios del siglo XX sin ahorrarse en experiencias. Homosexual y orgulloso de serlo, fue expulsado de la Casa Real por su primo el Rey de España y murió en el exilio. El periodista Eduardo Álvarez lo rescata en 'El hijo de Eulalia' (La Esfera de los Libros).

Eulalia de Borbón es uno de los personajes más peculiares de la Historia de España. Considerada una feminista adelantada a su tiempo, algunos historiadores la denominan como la ‘Infanta Republicana’. Además, publicó unas memorias escandalosas. Uno de sus hijos, Luis Fernando de Orleans, la superó en su capacidad para escandalizar a la corte de Alfonso XIII. Homosexual declarado, vivió el París de la belle epoque y de entreguerras hasta límite. El periodista Eduardo Álvarez en El hijo de Eulalia (La Esfera de los Libros) repasa la vida de este Borbón olvidado. 

- ¿Cómo se le ocurrió dedicar un libro al Infante Luis Fernando de Orleans?

- Fue un encargo de la editorial. Querían una novela histórica aunque cercana a la biografía como género. Como en El Mundo escribo sobre casas reales querían que fuera de un miembro de nuestra monarquía. Yo me propuse hacerlo de alguno del que todavía no hubiera novela. Del Infante había alguna biografía pero no novelas. 

- Sin embargo, es mucho más desconocido que su madre Eulalia con la que tenía una relación tirante. ¿A qué se debía?

- Eran muy parecidos entre sí. Sin embargo, Eulalia tenía esas contradicciones. Ella se enfrentó a la corte por defender sus posturas. Fue una primera feminista y estaba llena de inquietudes intelectuales. Le interesaba mucho la política y se enteraba de lo que se estaba cociendo políticamente en Europa. Sin embargo, con sus hijos quería que fueran militares y que se comportaran como Infantes de España. En el fondo era como la ley del embudo. Ella era muy libre pero no lo concebía en Luis Fernando. Además, eran muy parecidos y eso dificultaba la relación. 

- ¿Por qué cree que está olvidado el Infante Luis Fernando?

- Hay que tener en cuenta que cuando fallece ya no forma parte de la Familia Real. Su primo el Rey Alfonso XIII le retiró la dignidad de Infante. Muere en Francia sin ser Infante y es enterrado allí. Al contrario que otros Borbones sus restos no han vuelto a España. 

Eduardo Álvarez, autor del libro. 

- En el libro se muestra al Infante como un ser frívolo y sin más pretensiones que la diversión. Sin embargo, al final de su vida fue un héroe en plena ocupación nazi de Francia. 

- Durante el libro se recogen varias etapas de su vida y en algunas es complicado empatizar con él, la verdad. El final de su vida es la etapa donde demuestra más humanidad, eso está claro. 

- La actualidad le ayuda a promocionar el libro con todo lo que ha ocurrido en Holanda, que ha confirmado que no hay ningún problema en que su heredera se case con alguien de su mismo sexo. ¿Ve esto posible en España? 

- Las monarquías tienen que estar con su tiempo. Yo escribo sobre casa reales no sólo por actualidad. He estudiado Ciencias Políticas y la institución, desde el punto de vista político, me interesa mucho. En España el problema es que la clase política nunca se ha tomado en serio la monarquía. No hay legislación sobre la corona. Se necesita legislar sobre situaciones que se pueden dar pero los dos grandes partidos políticos, PP y PSOE, se han comportado como irresponsables. No se tiene previsto nada. Recordemos que incluso se tuvo que hacer una ley ad hoc para que Juan Carlos I pudiera abdicar. Ni siquiera sabemos quiénes son oficialmente Familia Real. Lo intuimos por comportamiento, pero hay que recordar que gente como Froilán no han renunciado a sus derechos sucesorios y se comportan como si no tuvieran ninguna obligación porque para la gente no son parte de la Familia. En la época que relato en el libro estaba claro quién era quién en la Casa Real y quién cobraba de una lista civil. La familia no sólo eran los reyes y sus hijos, sino también los tíos y primos por la razón de que estaban en la lista de sucesión. Insisto, en España alguien con un perfil como el del Infante Luis Fernando, salvando las distancias, como es Froilán podría llegar a sentarse en el trono. Volviendo al tema, claro que en España puede haber un rey o una reina homosexuales que se casen con personas de su mismo sexo, pero hay que regularlo. Esa situación, como otras que se pueden dar perfectamente, no están regladas. 

- Sin embargo, la que se ha montado con la fiesta LGTBI del college de Leonor en Gales no dice mucho. Parecía que la preocupación nacional es que la Princesa de Asturias no estuviera ahí. 

- Pero eso dice bastante más de nosotros, los medios. Durante todo un día se utilizaba la palabra escándalo para pasar las imágenes de la fiesta. ¿De verdad eso es un escándalo? 

- ¿Se imagina un personaje homologable a Luis Fernando en la Casa Real actual?

- Creo que hay personajes igual de escandalosos pero en el caso actual la prensa lo cuenta. En su época Luis Fernando era todo un personaje a nivel internacional. Apareció en muchas ocasiones en el New York Times. Incluso en Australia se hablaba de él. Pensemos que para la prensa era llamativo un 'príncipe de España' que hacía las cosas que hacía. La prensa española rara vez hablaba de él. Un poco cuando era Infante, pero cuando se le expulsa de la Casa Real y se le retira la dignidad de Infante deja de existir para los medios nacionales. Eso ayuda a que un personaje tan rico no sea tan conocido como debería. Ni siquiera desde la perspectiva LGTB se le ha rescatado. 

Portada del libro. 

- Con respecto a la Infanta Eulalia, en su libro la describe como una mujer intelectual que, además, preveía algunas situaciones políticas. Ella rompe la imagen de Infanta inculta que siempre ha perseguido a la corona española, ¿no?

- Ella visita Cuba y avisa de lo que se está gestando. Es la primer miembro de la realeza europea en visitar la Casa Blanca. Eso demuestra que tenía inquietudes que iban más allá de lo que estaba pasando. Eso dice mucho de ella. Para ser justos, todas las hijas de Isabel II se criaron en un ambiente con inquietudes. Pero es verdad que no se ha vuelto a dar. Eulalia era incómoda porque tomaba partido, veía la realidad y sacaba sus conclusiones. En otro punto, su hijo, el Infante Luis Fernando, también tenía ese arrojo de vivir conforme a lo que sentía. Nunca ocultó su homosexualidad y para él habría sido más cómodo no contarlo.

COMPARTIR: