25 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La joven de 30 años, que ha sido imagen de Inditex se casó el 1 de junio de 2019 con Casimir Zu Sayn-Wittgenstein, segundo marido de la ex del Emérito

Alana Bunte, la rival de Corinna Larsen: La modelo estadounidense que le quitó el título de princesa Zu Sayn-Wittgenstein

Alana Bunte.
Alana Bunte. / Instagram.
Corinna va y viene de la actualidad. Ahora, la comisionista alemana ha concedido una entrevista a un periódico español. La que fuera íntima amiga del Rey Juan Carlos sigue siendo presentada por muchos en España como Princesa. Un preciado título que ella ha perdido después de negarse a volver a ser simplemente Corinna Larsen. Sin embargo, el matrimonio de su ex Casimir, padre de su hijo Alexander, con Alana Bunte, ha convertido a esta modelo americana en la nueva Princesa Zu Sayn-Wittgenstein.

El 1 de junio de 2019 Corinna Zu Sayn-Wittgenstein volvió a ser simplemente Larsen. Aunque llevaba divorciada del Príncipe alemán Casimir desde 2005, durante catorce años siguió usando su apellido y el título de Princesa con tratamiento de Alteza Serenísima. Algo a lo que la comisionista nunca quiso renunciar sabedora de que un título principesco vestía mucho en la jet set internacional donde consiguió introducirse desde joven. Un presunto título que le permitía el mismo tratamiento que, por ejemplo, Alberto de Mónaco, que en su día le dio su confianza y hoy la ha perdido.

Precisamente ese primer día de junio de hace un año, Mónaco, volvía a ser el centro de atención de la prensa internacional por una boda real. Carlota Casiraghi, hija de Carolina de Mónaco y sobrina del soberano monegasco, con Dimitri Rassam. Mientras tanto un monasterio a orillas del Rhin en el estado alemán Renania-Palatinado, una exmodelo estadounidense se convertía oficialmente en la nueva Princesa consorte Zu Sayn-Wittgenstein.

Boda de Alana Bunte y Casimir/ Instagram.

Alana Bunte de 29 años se unió al Johan Casimir ante la presencia de toda la familia de su marido, incluido Alexander, el hijo que, en 2002, Casimir tuvo con Corinna. Por si faltara algún detalle, el traje de novia de Bunte era de un diseñador español: Jorge Acuña. Un vestido con cuello a la caja, manga larga y cuerpo entallado, rematado con un velo de chantilly y una tiara de diamantes. La elección de una creación de un español fue vista por muchos como un guiño de la pareja a España y su monarquía en plena batalla entre Corinna y Juan Carlos I. Lo cierto, es que Alana Bunte es muy seguidora de la moda española, incluidos los looks de la actriz Paula Echevarría.

La exmodelo Alana Bunte nació en California en 1990. Su padre es estadounidense y su madre colombiana. Aunque estudió arte y diseño en Londres, en concreto en Saint Martins, Bunte pronto comenzó a trabajar como modelo. Aunque no llegó a ser una de las más cotizadas vivió momentos en los que fue muy reclamada por marcas y revistas del sector. Bunte contaba con un rostro con facciones duras lo que le daba cierta ambigüedad que remataba como el famoso corte pelo garçon y que le daba singular atractivo.

Corinna y Casimir, en sus años de matrimonio. 

Revista como LOVE, i-D, Muse o Interviw le convirtieron en chica de portada. Entre 2013 y 2015 consiguió el sueño de toda top-model: ocupar las tres portadas más importantes del sector fashionista, Vogue, Ella y Harper’s Bazaar. En esos años desfiló para marcas como Louis Vuitton, Carolina Herrera o Inditex.

En sus años de pasarela vivió un romance con un nombre importante de la aristocracia inglesa, Frederick Hervey, Marqués de Bristol. Se conocieron estudiando en Saint Martins pero, a pesar de que la unión de una modelo y un noble suele ser noticia asegurada en la prensa inglesa, consiguieron mantener su historia fuera de los objetivos de las revistas del corazón.

Pelea por un título

La pareja comenzó su relación hace un lustro y fue en 2017 cuando anunciaron su boda tras instalarse en Uruguay donde el exmarido de Corinna dirige explotaciones agrícolas. Desde ese momento, Alana se convirtió en la acompañante oficial de Casimir a todo tipo de eventos de la realeza como la boda de Jean-Christophe Napoleón y la condesa Olympia de Austria en París. En esos momentos se desató una guerra entre Corinna y su exfamilia política por la obsesión de la alemana por presentarse ante los medios de comunicación como Princesa Zu Sayn-Wittgenstein. Una guerra, que, junto a su affaire financiero con Juan Carlos I, le ha cerrado para siempre el círculo de los royals.

“De acuerdo con la ley alemana y el código familiar de la casa principesca de Sayn-Wittgenstein-Sayn, desde el divorcio de nuestro hijo, el príncipe Casimir, el 5 de octubre de 2005, la señora Corinna Larsen Adkins ya no tiene derecho a utilizar el título de princesa o el tratamiento de Su Alteza Serenísima (S.A.S.)”, escribió en un comunicado Alexander Zu Sayn-Wittgenstein, el que fuera suegro de Corinna Larsen.

Casimir y Alana. 

Lo cierto es que en Alemania no existe la nobleza como tal desde que se pusiera fin al reinado del Káiser Guillermo II en 1918. Con lo cual, todo quedaba en un debate puramente social. Sin embargo, la tradición dice que el título de consorte no se puede usar cuando te has divorciado y menos aun cuando alguien, en este caso Alana Bunte, se ha casado con el titular de esa dignidad nobiliaria. Desde 2019, Corinna es simplemente Larsen. Por su parte, el nuevo matrimonio Zu Sayn-Wittgenstein siguen con su vida social y, en abril de 2020, en plena pandemia del coronavirus han tenido a su primer hijo:  Johann Friedrich.

Casimir nació en 1976, como el tercer hijo del matrimonio entre el Príncipe Alexander Zu Sayn-Wittgenstein-Sayn y la condesa Gabriella von Schönborn-Wiesentheid. Estudió administración de empresas y ha trabajado en EIM Group junto a Arki Busson, exmarido de Elle MacPherson. En esos años en los que vivía en Londres, se casó a los 24 años por lo civil con Corinna Larsen. Era octubre del año 2000 y ella era 12 años mayor. Esta unión matrimonial nunca gozó del favor de los padres de Casimir que no veían con buenos ojos a la alemana. Juntos tuvieron en 2002 a Alexander. Dos años después Corinna conoció en la finca La Garganta a Juan Carlos I. En esos años Corinna trabajaba mano a mano con su primer marido Philip J. Adkins. El matrimonio Zu Sayn-Wittgenstein estaba sentenciado y en 2005 se separaron. Mientras su ex se instalaba en Madrid cerca del Rey español, Casimir inició un romance con la estrella de realities estadounidense Tinsley Mortimer. Luego se uniría a su hoy esposa Alana Bunte. La nueva Princesa Zu Sayn-Wittgenstein.

COMPARTIR: