20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Aunque el padre de la novia, el príncipe Andrés, soñaba con una boda de prestigio la prensa británica los ha ninguneado

Así fue la boda de Eugenia de York: un enlace lejos del brillo de la corte británica, bajo la sombra decadente de Sarah Ferguson

Eugenia de York en su boda con Jack Brooksbank
Eugenia de York en su boda con Jack Brooksbank
El castillo de Windsor ha sido el escenario de la boda de Eugenia de York con el empresario Jack Brooksbank. Un enlace de perfil bajo con más famosos que aristócratas donde se ha remachado la poca importancia de los York en la monarquía inglesa

La ceremonia tuvo lugar en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, un escenario escogido en varias ocasiones por distintos miembros de la Familia Real para contraer matrimonio como el príncipe Eduardo y Sophie Rhys-Jones, el príncipe CarlosCamila o el príncipe Harry y Meghan Markle este mismo año. Y el lugar fue lo más regio de una boda donde la pompa habitual en este tipo de enlaces brilló por su ausencia. Fue un empeño personal del Príncipe Andrés, padre de la novia el darle una importancia institucional al evento. Sin embargo, hace años que tanto él como su ex mujer, Sarah Ferguson, se han convertido en el escalafón más bajo de los royals británicos. El intento del duque de York de que esta sombra de desprestigio no alcanzase a la boda de su hija le ha  generado nuevas críticas e incluso fue durante días tendencia en las redes sociales el mensaje Paga York que instaba al hijo de Isabel II a financiar él solo el evento.

Isabel II, en la boda de su nieta

Aunque acudió la soberana británica junto a su marido Felipe de Edimburgo para presidir la boda de su nieta, la aristocracia británica ha dado la espalda al evento. Pero a falta de títulos buenas son las celebrities y de éstas hubo las suficientes para dar interés a un evento de perfil bajo. Entre los 850 invitados destacaron nombres como Naomi Campbell, Kate Moss, Cara Delevingne y Robbie Williams.

En el plano familiar, a parte de la ya citada monarca y su consorte, acudieron los tíos de la novia, Eduardo y Carlos. En el caso del heredero acudió sin su mujer, Camilla Parker Bowls. En la mente de todos están las malas relaciones entre la duquesa de Cournalles y la madre de la novia, Sarah Ferguson. La ex duquesa de York parece no haber olvidado los duros momentos vividos por su amiga la añorada Diana de Gales. El pueblo británico parece haber aceptado finalmente a Camilla. Sin embargo, las palabras de Ferguson sobre la que algún día será la consorte del rey inglés nunca han sido positivas. Para Sarah el tiempo no ha pasado. 

Sarah Ferguson y su otra hija, Beatriz

Los primos de la contrayente acudieron con sus respectivas mujeres. Enrique con Meghan Markle y Guillermo con Kathe Midlton, que según la prensa inglesa fue la mejor vestida.

No llevó la "tiara York"

El vestido de la novia lleva la firma de Peter Pilotto y Christopher De Vos, aunque se había especulado con el nombre de Vivianne Westwood, la mítica creadora de la estética punk. El modelo combina un corsé brocado con escote que se dobla alrededor de los hombros, espalda al aire y voluminosa falda. En la tela hay distintos símbolos, como el cardo símbolo de Escocia, ya que a los novios les encanta pasar tiempo en Balmoral, el trébol de Irlanda y la rosa que representa la casa de York, título que ostenta su padre.

Respecto a las joyas hay que destacar que Eugenia ha optado por una tiara cedida por su abuela Isabel II, conocida como la Greville Emerald Kokoshnik. Para muchos ha sido una sorpresa que no haya optado por la “tiara York”, regalada por la Reina a Sarah Ferguson cuando se casó en 1986 con su hijo Andrés. Según medios británicos la novia optó por no llevar este complemento como una manera más de que la sombre de la decadencia de sus padres no la alcance. A pesar de todo, el bajo perfil de su enlace prueba que los York han pasado definitivamente a la segunda división de la monarquía inglesa.

 

 

COMPARTIR: