22 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Cátedra Fides et Radio de la Universidad Católica de Valencia ha celebrado un encuentro académico entre amigos y expertos

Quince años de la muerte de Julián Marías: Homenaje a uno de los filósofos más importantes

Julían Marías.
Julían Marías.
El 15 de diciembre de 2005 falleció el conocido filósofo Julián Marías. Con motivo del decimoquinto aniversario, la Cátedra Fides et Radio y la Escuela Valenciana de Julián Marías han celebrado un homenaje en el que se han reunido diferentes amistades y expertos del afamado pensador. Incluso su hijo, Álvaro Marías, ha participado en una iniciativa que cuenta con el apoyo del rector de la Universidad Católica, José Manuel Pagán.

El pasado 15 de diciembre se cumplían, justamente, 15 años de la muerte del filósofo Julián Marías. Una fecha marcada en el calendario de la Cátedra Fides et Radio y de la Escuela Valenciana de Julián Marías, desde donde se celebró un homenaje conmemorando el decimoquinto aniversario del fallecimiento del célebre pensador.

En la iniciativa participaron Marcelo Sánchez Sorondo, Canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias y de la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales, Harod Raley, hispanista norteamericano y catedrático de la Universidad Estatal de Oklahoma, Enrique González Fernández, profesor de la Universidad San Dámaso (Madrid), Álvaro Marías, músico e hijo del filósofo y Juan María Díez Sanz, Coordinador de la Cátedra Fides et Ratio y Profesor de Filosofía en la Universidad Católica de Valencia.

También intervino José Luis Sánchez García, Vicario de Cultura y Director de la Cátedra Fides et Ratio de la UCV, quien además fue promotor de la iniciativa. Sánchez, en conversación con elcierredigital.com, se refiere a Julián Marías como “un auténtico inculturizador de la fe”, capaz de “hablar de Dios desde la razón y pudiendo conectar con el no creyente”. Explica, al respecto, que para el filósofo “la persona humana es una «innovación radical de la realidad»; la persona es un quién y un qué […], pero el quién es único e irrepetible, nuevo y de la nada”.

Reconocido como el discípulo más destacado de José Ortega y Gasset, se le considera “el gran filósofo del siglo XX en España”. De entre sus, aproximadamente 100 obras, Julián Marías se descubre como un ser polifacético: filósofo, politólogo, sociólogo o, incluso, crítico de arte muy vinculado con el mundo cinematográfico.

Vida y obra de Julián Marías

Juan María Díez, Profesor de Filosofía en la UCV y coordinador en la iniciativa, ha narrado a elcierredigital.com la historia del ilustre filósofo. Comienza su relato remarcando el sufrimiento que padeció durante su juventud, cuando “sufrió una marginación en la Universidad Española durante muchos años”. Una etapa que, a pesar de todo, no le detuvo.

D. Juan María Díez Sanz, Coordinador de la Cátedra Fides et Ratio y Profesor de Filosofía UCV.

Julián Marías acabó ejerciendo un magisterio desde los medios de comunicación, donde “defendió la concordia, la reconciliación entre los españoles”. Incluso acabó recibiendo importantes premios, como el Príncipe de Asturias. Su figura, construida esencialmente desde una dimensión intelectual, tuvo también una “misión muy importante en la comunicación, pues durante 40 años estuvo escribiendo las terceras del diario ABC”, explica el profesor.

Se trata de un período durante el que pudo “informar y analizar la realidad social española, aportando criterios a la opinión pública” y perfilando un legado que le otorgó el reconocimiento de Senador durante la transición a la democracia en el país. “También es invitado por las universidades americanas y extranjeras. Viaja muchas veces a Estados Unidos y a todos los países de Latinoamérica. Fue un hombre con una proyección internacional muy importante”, añade Díez.

Todo ello, sin olvidar que también fue un hombre de fe, pensamiento al que llega a través de su estudio antropológico. “Pensaba en el hombre como un ser creado, un ser personal. A Dios mismo se refiere como un ser personal, como reflexión teológica”, cuenta el profesor. “Es un pensador creyente porque desde la razón llega a Dios”, concluye.

No obstante, D. Julián Marías abarcó más campos. Escribió también sobre cine, “desarrolló una serie de crónicas de películas cinematográficas con una visión humanista, antropológica, algo muy peculiar”. Desde antes de su fallecimiento en 2005, “inició en Valencia lo que llamamos la Escuela Valenciana de Julián Marías, donde profesores y alumnos comenzaron a estudiar su obra y su legado, desde cualquier ámbito”, algo que Díez admite, quieren “preservar, estudiar y continuar”.

Participantes del homenaje

A pesar de la situación actual de crisis sanitaria y todas las restricciones acordes a la nueva ‘normalidad’, en la Escuela Valenciana han querido honrar al conocido y admirado filósofo.  Juan María Díez explica cómo se han reunido “un grupo de amigos y expertos”, bajo el amparo y participación del Rector de la Universidad Católica, José Manuel Pagán, que siempre ha apoyado la iniciativa.

D. José Manuel Pagán, Rector de la Universidad Católica de Valencia.

En la intervención del propio rector, este destaca el compromiso por la verdad de Julián Marías, siempre por encima de cualquier ideología política y siempre en defensa de la dignidad humana.

También participó en el evento Harold Raley, hispanista norteamericano y actual profesor de la Universidad Estatal de Oklahoma. “Hizo la tesis sobre Ortega y luego se hizo experto en la obra de Julián Marías”, expone Díez. Raley, además, difunde el pensamiento español en Estados Unidos, acción que siempre fue importante para el aclamado filósofo, que mantenía la importancia de una comunidad hispanohablante.

El Vicario de Cultura, José Luis Sánchez, recordó en su intervención la importancia del “pensamiento de la dignidad de la persona” que recogía Julián Marías en su planteamiento filosófico y teológico. Habló de “lo humano”, de la importancia del “amor en la vida del filósofo, pero no como sentimiento pasajero: él anteponía el amor a su mujer frente a todo lo demás”.

El propio Juan María Díez, además de dedicarse a coordinar el evento, expuso entre otras cosas, cómo conocieron los españoles al conmemorado pensador. “No tanto a través de sus libros, sino a través de sus terceras en el diario ABC. Hacía artículos con mucha reflexión, y a pesar de lo que había sufrido defendía la concordia entre los españoles. Analizaba la realidad social española transmitiendo reflexión y sufrimiento pero con ilusión y abierto a la esperanza”, manifiesta.

Otro participante fue Enrique González Fernández, profesor de la Universidad San Dámaso. Amigo personal y el colaborador “más estrecho” de Julián Marías, el docente narró algunos de los momentos más personales que vivió junto al filósofo. A pesar de la figura que representaba, admitió que era “muy cachondo en su forma de ser, muy divertido, incluso entrañable”.

González especificó que Marías tenía muchos amigos, de todas las edades, y que si algo recordaría de él sería el hecho de que les enseñó “a ser mejores personas. Quería que sus amigos fueran también amigos entre ellos”, matizó.

Marcelo Sánchez Sorondo, Canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias y también amigo de Julián Marías, introdujo en el homenaje palabras en relación a la “trascendencia de la persona humana”, algo que el filósofo atribuía como “infinito a la persona, inabarcable”. Incluso Álvaro Marías, músico e hijo del pensador, colaboró en la iniciativa e insistió en la importancia de la verdad para su padre.

“Es verdad que todos le echamos de menos”, sostiene Juan María Díez, “pero cada uno desde un sentido. Él nos enseñó a pensar, algo que tendemos a hacer con cierta prisa”. Su pensamiento, obra y vida continúa prolongándose temporalmente a través del estudio. De igual manera, se conmemoró  el 50 aniversario de su obra magna, Antropología Metafísica, consiguiendo más de 1.000 seguidores y demostrando, de nuevo, la importancia de la preservación de una eminencia.

COMPARTIR: