24 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Mientras en Reino Unido las críticas de la actriz a la Corona fomentan el nacionalismo, en América los políticos más progresistas salen en su defensa

Meghan Markle: Su posible salto a la política resucita los prejuicios de los americanos

Meghan Markle se ha convertido en la mujer más popular de Estados Unidos y, en el país donde todo se comercializa, podría dar el salto a la política. Por un lado, su intervención con Oprah Winfrey ha generado un repunte de nacionalismo en el Reino Unido y, por otro, ha conseguido que los sectores progresistas en Estados Unidos defiendan su discurso e incluso se rumoree con la posibilidad de que de el salto a la carrera presidencial. Algo de lo que ha hablado hasta Donald Trump.

La entrevista de Meghan Markle y el príncipe Harry con Oprah Winfrey no sólo ha revolucionado a la prensa internacional y a la Casa Real británica. También el asunto se ha convertido en un tema político. 

Por un lado, desde el Reino Unido las críticas de racismo por parte de Meghan los ha reafirmado. En plena era post-Brexit el país vive un repunte de nacionalismo en parte auspiciado por el Primer Ministro Boris Johnson. En la reacción tanto de la calle como de la prensa inglesa se atisba un punto que va más allá de la propia Meghan: El hecho de que el asunto proviene de un país ex novo como Estados Unidos, formado en parte por 13 excolonias del Reino Unido. 

El propio Arzobispo de Canterbury, una de las principales figuras de la Iglesia Anglicana, desmintió a Meghan al asegurar ésta que ella y Harry se habían casado en secreto, puntualizando lo siguiente: "Es estadounidense y puede que ella esté acostumbrada a que todo se puede comprar, pero aquí las cosas no funcionan así". 

Hillary Clinton.

Lo cierto es que Meghan siempre le ha gustado tomar posiciones sobre asuntos que generan debate en la calle. Ahora, lejos de palacio, la esposa del príncipe Harry opina sobre temas de actualidad, desde el racismo hasta la violencia policial y la lucha por los derechos de las mujeres. Desde esta posición de la que goza no es difícil imaginar el salto a la carrera en la política. 

Viviendo mal con el deber de reserva y abnegación impuesto a los miembros de la familia real británica, la joven habría regresado a su país para poder vivir su amor sin renunciar a un derecho que es el fundador de la cultura estadounidense: la libertad de expresión.

Tras la emisión de la polémica entrevista muchos cargos de la política estadounidense aparecieron para defender a Meghan Markle. "Por supuesto, muchos de nosotros vimos la entrevista anoche. Se necesita valor para hablar públicamente sobre su salud mental y contar su historia personal", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

En una intervención en vídeo para el Washington Post, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton también renovó su apoyo a la actriz. “Las mujeres no necesitan encontrar una voz. Ellas ya tienen una voz. Lo único que necesitan es sentirse empoderadas para usarla, del mismo modo que el resto de la gente lo que necesita es que les alienten a escucharla”, aseguró la que fuera Primera Dama en los años 90. 

Ya en 2019, siendo aún Meghan y Harry miembros de la Casa Real, el diario británico Daily Mail contó que la duquesa de Sussex compartió una tarde en su casa de Frogmore Cottage con Hillary. Una reunión, según la prensa inglesa, que hizo sin informar a la Reina y en la que, según los tabloides, se habría confesado con su compatriota sobre lo duro que era pertenecer a la Corona.  También se sabe que tiene una magnífica relación con Michelle Obama. 

Contra Donald Trump

Cuando Donald Trump visitó Reino Unido por primera vez, la prensa inglesa publicó con gran escándalo que ni Harry ni Meghan querían participar en los actos protocolarios con el mandatario. "Meghan olvida que ya no es americana. Es una princesa del Reino Unido y como tal debe comportarse recibiendo a un líder extranjero. No puede opinar sobre el Jefe de Estado de su país como que fuera una ciudadana más. Ya no es una americana con derecho a voto, es su Alteza Real Meghan de Sussex", escribió un periódico inglés. 

Donald Trump. 

Ahora, Meghan está fuera de la Casa Real y el Daily Mail ha publicado, citando fuentes de Washington, que el futuro de Meghan pasa por intentar ser la candidata del Partido Demócrata a la presidencia de Estados Unidos. Donald Trump ha asegurado que le encantaría que esa situación se diese. "Otro motivo más para volver a presentarme", ha asegurado. 

COMPARTIR: