07 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Misión Diplomática más ancestral, inaugurada en 1622 en la Piazza di Spagna, celebrará su cuarto siglo de vida con festejos en la capital romana

La Embajada más antigua del mundo: Se trata de la sede española en Roma con 400 años ante el Vaticano

/ Embajada española en la Santa Sede, en Roma (Italia).
En pleno centro de Roma (Italia), en la Piazza di Spagna, se encuentra la embajada española ante la Santa Sede, inaugurada en 1622, consagrándose como la sede diplomática más longeva del mundo. Para festejar su cuarto centenario se celebrarán diferentes actos conmemorativos que, además, contarán con una pieza única en su estructura externa con el fin de representar las relaciones entre España y la corte pontificia.

La Embajada de España ante la Santa Sede conmemora sus 400 años, consagrando a España como el primer país con una representación fija ante la Santa SedeLa Misión Diplomática más antigua del Mundo se inauguró en 1622, se encuentra situada en la Piazza di Spagna y perteneció a la Corte del Conde de Ocaña.

La embajada ha programado todo un repertorio de actividades culturales para celebrar este cuarto centenario, con el fin de mostrar a los ciudadanos la estrecha y consolidada relación que la historia de nuestro país tuvo con el Vaticano y que sigue manteniendo.

El inédito mural artístico situado en el exterior de la infraestructura

Durante toda la semana habrá celebraciones en torno a esta infraestructura, donde además, se podrá ver en la fachada una obra artística realizada por el antropólogo visual Roberto Lucifero para solemnizar este aniversario: Un mural de Diego Velázquez retratando al Papa Inocencio X en un óleo sobre lienzo como si fuera su emblemática obra, las Meninas. Esta pieza retrata las estrechas relaciones establecidas entre la corte pontificia y el Gobierno español desde la fecha de su origen, en 1622, hasta la actualidad. 

“He pedido al artista, que ha trabajado durante varios meses con un equipo de más de 10 personas, que se fijara sobre todo en el siglo XVII, la época que me ha parecido de más interés, porque ahí España estaba en pleno auge, España era el adalid de lo que era el mundo católico, la salvaguarda del catolicismo, la contrarreforma frente al luteranismo. Y Europa, había dejado en las manos de España este menester”. Explica Isabel Celaá, embajadora de España ante la Santa Sede. 

Mural de la Embajada Española: Diego Velázquez retratando al Papa Inocencio X.

El mural también representará al Conde de Oñate, que era el principal propietario de la casa que ahora se ha convertido en la embajada más antigua del mundo. “Es una innovación de España, porque todos los embajadores hasta ese momento eran embajadores sin techo, itinerantes. Y España decide hacer la representación permanente: Tal era la importancia de nuestro país”. añade Celaà.

Este mural situado en la zona externa de la infraestructura tendrá carácter conmemorativo y temporal, ya que sólo permanecerá durante las celebraciones del aniversario.

En el edificio, además, se han situado tres patrones, de derecha a izquierda: La obra que representa al pintor español Diego Velázquez, en el medio,  un distintivo conmemorativo con la fecha 1622, y alrededor, se sitúan las placas con los conceptos Fe y razón, Diálogo y paz y Arte y Poder.

Embajada española ante la Santa Sede.

La intención del autor que se ha encargado del mural ha sido la de captar la atención de los romanos. En Roma (Italia), donde se encuentra la sede, están tan acostumbrados a ver monumentos que "a menudo no consiguen identificar que la embajada de España está precisamente ahí -aunque haya una gran bandera representando-".

“Muchos romanos no conocían este magnífico lugar ni se daban cuenta de lo que es. Cuando hemos empezado a montar el mural, lo hemos descubierto de golpe. Mi trabajo aquí ha sido crear un canal de comunicación entre el interior y el exterior explicando estos momentos especiales de la historia”, explica el antropólogo visual Roberto Lucifero.

La embajada se encuentra en una de las mejores ubicaciones de Roma, donde puede ser percibida y reconocida por todos los que decidan contemplarla. Todos los turistas de la ciudad visitan Piazza di Spagna, un punto de fusión entre Italia y España con una fuerza intercontinental de fundamental relevancia.

COMPARTIR: