20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El cineasta manchego es aplaudido en el Festival de Venecia con su film más político

Pedro Almodóvar ajusta cuentas con su falta de compromiso político en 'Madres paralelas'

/ Almodóvar
A Pedro Almodóvar le está acomplejando la falta de compromiso ideológico de su internacional carrera, marcada por la estética y la provocación. El cineasta manchego acaba de poner en pie un alegato político llamado 'Madres paralelas', que aborda la desmemoria histórica española.

A Pedro Almodóvar le está acomplejando la falta de compromiso de su obra y esta evidencia le ha animado a poner en pie un alegato político llamado 'Madres paralelas', que aborda la desmemoria histórica española.

El cineasta manchego, aplaudido en Venecia pocos días antes del estreno en salas de su film, sabe que 'la Movida' nihilista que sorteó la política alumbró toneladas de frivolidad provocadora y unos pocos gramos de lucha por la evolución de España.

Es cierto que a nuestro artista más internacional lo hemos visto peleando en política: El 'no a la Guerra' de Irak, el guiño de la ceja a Zapatero, la denuncia de las mentiras del Gobierno de José María Aznar tras el 11M, la puesta en marcha del magnífico documental memorialístico 'El silencio de los otros' o el guiño que le hace a la víctima de 'la Manada' en 'Dolor y gloria'.

Eso sí, Almodóvar demuestra en este último film que no está cómodo con su obra. Y es que en su película más personal promociona el brillante libro 'Cómo acabar con la Contracultura' en el que Jordi Costa le reprocha su falta de compromiso. Este asunto y su aparición en los 'papeles de Panamá' han obligado al cineasta a hacer examen de conciencia. Y así nació 'Madres paralelas'.

Deuda

Almodóvar asegura que "la sociedad española tiene una deuda moral enorme con las familias de desaparecidos. Después de 85 años, hasta que se pague esta deuda con los desaparecidos no podemos cerrar nuestra historia reciente, y lo ocurrido en la Guerra Civil".

El creador de 'Hable con ella' y 'Todo sobre mi madre' cita a Mariano Rajoy con su nombre y apellido en 'Madres paralelas'. Y así lo ha explicado: "En presentación de los presupuestos, dijo, lleno de orgullo, que había dedicado 'cero euros' a la memoria histórica. Una de las ventajas del cine es que nos sobrevive a lo que lo hacemos y a los que lo ven y él va a estar eternamente vinculado, al menos en esta película, a esta frase tan dañina".

El director de cine recuerda que "queda muy poco tiempo, cada vez habrá más autopistas y menos memoria. No se trata ni de revanchas ni de ajustes de cuentas, sino de la mínima dignidad que cualquier ser humano merece".

Su vida

Almodóvar reconoce que le gustaría haber hablado con su padre de la Guerra Civil: "Él murió en 1980 sin hablar de la guerra…, y sus razones tendría. Hoy le haría mil preguntas, pero entonces no tuve interés en hacerlo. Creo que el silencio fue algo que se impuso en la mayoría de las familias".

'Madres paralelas'.

También asegura que nunca ha olvidado sus orígenes: "Sí tuve conciencia de clase desde muy pequeño y, aunque ahora tenga dinero, la sigo teniendo. La conciencia política llegó más tarde, cuando entré a trabajar en Telefónica. En 1976 hicimos la primera huelga y como represalia quisieron echarnos. Pertenecíamos a Comisiones Obreras y nos defendieron los abogados de Atocha, entre ellos Manuela Carmena, a la que conozco de entonces y recuerdo muy guapa y estilosa".

En El País asegura que "aquellos años pasaron muy rápido, los ochenta llegaron de inmediato y lo que ocurrió no lo vivo como una contradicción: abracé la noche y lo que se conoce como la Movida, que se caracterizaba por el hedonismo, las libertades y por ser un movimiento básicamente apolítico. Los más jóvenes, como Alaska, tenían 14 años y ni sabían qué eran los grises. Pero los que éramos más mayores, como Paloma Chamorro, Blanca Sánchez, Quico Rivas…, sí teníamos conciencia política. Soy afortunado por haber vivido aquellos años".

También explica que "en 'Pepi, Luci, Bom…' no aparece ni la sombra de la dictadura porque negarla era mi manera de vengarme de ella. Yo soy fruto de la Transición y de la democracia, pero tengo un sentimiento ambivalente sobre aquel momento histórico y tiene que ver con la ley de amnistía, que condenaba otra vez a la cuneta a los desaparecidos. Entiendo que en ese momento era un precio necesario, pero no después, en los años noventa, con los socialistas en el Gobierno, ese hubiese sido el momento idóneo".

Otra vez Penélope

Almodóvar ha provocado con el cartel de 'Madres paralelas', que cuenta con un pezón que ha derribado el tabú machista de las redes sociales norteamericanas, y se ha reencontrado con Penélope Cruz, que lidera el cartel de su nuevo film.

"Admiro muchísimo a Penélope como actriz, pero sobre todos es importante saber que nos entendemos, que hablamos el mismo lenguaje. Es muy trabajadora, no va a escatimar tiempo para los ensayos y por ejemplo para el papel de esta película, el más complejo que he escrito para ella, hemos ensayado más de una vez todo el guion; además, ella tiene una fe ciega en mí y eso te hace atreverte más", asegura.

COMPARTIR: