20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Nacida en Suiza y tras un matrimonio y dos hijos con Carlos Falcó, vivió una larga historia de amor con el expresidente del Real Madrid Ramón Mendoza

Jeannine Girod, la discreta primera esposa del Marqués de Griñón y apoyo de Xandra Falcó

Jeannine Girod.
Jeannine Girod.
Si hay un nombre con todas las papeletas para ocupar las portadas del corazón pero que más ha huido de la fama ésa es, sin duda, el de Jeannine Girod. Casada con el Marqués de Griñón durante siete años y madre de sus dos hijos mayores, Xandra y Manuel. Precisamente, se ha convertido en el gran apoyo de Xandra tras perder a su marido Jaime Carvajal sólo cinco meses después de la muerte de su padre. Jeannine nacida en Suiza vivió una larga historia con el presidente del Real Madrid Ramón Mendoza.

El 2020 no está siendo un buen momento para la familia Falcó. La muerte por coronavirus de Carlos Falcó, el Marqués de Griñón, dejó muy tocados a sus hijos y al resto de la saga. Además, tras la desaparición de éste, sus cinco hijos, nacidos de tres matrimonios diferentes se enfrentaron a una polvareda mediática con la viuda del aristócrata, Esther Doña, con la que realmente nunca habían tenido una buena relación.

A todo esto, se sumó la desaparición hace unos días de Jaime Carvajal a los 56 años, marido Xandra Falcó, la segunda hija que tuvo el Marqués de Griñón con su primera mujer Jeannine Girod y su gran apoyo en el mundo de los negocios. Jaime Carvajal Hoyos, era hijo de Jaime Carvajal y Urquijo (marqués de Isasi) y María Isabel de Hoyos y Martínez de Irujo (duquesa de Almodóvar del Río), y falleció a causa de un repentino paro cardiaco. La pareja acababa de regresar a la capital española tras unas vacaciones junto a sus hijas en la Cartuja de Valldemossa. Carvajal llevaba casado con Xandra desde 1998, con la que tuvo tres niñas; Camila, Blanca e Isabella.

En el funeral de Jaime Carvajal, reapareció ante los medios una mujer que, a pesar de haber sido coprotagonista de los grandes culebrones rosas, siempre ha conseguido mantener un aura de discreción: Jeannine Girod. Esta enérgica mujer se ha convertido el mayor apoyo de su hija Xandra para superar dos pérdidas dolorosas como la de su padre y su marido en el intervalo de cinco meses.  ¿Pero quién es realmente esta mujer eternamente vinculada a la alta sociedad española e internacional?

Carlos Falcó y Jeannine Girod en la boda de uno de sus hijos. 

Pilar Juana Girod del Avellanal, a la que todo el mundo conoce como como Jeannine, nació en Ginebra (Suiza) en 1943. Su familia pertenecía a la jet set europea y había acumulado una importante fortuna procedente del negocio de relojes y joyas, que tenían tanto en Madrid como en Barcelona. Su hermana Marta Girod se casó con el empresario Rodolfo Bay Wright, más conocido como Rudy Bay y fundador de la compañía aérea Spantax. Esta pareja formó parte de la conocida como ‘Corte de Mallorca’ de Juan Carlos I, a la que años más tarde ser uniría la propia Jennine junto a Ramón Mendoza. Este grupo fue el que se encargó de proteger a Marta Gayà, el gran amor del Rey Emérito.

La primera mujer del Marqués de Griñón

Pero el salto de Jennine al mundo de la nobleza se produjo muchos años antes cuando conoció a Carlos Falcó, seis años mayor que ella, con el que se casó tras un corto noviazgo el 6 de diciembre de 1963. El regalo del padre de Pilar Juana al Marqués de Griñón por la boda fue un espectacular deportivo Maserati.

El matrimonio se trasladó a vivir a California (Estados Unidos), justo cuando estaba dando sus primeros coletazos el movimiento hippy, para que Carlos Falcó ampliara sus estudios en Economía Agraria. Allí nació, en 1964, el primer hijo de la pareja, Manuel. El primogénito de Carlos Griñón es hoy un destacado banquero de la City londinense. Alérgico a la prensa del corazón tuvo cierta notoriedad en los años noventa su relación con Blanca Suelves, hoy Duquesa consorte de Albuquerque tras su matrimonio con Juan Miguel Osorio y Beltrán de Lis. Blanca es hermana de María Suelves, la que fue esposa de Francisco Francis Franco Martínez-Bordiú, el nieto del dictador. La relación entre Blanca y Manuel duró tres años. En 1999 Falcó se casó con Amparo Corsini, prima de Belén Corsini, que está a punto de contraer matrimonio con Carlos Fitz-James Stuart y Solís, hijo del Duque de Alba.

Tras su vuelta a España, el Marqués de Griñón comenzó a dirigir las explotaciones agracias de la familia en Toledo y Extremadura. El 1967 nacería su segunda hija Alejandra, conocida como Xandra, y actual Marquesa de Mirabel, dedicada al negocio de los vinos de su padre y que llegó a ostentar la dirección general de la empresa familiar. Sólo tres años después de nacer la niña el matrimonio se separaría definitivamente. Jeannine abandonó al Marques por otro hombre, obteniendo más tarde la nulidad eclesiástica. El Marqués consiguió la custodia de sus dos hijos.

Ramón Mendoza  y Jeannine Girod. 

Tras su ruptura, Jeannine se unió sentimentalmente al coronel de Infantería José Enrique Varela Ampuero, Marqués de Varela de San Fernando, que falleció el 9 de mayo de 2013 a causa de un cáncer a la edad de 69 años. Era hijo de José Enrique Valera, general africanista fue Ministro del Ejército entre 1939 y 1942, durante los primeros años de la dictadura franquista. Por tanto, también era hermano de Casilda Varela, que fue la esposa del guitarrista Paco de Lucía. La pareja se casó, con la oposición de la familia de ella en Ámsterdam en 1977 y tuvieron tres hijos Casilda (1978), Lucía (1979) y Curro (1983).

Su historia con Ramón Mendoza

La relación apenas duró unos meses, pero a la vida sentimental de Jennine siguió y comenzó una historia de amor de con Ramón Mendoza. El empresario que fue durante años encargado del Hipódromo de la Zarzuela y presidente del Real Madrid.  La relación se prolongó durante casi dos décadas hasta que el presiente merengue se enamoró de Naty Abacal, la exmodelo musa de Valentino que en aquellos años aúno estaba casada con Rafal Medina, Duque de Feria.

La relación entre Naty y Mendonza colocó a Jeannine ante el foco de la prensa del corazón, algo que había conseguido sortear cuando su exmarido inició una relación con la mediática Isabel Preysler. La volcánica relación de Abascal y Mendoza duró dos años en un ir y venir, con acusaciones de la modelo al empresario de haber roto promesas de matrimonio. En esa idas y venidas Jeannine re reencontraba puntualmente con el empresario mientras veía cómo el asunto se convertía en tema de en las columnas de los principales comentaristas sociales como Jesús Mariñas o María Eugenia Yagüe.

La historia de Ramón y Jeannine aún coleó unos años más en los 90 y la ex del Marqués de Griñón volvió a su tan preciado anonimato que no ha roto ni siquiera cuando la polémica entre Esther Doña y los hijos de Carlos Falcó saltó a los medios de comunicación.

COMPARTIR: