28 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En la Memoria del Ministerio Fiscal se advierte un salto cualitativo en el número de jóvenes que hacen desnudos completos frente a la cámara del móvil

'Pornopostureo': El lucrativo negocio que se esconde detrás de este fenómeno en las redes

Los jóvenes han pasado "de intercambiar archivos con fotos y vídeos con desnudos por Whatsapp, a subir a Facebook vídeos de menores manteniendo relaciones sexuales". Lo advierte en su memoria de 2020 el Ministerio Fiscal. Un fenómeno detrás del que se halla un lucrativo negocio que explotan plataformas como OnlyFans, una red social que el año pasado generó 2.000 millones de dólares a base de comercializar con contenido pornográfico.

Basta con pasar unos minutos en Twitter o Instagram para comprobar que el fenómeno de los desnudos en redes sociales es una práctica más habitual de lo que parece. No necesariamente explícitas, las fotografías de jóvenes que hacen de sus 'feeds' un culto al cuerpo inundan estas plataformas. Bajo el amparo de la libertad sexual, también del empoderamiento, y partiendo de la base de que cada quien puede hacer lo que considere oportuno con su propio cuerpo, esta hipersexualización puede acarrear consecuencias no contempladas en primera instancia. Y es que una vez en Internet, el contenido escapa al control de los usuarios que deciden compartir sus imágenes, quizá, sin ser conscientes de las personas que se pueden encontrar detrás de las pantallas. 

Lo advierte el ministerio público en su Memoria Anual correspondiente al año 2020. En concreto, la Fiscalía ha detectado un "salto" cualitativo en los casos de pornografía infantil registrados en Gipuzkoa donde, a pesar de disminuir las denuncias, se constata la pérdida de "pudor" de los menores a "hacer desnudos completos frente a la cámara del móvil, delante de un número indeterminado de personas anónimas".

"Ciertas jóvenes han pasado la línea de comercializar con su cuerpo al modo tradicional a hacerlo de forma digital", aclara la memoria, que detecta asimismo un "salto" cualitativo en estos comportamientos que han pasado "de intercambiar archivos con fotos y vídeos con desnudos entre jóvenes por Whatsapp, a subir a Facebook vídeos de menores manteniendo relaciones sexuales" y "a realizar exhibiciones publicas libremente y sin coacción antes las cámaras del teléfono", aclara el escrito. 

Detrás de este fenómeno se hallan plataformas como OnlyFans. 

Detrás de este preocupante fenómeno se halla, además, un lucrativo negocio que explotan páginas como OnlyFans, una red social de contenido pornográfico entre particulares, al cual se puede acceder previo pago de una suscripción mensual, que ha convertido la producción erótica en algo accesible a cualquier persona. 

Aunque creada en 2016, fue durante la pandemia cuando OnlyFans alcanzó su pico de popularidad. Según el propio director de la compañía, la plataforma cuenta en la actualidad con más de un millón de creadores a los que se les paga 200 millones de dólares mensuales. Una inversión que generaría 2.000 millones de dólares en concepto de ventas durante 2020. Según detalla Bloomberg, la página se queda una comisión del 20% de los pagos que realizan los usuarios. Con estas cifras y nivel de tráfico, muchos jóvenes, principalmente mujeres, azuzados por situaciones de precariedad, recurren a vender contenido erótico para poder subsistir.

Un modelo de negocio que está cambiando el concepto del sexo de pago y que, en el caso de los menores, entraña graves riesgos. 

COMPARTIR: