11 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La película de la factoría Disney es el principal reclamo para los niños y sus padres estas Navidades

Expertos alertan de los mensajes subliminales que la película 'Star Wars' manda a nuestros hijos

Cartel de la película.
Cartel de la película.
Eva Milla, perito judicial especialista en psicología infantil, trastorno psiquiátrico e intervención social, explica en este artículo como la película Star Wars, El Ascenso de Skywalker, cumple dos objetivos para los padres que llevan a sus hijos a verla, cumpliendo dos objetivos, que los niños se diviertan y que la familia pase una tarde de frío invierno entretenida.

Son pocos los padres que se plantean que beneficios educativos o psicológicos van a obtener sus hijos cuando vean Star Wars. Aquí vamos a dar algunas claves: La película muestra un escenario trepidante donde las acciones se producen a un ritmo acelerado provocando que el espectador esté pendiente de todo lo que ocurre en ella, acelerando el ritmo cardiaco para mantener la emoción y vertiendo al torrente sanguíneo adrenalina como si estuviéramos dentro de la pantalla.

Así es nuestra vida y la de nuestros hijos, el fiel reflejo de la película, días interminables, donde las actividades cotidianas se suceden con la misma exigida responsabilidad. El colegio, el orden, las actividades extra escolares, fútbol, bailes, tenis, tocar un instrumento, cuantas más mejor, cuantas más horas mejor para los padres deseosos de ver como sus hijos se superan cada día y adquieren pequeñas medallas por las gestas realizadas durante el día.

Escena de Star Wars.

Como en la vida real es probable que los niños salgan de la película sin haber tenido un momento de calma, salvo cuando su héroe o la heroína buscan la fuerza interna para huir del lado oscuro reflejado en varios personajes y un poderoso ejército de malos organizados de apariencia económica poderosa. Algunos niños tras el visionado de la película llegan a admitir que les gustan más los vestidos y los escenarios de los malos que los de los buenos.

Qué transmite la película a nuestros hijos?


Relativización de valores: Los malos son poderosos, están organizados y tienen dinero, podría decirse que en cierto modo el mal casi es atractivo.

No compensación de las dificultades: Las personas buenas sufren y tienen que pasar un calvario para llegar a conseguir sus objetivos, siempre con un montón de trabas en el camino y misiones imposibles.

La vida en calma es aburrida: Mantenerse en acción constante es una forma de vivir, tanto que es posible que no merezca la pena estar sin esas emociones lo que lleva a nuestros jóvenes luego a no saber vivir en la rutina aburrida que exigen nuestras vidas, buscando peleas, enfrentamientos o formas de diversión arriesgadas.

La discusión como forma de comunicación: Echarse cosas en cara, es una forma de relación válida, cabrearse unos con otros, cosa que sucede durante toda la película, a excepción de los muertos con los que la comunicación fluye sin ninguna intención mística sino más bien utilitarista.

Rey, la heroína protagonista.

Banalización de la muerte: Es relativa y superflua y casi indolora, pues en la película mueren en apariencia muchos personajes que aparecen de nuevo después de saltar por lo aires, bajar a los infiernos, explotar, o atravesarlos objetos. Vuelven a la vida como si nada hubiera pasado. Incluso el dolor por la muerte es corto y poco intenso.

La imposibilidad de cambiar: Cuando te comportas de mala manera y haces daño porque estás en el lado oscuro de la vida, te puedes volver la mejor persona pero no por mucho tiempo porque te cuesta la vida. No hay redención para los malos.

Bajo valor del sentido del humor: El sentido del humor es escaso y utilizado siempre en negativo utilizándose con sarcasmo y agresión siendo más importante obsesionarse con un objetivo y no parar hasta conseguirlo, pues la princesa chatarrera no hace caso a ninguna autoridad e incumple las normas a su antojo, siendo que lejos de tener consecuencias negativas, triunfa y los demás terminan queriéndola por rebelde.

La solidaridad es prescindible: Ser solidario aparece como necesario pero con el suficiente individualismo como para permitir a las personas cabalgar entre los valores morales sin terminar de clasificarlos en una constante duda de lo que está bien o mal, pudiéndose concluir que “el fin, a veces, justifica los medios”.

La estética determina las personas: Como siempre los malos son feos y los buenos guapos, altos y fuertes, incluso negros, pero por supuesto a este último le va a costar mucho más conseguir el amor de la princesa que si fuera blanco.

El romanticismo no es necesario: Cortas y escasas escenas de vinculación afectiva, tanto amorosa como de amistad, sin pasión, sin ser importante amar salvo para cumplir una misión superior, salvar a un pueblo. No existen los cortejos ni las escenas de tensión romántica. Cero tiempo para el amor.

Todo lo anterior trata de ser compensado por la intención moderna de elegir una mujer que tiene poderes sobrenaturales como nueva protagonista de la saga. Una mujer que tiene un origen humilde y que se debate entre el bien y el mal, con carácter, caprichosa, cargada de Ira, insegura pero decidida, con poco espacio para sentir miedo, quizá lo que la sociedad demanda como modelo femenino.

Vaya por delante, que quizá la película no trate de educar a nadie sino ser un espejo, fiel reflejo, de la sociedad que hemos creado y en la que estamos viviendo. La reflexión se hace urgente, porque en la próxima a lo mejor no hay personas.

COMPARTIR: