22 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El cantante del conocido programa de Antena 3 y su pareja formaron este grupo en 2020 y han lanzado temas como 'Baldosas Amarillas'

Entrelazados, el dúo de Chus Herranz y Joaquín Padilla de 'La Ruleta de la Suerte': "Nuestras canciones son vivencias"

El Cierre Digital en Imagen del grupo 'Entrelazados'.
Imagen del grupo 'Entrelazados'.
El intérprete musical Joaquín Padilla y su pareja, la también intérprete Chus Herranz están promocionando “Mamina”, el nuevo single de su aventura musical llamada Entrelazados. Además de haber formado parte del grupo Iguana Tango, Padilla es uno de los miembros de la banda que pone ritmo al programa 'La Ruleta de la Suerte'. Tal y como han declarado a elcierredigital.com "las historias de nuestras canciones son entusiastas, son experiencias nuestras".

El cantante de la 'Ruleta de la suerte' y exmiembro del grupo Iguana Tango, Joaquín Padilla y su pareja Chus Herranz están promocionando “Mamina”, el nuevo single de su aventura musical llamada Entrelazados. Hablar con ellos es sentir que el amor auténtico sí existe, y que, como sostiene Joaquín a elcierredigital.com “todo lo que decían los poetas es cierto”.

Estos dos músicos, de amplia trayectoria, presentan un tema que es una oda a la maternidad y al lazo que se produce entre una madre y su hijo sin necesidad de que haya vínculos de sangre de por medio. Cuenta Chus que esta canción “es mi historia como mamá de una niña, la hija de Joaquín, la conocí con un año y ahora tiene once, tenemos una relación de madre hija totalmente pero yo no la he parido, no tengo un lazo de sangre (ni falta que hace). Es la canción de una figura bastante denostada, la madrastra”.

Los cantantes Joaquín Padilla y Chus Herranz.

“La madrastra de Disney es la mala, es un “cuidado con esa”, la que castiga, no la quiere… pues no. Hay lazos más allá de los lazos sanguíneos, hay entrega, hay amor verdadero e incondicional y elegido cada día de formar parte de esa niña cada día. Ser madre es crear un vínculo con ese hijo, lo hayas parido o no. Queríamos visibilizar la figura de esas madres- madrastras, madres que adoptan que son muy madres”, concluye la cantante.

Entrelazados ha comprobado, tanto en sus shows en vivo como por los mensajes que reciben, que este tema emociona tanto a madres como a padres y que, tal como cuenta Joaquín, lo importante son los sentimientos y no el título. “Estamos en contra de “Una madre es una madre”. Hay progenitores que pegan, que están ausentes. Son  eslóganes que se dan por hecho y no siempre es así. Los verdaderos lazos los hace el amor”.

Las críticas contra el “cantante de la Ruleta”

Joaquín Padilla es licenciado en Periodismo y tiene un doctorado, además de haber escrito varios libros. En la actualidad, compagina su faceta de compositor y cantante en Entrelazados con su trabajo en La Ruleta de la suerte, uno de los programas de televisión más emblemáticos que tenemos en nuestro país y que le ha convertido, en más de una ocasión, en el centro de polémicas que él ni ha buscado ni quiere alimentar.

“Cuando Iguana Tango iba en declive y teníamos cada vez menos fama y menos conciertos, nadie hablaba mal de mí, porque no estás. El que ficha por el Real Madrid, a ese sí que le van a llamar de todo.  Yo empecé hace diez años en la Ruleta de la suerte, que es un programa diario que ven dos millones de personas. Es un programa que no es musical, yo soy un elemento más. Ahí sí, empiezan los hater. Algunos dicen cosas muy bestias como “ojalá te mueras” “te tienen que reventar la cabeza” “un día vas a tener una bomba lapa en el coche”. En general son gente desquiciada, no gente culta que te argumenta los insultos".

Joaquín Padilla se indigna con un concursante por lo que dice en La ruleta  de la suerte:

Joaquín Padilla en 'La Ruleta de la Suerte'.

Joaquín reconoce que se ha acostumbrado a que se metan con él, porque es un precio que tiene que pagar por salir en la pequeña pantalla. “Yo al principio fui incluso a hablar con el director del programa y me dijo: “bienvenido al mundo de la televisión, no hay nadie que no salga que no tenga mil personas hablando mal de él”. Además, Padilla afirma que estar "dentro del grupo de Cristina Pedroche, Juan del Val…  soy un personaje, un meme andante. A veces es muy divertido”.

Convertirse en imagen de burla pública es difícil de asumir, no ya solo por la persona, sino por su entorno. “Lo pasé muy mal un día que me llamó llorando mi peque porque había visto una frase de un fulano en Tik Tok diciendo lo más grande de mí. Y ahí ya dices “madre mía”. Y hay otra reflexión: yo tengo cuarenta y seis años, pero ¿qué pasa si este odio lo recibe un chaval de dieciséis años? O de trece. O te pilla en plena depresión. Esto es circo romano, un escarnio público donde la gente se ríe porque te come el león”.

Por tanto, ¿cuál es la clave para poder sobrevivir a todo este odio?. “ Lo mejor es no entrarles al trapo. Hay gente que pierde su tiempo en buscarme en redes y escribirme mensajes privados diciéndome lo que sea. Yo siempre contesto “jajaja, que tengas un día maravilloso” y ante eso, la mitad de la gente contesta “bueno, que tampoco te lo tomes como algo personal, a mi madre le encantas, seguro que eres un tío muy majo”.

O lo contrario, “¿pero qué te crees?” y yo no les he dicho nada más.  Otro clásico es cuando me mandan un mensaje lleno de faltas de ortografía y yo les contesto :“ay Pedro, hijo puta es con h” y entonces te contestan “si eres un excelente profesor de gramática, pero eres muy malo cantando, jajaja”.

Donde Joaquín se muestra intransigente es cuando ve ciertas noticias publicadas en medios de comunicación. “Atenta a mi parte periodista cuando los pseudo – medios publican “piden el despido fulminante de Joaquín”. Hacen una noticia larguísima y al final es cuando ponen “hay un tío en Cuenca que ha puesto un tuit en Twitter”. Ejemplos de gente que no son nadie, que no son expertos en música”, afirma a elcierredigital.com.

Son estos medios los que lo convierten en noticia y desatan el odio, no el tuit de este hombre que tiene treinta y ocho seguidores y no lo ha leído nadie. El afán del artículo es el clickbait, que la gente pinche en el enlace para enterarse qué ha pasado y tener un montón de visitas. El problema es cuando estas noticias sensacionalistas las empiezan a publicar los grandes medios; ahí te das cuenta que no solo es que han perdido la objetividad, es que directamente están mintiendo”, sostiene a elcierredigital.com.

Hay un episodio reciente de manipulación y de querer hacer daño. “En un programa canté un tema de Mecano y un chico dijo que no sabía quién era ese grupo. La Ruleta es un programa lúdico. Yo con dieciocho años sabía quién era Bach, y llevaba ya trescientos años muerto. Yo le miré y dije “seguridad, por favor”. El tipo se rió, todos se rieron y ya está. El titular que se publicó fue “el tremendo enganchón del cantante de la Ruleta”, confirma Padilla en conversación con ese diario.

El funcionamiento de la Ruleta

Y sin embargo, el público no es consciente de la complejidad que implica para los tres componentes de la parte musical de la Ruleta el tener que cantar todos los días. A Joaquín le dan los temas que tiene que estudiarse de un día para otro, temas que pueden ser de cualquier cantante, género y del que él no puede opinar. “Yo puedo incluir algún tema, pero me pueden dar temas de los que nunca he oído hablar, fuera de mi registro, voces de hombre o mujer… y tengo que cantarlos todos y sin haberlos ensayado antes”, afirma el cantante.

“Nos mandan a los tres músicos un link de YouTube y nos dicen “del minuto 0.41 al 1.16” y así lo tienes que preparar y memorizar. Tenga el tono que tenga. Entonces yo llego a plató y les digo, diez minutos antes de empezar el programa “lo hacemos en fa” o en el tono que me venga mejor, piensa que puede ser una canción de Mónica Naranjo o Isabel Pantoja. Ahí lo tocamos una vez, se minuta para ver el tiro de cámara, si empiezan enfocando al batería o al que sea… y al directo”, afirma el intérprete musical.

La banda de 'La ruleta de la suerte': “Tenemos el trabajo con el que sueña  cualquier músico” | Televisión | EL PAÍS

Banda de 'La Ruleta de la Suerte'.

Como profesional, el cantante recalca la dificultad de estar cuarenta minutos en silencio y de pronto que sea su momento de cantar, sin haber tenido ocasión de ensayar o de calentar la voz. “Yo estoy aprendiendo entre dieciséis y veinte canciones a la semana. Y en esa semana puede ser un tema de Metallica, uno de Obús, uno de Xuxa, otro de la Pantoja, Manolo Escobar y Shakira. Y tienes que salvarlos todos, y además tocando”.

La gente que escucha (y critica) a Joaquín tampoco sabe las circunstancias que pueda tener ese día, ya sean personales o de salud. “Yo tengo que ir a cantar todos los días, tenga problemas o haya discutido con alguien. A mí me han operado de una rodilla y me dijeron que tenía que estar tres meses de baja y al día siguiente estaba ahí de pie, con muletas y un pantalón ancho. A mí me han sacado con un cólico nefrítico, que me tuvieron que sacar. Que tienes gripe y estás afónico, también tienes que cantar. Esto es muy duro”.

La parte gratificante de esta exposición es el reconocimiento que tiene de los artistas profesionales, cantantes que sí saben valorar la complejidad que entraña cantar tantos temas y tan diversos. “Lo paradójico es que nunca he recibido una crítica de un solo artista profesional. Canto un tema de La Guardia y ahí está Manuel España que me escribe dándome las gracias. Ramoncín, el otro día Rozalen… todo el mundo aprecia que ellos van con una banda de nueve y nosotros somos tres y sacamos adelante el tema. Y nos dan las gracias y nos dicen “qué versión tan bonita”.

Contra sus críticos, Joaquín reflexiona sobre la importancia de la empatía en aquellos que le critican. “Yo es que más que decirles algo de la parte musical les diría: “oye, tú eres camarero. ¿a ti todos los cafés te salen igual?. Imagina que yo fuera a Twitter a escribir “ojalá echen a @luisgutierrez que trabaja en el bar @manolo porque tira unas cañas de mierda”. ¿Tú te imaginas esto?. Esta es la reflexión que tiene que hacer la gente. Que lo mismo el pobre se está divorciando o está explotado currando solo en un bar lleno de gente. Que yo no soy nadie para que la gente vierta así su odio. Es para hacer un estudio sociológico”, sostiene a elcierredigital.com el cantante. 

La magia de Entrelazados

Chus y Joaquín decidieron formar el grupo Entrelazados a petición del público. Pareja fuera y dentro del escenario, fueron los aficionados los que se dieron cuenta que juntos generaban una magia a la que decidieron encauzar grabando juntos. Incluso hablando se nota esa fusión, esa química especial que les lleva a complementar el uno las frases que dice el otro. “Hicimos Baldosas amarillas un lunes y el miércoles nos encierran por la pandemia, así que la aprovechamos para escribir un disco y hasta ahora”.

Tanto el origen del nombre del grupo como el de su relación no puede ser más simbólico, tal y como relata Joaquín: “yo no creía en el amor romántico hasta que aparece un día Chus y el mundo da tres volteretas mortales y te das cuenta que todo lo que dicen los poetas es verdad. Ella y yo vivíamos a dos calles, en San Blas, y nunca nos habíamos visto. Trabajábamos ambos en Telecinco y nunca coincidimos en maquillaje ni nada. Yo he ido a muchos musicales y había ido a verla sin saber que actuaba ahí… nunca coincidimos. Por eso nos llamamos Entrelazados”.

Joaquín Padilla y Chus Herranz.

Chus, cantante, directora artística, bailarina y coach ontológica, matiza “aúna muchos significados, es un camino entrelazado, como un infinito que se repite muchas veces. Las historias de nuestras canciones son entusiastas, son experiencias nuestras. Del pozo más oscuro siempre hay que sacar la luz”.

Además del indudable talento de los miembros del grupo, de la felicidad que desprenden cuando se les escucha y de la paz y coherencia con la que se expresan, parte del éxito del Entrelazados es el cuidado con el que han compuesto cada una de sus temas. “Creemos mucho en las letras, en un momento en el que la música actual es más vacua, mas superficial. No solo hay que cantar, sino contar cosas. La gente está ávida de que les cuenten algo más que una excusa para repetir muchas veces un estribillo”.

COMPARTIR: