17 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La tenista y el empresario tenían que verse las caras este jueves en los tribunales americanos tras romper un acuerdo previo del pasado septiembre

Se suspende la vista en Miami entre Arantxa Sánchez Vicario y Santacana por la custodia de sus hijos

Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana.
Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana.
Este jueves la tenista y su marido se tenían que ver las caras en la Corte de Miami para dirimir los flecos económicos para la manutención de sus hijos. Sin embargo, se ha suspendido la vista por enfermedad de la jueza que lleva el caso. Por ahora no se ha elegido una nueva fecha para celebrar dicha vista.

La vista que se tenía que celebrar este jueves en Miami entre Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana se ha suspendido. Según ha podido saber Elcierredigital.com el motivo es por enfermedad de la jueza que lleva el caso. Por ahora, no se ha elegido una nueva fecha para celebrar dicha vista. 

La tenista y el empresario tenían que encontrarse, tres días después de dirimir su divorcio en un juzgado de Barcelona, para ponerse de acuerdo con respecto a la manutención de sus dos hijos. 

Arantxa y Josep llegaron en Estados Unidos a un acuerdo en septiembre de 2018, obligados por la Corte de Miami, por el bienestar de los niños. En el acuerdo, que Arantxa no firmó pero que está cumpliendo de facto, se establece una igualdad en el reparto del tiempo que los progenitores dedican a los hijos. El cumplimento de este pacto es controlado por un coordinador parental, figura muy común en Estados Unidos cuando se producen separaciones con hijos muy pequeños de por medio. En España comienza a ser común que se recurra a estos coordinadores parentales pero su uso no está tan extendido como en el país norteamericano.

Arantxa y Josep estaban condenados a entenderse en este aspecto por el bien de los niños y así lo han hecho, e incluso les ha ayudado a acercar posturas. Elcierredigital.com ha podido saber que la relación entre ellos es buena y que incluso el pasado sábado celebraron juntos el 11 cumpleaños de su hija mayor, Arantxa.

Un divorcio visto para sentencia

El pasado lunes en el Juzgado nº 2 de Esplugues de Llobregat (Barcelona) el divorcio de la tenista y el empresario quedó visto para sentencia. Solo apareció Santacana aunque no fue interrogado. El empresario acudió para revalidar su postura y "dar la cara ante los medios informativos". Quería que su presencia sirviera para defender que el juzgado catalán era el competente para dirimir su divorcio con la tenista, a pesar de que en un principio él hubiera presentado la demanda de separación en los Estados Unidos para luego retirarla, algo perfectamente ajustado a Derecho.

Josep Santacana a su llegada a los Juzgados de Esplugues de Llobregat (Barcelona). 

La defensa de Santacana, dirigida por Isabel Winkels, se muestra, según ha podido saber Elcierredigital.com¸ "contenta” con el resultado de la vista y cree que se atenderán sus peticiones a la hora dictar sentencia. Dentro de dos o tres semanas se sabrá la decisión que toma la Justicia en el divorcio de Sánchez Vicario y Santacana. Tanto la defensa de Santacana como el abogado de Arantxa, Ramón Tamborero, coinciden en que ha sido un juicio “muy técnico” y, por lo tanto, "sencillo".

En España, y en particular en Cataluña, se respetan las capitulaciones matrimoniales ante notario. La tenista y su marido firmaron una separación de bienes que si, como todo apunta, se reconoce en la sentencia por parte del Juzgado de Esplugues, libraría a Santacana de tener que hacer frente a los 7,9 millones de euros que el Banco de Luxemburgo le exige a la tenista.

La sentencia perjudicaría a la tenista que quería que su divorcio se tramitase en Estados Unidos donde los acuerdos y capitulaciones matrimoniales firmadas ante notario no tienen la validad que tradicionalmente se les otorga en el derecho español, especialmente en Cataluña, donde los matrimonios en separación de bienes se realizan de manera casi generalizada.

COMPARTIR: