20 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ex amiga de Yurena y protagonista de una pela viral con Cristina La Veneno, anuncia su intención de volver a la televisión participando en un reality

Nova: "Fui el azote de La Veneno pero ahora entiendo que se enfrentó a una vida muy dura y lo hizo con sus armas"

Nova Bastante
Nova Bastante
De Richy Bastante a Nova, es un caso único en la histórica mediática española. Todo el país asistió a su cambio de niño a mujer. Un cambio de sexo televisado y contado por capítulos. Una historia punk de niño de pueblo que se convierte,con las herramientas a mano, en la mujer que quiso ser. Un relato también con guiños al cine clásico. Con 'Nova, de niño a mujer', Nova con ayuda de su biógrafo el periodista Oscar de la Hoz repasa el pasado sin dobleces y anuncia un futuro pisando firme.

Cuentas en tu libro que el cine clásico ayudó a forjar tu forma de entender la feminidad…

Totalmente. Bette Davis, Joan Crwoford, Liz Taylor… me impactaba su belleza y el cómo resolvían sus problemas. También soy consciente de que he sido víctima durante muchos años de un concepto de feminidad exagerado. Ahora lo veo de otra forma y utilizo sólo aquello que creo que me puede beneficiar, pero sé que una mujer no es un tacón o un vestido con escote. Otra cosa es que esas herramientas ahora las use para cosas concretas. Es un ideal muy bonito de feminidad, pero muy encorsetado.

También cuentas que en un principio te considerabas gay no transexual ¿Cómo fue ese proceso?

Yo viví un proceso de negación que me he atrevido a verbalizar, aunque creo que les pasa a todos, tanto gays como transexuales. La negación por supervivencia era habitual. Yo desde los ocho años me sentía cómoda en roles femeninos pero la falta de información me llevó a pensar que era gay. Cuando supe que era transexual el miedo me hizo que lo ocultase bajo la identidad de gay. No sabía cómo hacerlo ni cómo mostrarlo. Luego acabé haciéndolo incluso delante de los medios. De cero a cien.

"A pesar de la intolerancia yo soy de las que pienso que hay que mostrarse y hacer las cosas lo mejor posible. Cuanto más difícil me lo ponen más tiro para delante."

¿En tus años más mediáticos llegaste a sentirte utilizada?

Formaba parte del pack. Yo nunca me he considerado una friki. Creo que tengo un discurso y una cultura con la que enfrentarme a las entrevistas. Cuando tienes que sobrevivir sigues el lema punk, ‘hazlo tú mismo’. No había tiempo para lamentarse ni quejarse. Había un objetivo y quería llegar a él y mostrarme como era. Richy, el niño que fui, tuvo un par. Era un niño obeso de 135 kilos y maquillado que se presentaba a toda España. Luego Nova, la que soy hoy, reparó eso. Yo sentí que empezaba a vivir a los 30 años cuando ya se me reconocía como mujer legal y socialmente. Me llevé hostias por gordo, por gay, por travesti… He tenido la ayuda de la terapia, pero en aquel momento sabía que me utilizaban, pero era parte del peaje y era inevitable y el objetivo que era ser yo misma pesaba mucho más. Siempre saco lo bueno de lo malo.

Nova con Oscar de la Hoz, autor de su biografía. 

¿Crees que los periodistas llegaron a entenderte?

Yo creo que los medios siempre valoraron mi capacidad de comunicar. El personaje tenía todos los ingredientes para hacer un circo, pero hubo profesionales que supieron ver más allá y lo valoraban. También es cierto que mucha gente seguía practicando un bullyng que yo ya conocía de otros ámbitos como el colegio. Si yo tuviera esa capacidad de supervivencia no estaría aquí presentando un libro. He de decir que guardo un recuerdo especial de Jaime Cantizano

A los medios llegaste por tu amistad con Yurena, entonces llamada Tamara, ¿Qué te atrajo de ella para llegar a considerarla un referente?

El hecho de ver como una persona pese a que no era una gran cantante acabó haciendo lo que le gusta. Sentí una empatía por ella. Por encima de los problemas posteriores ese sentimiento lo mantengo. Mucha gente se sorprende de que la siga teniendo cariño a pesar de los desencuentros tan fuertes que hemos vivido. No sé si la otra parte piensa igual, pero en lo que a mí respecta si es así.

No llegas a explicar que pasó entre vosotras para que se rompiera la relación. ¿Era para tanto?

Para mí no. Es algo entendible por eso perdono y me quedo con lo bueno. Por la otra parte no existen esas ganas de ver la historia como algo amable. Pero de eso no me puedo responsabilizar. Sé que viví situaciones fuertes para la edad que tenía, pero hoy desde luego, después de todo lo que ha pasado relativizo mucho y lo veo con distancia. Si la tuviera delante tendría un gesto positivo y de cariño. Independientemente de lo que ella piensa. De ese burro no me voy a bajar. Habría que analizar por qué a nivel comercial y personal a ella le interesa solo ver una parte de la historia. A lo mejor ella no tiene la capacidad de evolucionar. Yo podía escribir todo lo que viví con ella, pero desde hace años me negué a entrar en ese trapo para evolucionar como personaje. No me apetece hacer daño a nadie.

"Me gustaría participar en un reality y que el público viese la mujer que soy hoy en día, fruto del camino recorrido que se muestra en el libro"

Otro personaje inevitable en tu vida es Cristina La Veneno.  Con ella sí hubo reconciliación. ¿Cómo valoras todo esto?

Yo llegué a ser un azote para ella. No conocía su historia, solo había visto unos vídeos de ella con críticas muy duras a Bibiana Fernández. Nuestro enfrentamiento ahora es épico y se recuerda a través de YouTube. Pocos meses después me la encontré y ella me dijo: “Ven pa’ca maricón que esos son cosas de las teles”. Me fascinó ver cómo ella diferenciaba la Cristina de la realidad, de La Veneno del show.  Ahora entiendo que Cristina se enfrentó una vida muy dura y lo hizo con sus armas. Las transexuales de su generación que aún siguen con nosotros tendrían que estar más cuidadas. Han recorrido el camino solas y vivieron un mundo sin ningún tipo de referente y de ayuda.

Portada del libro 'Nova, de niño a mujer'. 

Para mucha gente la transexualidad no deja de ser una versión extrema de la homosexualidad…

Desde luego y  eso pasa porque falta formación. Todavía hay mucha transfobia. Hace poco estuve haciendo el Camino de Santiago y me encontré con situaciones como que no me sellaban en algunas iglesias por ser trans. La tolerancia no puede pasar por “pues me marcho de mi pueblo”. No., Yo soy de las que pienso que hay que mostrarse y hacer las cosas lo mejor posible. Cuanto más difícil me lo ponen más tiro para delante. Soy de las que pienso que siempre hay que buscar vías por las que filtrarse, como el agua. Me crezco ante los obstáculos.

¿Decidiste retirarte de la televisión tras los duros enfrentamientos con Amor Romeira?

Esa fue la gota que colmó el vaso. Yo había llegado a un momento en el que después de construirme como yo me quería decidí no aguantar más polémicas. Sólo veía lo negativo de mi paso por la tele. Me encerré en mi casa. No me interesaba nada. Decidí buscarme la vida lejos del mundo mediático y lo conseguí. Durante años viví de mi negocio de manicura.

¿Este libro es tu vuelta al mundo del espectáculo?

Sí. Me encantaría entrar en un reality y que el público viese la mujer que soy hoy en día, fruto del camino recorrido que se muestra en el libro. Este trabajo es un manual de supervivencia, pero también es un compendio de lo vivido hasta hoy. Del camino seguido y que llega a la mujer que soy hoy. Me veo en GHVIP pero también en Supervivientes. Me gustan los retos y este último lo sería.

COMPARTIR: