25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El burkinés ha recibido el mayor reconocimiento de su profesión por "su capacidad de transformar la arquitectura en una labor social"

Así es Francis Kéré, el primer arquitecto de origen africano galardonado con el Premio Pritzker 2022

Francis Kéré, galardonado con el premio Pritzker.
Francis Kéré, galardonado con el premio Pritzker.
El arquitecto, educador y activista Francis Kéré, se ha convertido en el primer africano en recibir un Premio Pritzker al ser galardonado con el de este año 2022. El burkinés ha sido capaz de trasformar el concepto arquitectónico de la forma más inteligente posible con técnicas de edificación que utilizan materiales accesibles ya que, sin olvidar sus raíces, ha sabido proyectar su obra pensando en quienes no tienen recursos.

El burkinés Francis Kéré se convirtió el pasado martes en el primer africano en llevarse el Pritzker 2022, un reconocimiento internacional de gran importancia considerado como el premio Nobel de la Arquitectura, que otorga la Fundación Hyatt.

Su valía no sólo reside en su trabajo arquitectónico sino también en su labor y compromiso social con las zonas donde existen recursos limitados. Pionero en crear infraestructuras en los territorios de mayor necesidad, ha reformado el concepto de arquitectura sostenible, con su labor social y capacidad de transformar las desigualdades sociales a través de la arquitecturaEl jurado ha resumido su trabajo como “fuente de continua y duradera felicidad y alegría".

"En un mundo en crisis, en medio de cambios de valores y generaciones, nos recuerda lo que ha sido, y sin duda seguirá siendo, una piedra angular de la práctica arquitectónica: un sentido de comunidad y calidad narrativa que él mismo es capaz de contar con compasión y orgullo", añade el arquitecto chileno Alejando Aravena, ganador del Pritzker 2016, miembro del jurado en la edición de 2022. 

Arquitectura social y sostenible

Kéré, que tiene doble nacionalidad –alemana y burkinesa–, se formó en arquitectura en Berlín y, según explica, su vocación natural hacia la arquitectura viene desde su infancia ya que en la comunidad donde creció, en su pueblo natal de África Occidental, carecía de recursos: sin agua, ni electricidad, ni accesibilidad a bienes de primera necesidad.

Tuvo la oportunidad de salir de su pueblo para aprender a leer y a escribir. Primero a un pueblo vecino, luego a la capital del distrito y posteriormente, siguió completando sus estudios en Europa, sin olvidar nunca sus raíces. Lo que principalmente le inspiraba era poder construir escuelas con una infraestructura digna, para que las futuras generaciones tuvieran acceso a la educación.

Uno de los trabajos de Kéré Architecture.

Una vez terminados sus estudios en Berlín regresó a su localidad natal, donde quiso construir un espacio para que los más jóvenes de la aldea pudiesen recibir una educación íntegra, sin tener que emigrar a pueblos vecinos ya que no todos podían tener esa oportunidad.

Para ello, edificó la Escuela Primera de Gando en 2001, haciendo frente a las desigualdades sociales, modernizando la arquitectura tradicional africana y realizando, a la vez, una importante labor social en su comunidad.

Transformando de forma inteligente los materiales más asequibles y económicos en la instrumentaria necesaria para construir instalaciones con las mejores condiciones con el presupuesto más bajo, de forma que estuviese al alcance de todos.

Pionero de la integridad, con infraestructuras ubicadas principalmente en África, su intención vital pretende ​​cambiar el paradigma, impulsar a la gente a soñar y a asumir riesgos. "No porque seas rico debes desperdiciar material. No porque seas pobre no debes intentar crear calidad", explica Kére.

Para el jurado de los galardones Pritzker, “sus edificios, hechos por y con las comunidades, son directamente de estas comunidades: en su fabricación, sus materiales, sus programas y su carácter único. Kéré es un pionero de la arquitectura sostenible para la tierra y sus habitantes, en tierras de extrema escasez. Es a la vez arquitecto y servidor, mejorando las vidas y experiencias de innumerables ciudadanos en una región del mundo a veces olvidada”.

COMPARTIR: