Los taxistas de Palma de Mallorca llevan tiempo preocupados con la situación de los ‘taxis pirata' y ahora que el verano está a la vuelta de la esquina ha aumentado su crispación. La solución que proponen desde el Govern, AENA-Palma, PIMEM, patronales del taxi de CAEB y VTC es que el Ayuntamiento de Palma colabore de manera activa estableciendo un puesto de control permanente de Policía Local en el aeropuerto internacional de Son Sant Joan.

Comisión de Intrusismo en el Transporte.

En abril de 2023 tuvo lugar la Comisión de Intrusismo en el Transporte, presidida por el consejero de Movilidad y Vivienda, Josep Marí, y por Jaume Mateu, director general de Movilidad. En esta comisión se anunció la puesta en marcha del Plan de Inspección 2023, que supone la participación activa de inspectores durante 120 días, en concreto desde finales del pasado mes de abril hasta el mes de octubre. Sin embargo, el Ayuntamiento no comparte el criterio de tener un puesto de control de Policía Local en el Aeropuerto, algo que los afectados por el ‘taxi pirata' ven totalmente necesario. 

whatsapp-video-2023-05-30-at-110642_SQoZ80XR

El modus operandi de los ‘taxistas pirata’ es muy sencillo: visten con polos blancos o camisas, ofrecen al grupo que acaba de aterrizar un precio cerrado y reparte su tarjeta por si en algún momento el turista necesita transporte. Además, aseguran que son un transporte oficial, algo que no es cierto. Normalmente utilizan minibuses para incrementar el aforo y por ende la ganancia económica. Estos minibuses pasan desapercibidos porque los estacionan en la zona de VTC. Ahora las empresas de transporte pirata han contratado empleados cuya labor es captar clientes dentro de la terminal.

Los taxistas están hartos y exigen una solución


Un taxista de la capital mallorquina señala a elcierredigital.com que “la tensión no para de crecer y la cosa va a acabar muy mal. Lo peor de todo es que el gobierno de Palma está cruzado de brazos, parece que les da igual. Lo de los taxis en Palma es una vergüenza, la gente está en el hospital desesperada, sin poder coger un taxi y todos los transportes en el aeropuerto para rascar más dinero”.

"Son servicios ilegales que cobran precios desorbitados. A nosotros nos obligan a pagar un seguro a todo riesgo que es muy caro, mientras ellos no tienen obligación alguna y captan a los clientes, algo que es ilegal. Por otro lado, sin importar las personas que viajen, un taxi tiene un precio cerrado de 20 euros, mientras ellos quieren cobrar 15 euros por persona para el mismo transporte, cogiendo solo grupos grandes para obtener un beneficio mayor”, concluye el taxista. 

Taxis en el aeropuerto de Palma.

Otro taxista de Palma contactado por elcierredigital.com denuncia que “esto está muy mal porque no es su trabajo y a nosotros nos quitan clientes, además ‘asaltan’ a la gente. A nosotros nos quitan dinero y a los clientes se lo roban. Además, le dan una cantidad a los captadores porque sus beneficios son tan grandes que no les importa darles un porcentaje si consiguen más clientes. Si el motivo es que faltan taxis que promuevan el negocio que es legal y nos permitan trabajar los días que queramos sin obligarnos a librar ciertos días. Que dejen la libertad de que el taxista que quiera libre, pero sin obligación, lo que no puede ser es que haya un negocio ilegal y el gobierno no haga nada”.

“Se preocupan por poner autobuses para los turistas, pero para los habitantes de Palma no ponen buses y les descuidan, parece que solo interesan los turistas. Otro problema es que solo se abastece el servicio en el aeropuerto y se descuida el resto de la ciudad”, concluye el taxista.