23 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ante la puerta de la casa, la Benemérita ha colocado una caseta, un remolque y un baño portátil para los agentes que custodian la casa

Pablo Iglesias e Irene Montero, molestos con tanto "bártulo" de la Guardia Civil en las inmediaciones de su lujoso chalé en la Sierra de Madrid

La caseta y el remolque que tiene la Guardia Civil a las puertas de la casa de Iglesias y Montero en Galapagar.
La caseta y el remolque que tiene la Guardia Civil a las puertas de la casa de Iglesias y Montero en Galapagar.
Los agentes de la Guardia Civil que custodian el chalé en Galapagar de la familia Iglesias-Montero están convirtiendo los exteriores de la casa en un 'parque temático' de la Benemérita, según fuentes próximas a la pareja, algo que no les gusta a los líderes de Podemos, que querían más discreción para su vivienda. Entre el mobiliario de los agentes se encuentran una caseta, un remolque, varios conos y un baño portátil.

Cada vez es más fácil encontrar el chalé de Pablo Iglesias e Irene Montero en la urbanización de la localidad madrileña de Galapagar donde está ubicado, a los pies de la Sierra de Guadarrama. Y lo es porque la Guardia Civil está 'decorando' los exteriores de la casa con todo lo necesario para montar guardia allí las 24 horas del día y los siete días de la semana.

Tras instalarse un aseo portátil ante la casa, donde hace un frío terrible, según los agentes, ahora también hay una garita rodeada por pequeños conos naranjas, que bien podría pasar por una de esas casetas donde se dispensan los tiques en las ferias, de no ser porque en la parte superior puede leerse "Guardia Civil".

El servicio portátil instalado por la Guardia Civil para que los agentes que vigilan el chalé puedan hacer sus necesidades.

Para completar el lote, también permanece a las puertas del chalé, junto a la garita, un carrito de la Benemérira destinado a transportar el material necesario para custodiar la casa.

Eso sí, ni la garita ni el baño tienen calefacción y por eso los agentes destinados en el casoplón Iglesias-Montero se hicieron con un grupo electrógeno que les permitiera calentarse en una zona donde de por sí hace mucho frío en invierno. El problema es que el generador hacía mucho ruido, lo que provocó las quejas de algunos vecinos, que llamaron a la Policía de Galapagar.

Los agentes locales se personaron en la garita y pidieron a los guardias civiles cuentas del ruido que producía el aparato. Lo probaron y vieron que así era, que emitía demasiado ruido, así que pidieron a los efectivos de la Benemérita que no lo utilizaran, y así siguen, aunque el generador ha sido llevado a reparar.

La morada, nunca mejor dicho, de los líderes de Podemos Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar.

Antes de la existencia de todo este material de la Guardia Civil en las inmediaciones de la casa de los dirigentes de Podemos, estos hacían guardia con la única protección de su coche patrulla, teniendo que pedir permiso para hacer sus necesidades en algún chalé próximo y sufriendo los rigores de la meteorología.

Ni caso a los agentes

Ahora, los exteriores del chalé se asemejan a una feria. Pero ni Pablo Iglesias ni Irene Montero ni nadie se ha dirigido a los guardias civiles que custodian la morada para preguntarles si necesitan algo, si quieren tomar un café o si todo marcha bien.

Es cierto que hace unos meses la familia sí emplazó a los agentes a utilizar sus aseos en caso de necesidad. Pero los guardias civiles destinados al chalé de Montero e Iglesias saben que desde el interior de la vivienda no les van a dar facilidades para nada, y es que en círculos íntimos los líderes de Podemos han comentado que nos les gusta tanta presencia policial y, sobre todo, tanto "bártulo" ante su lujosa vivienda, pues querían más discreción en lo referente a su domicilio.

COMPARTIR: