15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Diputación de la Grandeza de España considera un "fraude inadmisible" el título nobiliario que dice poseer

La rocambolesca vida de Antonio Pleguezuelos, el falso príncipe de Marbella que se codea con la alta sociedad de la Costa del Sol

Antonio Pleguezuelos, el
Antonio Pleguezuelos, el "príncipe" de Marbella / Instagram
El "príncipe" de Marbella quiere recuperar el glamour que un día fue protagonista Marbella. Ha creado un reinado ficticio, donde a los miembros de su Orden les concede el honor de "Lady" o "Sir" y entre los que destacan personajes como Natasha Romanov, la famosa que asegura ser descendiente de la última dinastía de Zares de Rusia.

Rico, excéntrico y habitual en los actos más glamurosos de la alta sociedad marbellí. Así es Antonio Pleguezuelos, o como él se hace llamar el “Príncipe de Marbella”, el hombre que ha copado la atención mediática y social en la Costa del Sol. La Diputación de la Grandeza de España considera un “fraude inadmisible” su polémico título nobiliario del que presume activamente y que ha colado hasta en el Boletín Oficial del Estado.

Antonio Pleguezuelos Velasco hace uso de un título falso que le ha hecho estar en boca de todos, sobre todo durante este verano. Así lo consideró en su momento la Diputación de la Grandeza de España y Títulos del Reino, que, al salir a la luz el caso de este peculiar personaje, afirmó en un comunicado que lo que Pleguezuelos estaba haciendo “constituye un fraude de ley inadmisible”.

Este organismo, que representa a la nobleza titulada desde hace 200 años, denunció que la práctica que lleva a cabo Antonio Pleguezuelos supone una infracción, concretamente falsedad documental, que puede constituir un delito penal.

antonio_pleguezuelos_BOE

El documento del BOE que muestra en sus redes para justificar su título nobiliario

Sin embargo, para demostrar que el título nobiliario existe de verdad, Pleguezuelos posee dos documentos con los que considera acreditada su condición social, y de los que presume tanto en su página web como en su página de Facebook. De los dos documentos uno es un edicto firmado por el notario Juan Luis Gómez Olivares y publicado en el BOE del 30 de diciembre de 2016 corroborando la rocambolesca historia de esta manera: “Hago saber que don Antonio Pleguezuelos Velasco ostenta el título principesco de Príncipe de Marbella como una dignidad principesca del Reino de España, con carácter vitalicio, y ha cumplido con la obligación fiscal referente a este título principesco”.

La contestación de la Diputación de la Grandeza no se hizo esperar y el organismo explicó que este no es el procedimiento legal para usar un título, alegando que los notarios no tienen atribuida competencia alguna en materia de títulos nobiliarios, “habiendo aquel invadido competencias reservadas constitucionalmente a Su Majestad el Rey”, afirmación establecida en la Constitución. Además, esta institución consideró “sorprendente” que se hubiera publicado esa “ilegalidad” en el BOE y “se haya admitido en la oficina tributaria el pago de los derechos fiscales de un título ilegal”.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 

At Marbella Event Academy in Marbella

Una publicación compartida de Prince Antonio De Pleguezuelos (@prince_marbella) el

El decano de la Diputación de la Grandeza de España y Títulos del Reino, Enrique Fernández-Miranda, comunicó la situación de manera oficial al presidente del Consejo General del Notariado de España. Ahora, según ha publicado ABC, este órgano, que representa a los 2.800 notarios que hay en España, ha enviado una circular a los 17 colegios notariales alertando sobre “la creciente ola de falsificaciones que viene padeciendo nuestro país respecto de los títulos nobiliarios”. Pero, a pesar de ello, este falso “Príncipe de Marbella” sigue haciendo uso de su título sin que por ello se hayan producido consecuencias.

Ante las acusaciones de la Diputación de la Grandeza, Antonio Pleguezuelos reaccionó en sus redes sociales con frases como “el silencio del envidioso está lleno de ruidos” o “no se puede ser envidioso y feliz al mismo tiempo”. Incluso, en unas declaraciones en televisión, insinuó que la polémica creada en torno a su figura fue una maniobra para desviar la atención del caso de las grabaciones de Corinna, enmarcadas en la “Operación Tándem”. 

Un reinado ficticio para recuperar el glamour de Marbella

Pleguezuelos llegó a Marbella con cinco años y conoció la época más glamourosa de la ciudad. Con esa idea en su memoria de la ciudad de la Costa del Sol, este falso príncipe pretende recuperar el espíritu de aquellos ahora lejanos años. Tanto es así, que ha querido levantar un ficticio reinado, nombrando a embajadores de su principado y queriendo incluso fabricar una moneda propia.

Este personaje tiene la convicción de que todo lo que hace tiene un fin filantrópico para la ciudad de Marbella, a la que quiere devolver el glamour que un día tuvo. Por ello, el “príncipe” marbellí se presenta de esta manera en las fiestas y los actos de lo más elitista y glamurosos de Marbella a los que acude, donde cuenta con una corte formada por personalidades como “lady” Pilar Martínez, presidenta del grupo Mujeres Poderosas de Marbella y  Natasha Romanov, la mujer que apareció en el “reallity” Mujeres Ricas y que asegura ser descendiente de la última dinastía de zares de Rusia.

antonio_pleguezuelos_pAgina_web

La página web de Antonio Pleguezuelo, donde asegura que la "Orden de Caballería" nació de su amistad con la antigua emperatriz de Persia

A todos los miembros de esta Orden que ha creado, Pleguezuelos los ha convertido en “Sir” o en “Lady” e incluso ha decidido incorporar a este grupo selecto a figuras importantes de la realeza, tal y como aparece en su página web. Además, Pleguezuelos tiene un apartado para grandes personajes de la historia a los que les ha premiado a título póstumo y entre los que destacan personalidades difuntas como Diana de Gales, el Emperador Carlomagno, e incluso el Cid Capeador.

COMPARTIR: