14 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La familia del General tendrá la opción de pronunciarse sobre el destino final que será casi con toda seguridad la Almudena

Los Franco satisfechos con la resolución del Supremo de que este Tribunal sea el último en decidir si el dictador saldrá del Valle de los Caídos

El Valle de los Caídos, donde está la tumba de Franco.
El Valle de los Caídos, donde está la tumba de Franco.
El Tribunal Supremo ha rechazado la petición de los descendientes de Franco de parar el proceso de exhumación de los restos del dictador del Valle de los Caídos, que pretende llevar a cabo del Gobierno de Pedro Sánchez, en que ha afirmado a su circulo que prefiere "no dar fechas" sobre la salida del cuerpo del dictador que, todo apunta, sería enterrado junto a su hija y su yerno en la Catedral de la Almudena, en las tumbas propiedad de la familia.

El Tribunal Supremo ha rechazado la paralización del traslado de los restos de Francisco Franco. La Sala de lo Contencioso Administrativo, en concreto la Sección Cuarta, desatiende la petición de los nietos del dictador, que reclamaban como medida cautelar una interrupción de los efectos del Real Decreto del Gobierno de Pedro Sánchez hasta que los magistrados resolvieran el fondo de su recurso.

Sin embargo, el Gobierno no podrá ejecutar un futuro acuerdo que ordene expresamente la exhumación de Francisco Franco sin dar la oportunidad a la familia de impugnar este acuerdo concreto, que aún no se ha adoptado por el ejecutivo, de nuevo ante el Tribunal Supremo.

A juicio de la Sala, el acuerdo del Gobierno recurrido no justifica por sí mismo la exhumación de los restos de Franco ni produce una situación irreversible que haga perder la finalidad del recurso. Aún queda pendiente, en todo caso, la resolución sobre el fondo de este asunto.


Tumba de Francisco Franco en el Valle de los Caídos 

La exhumación, en cuestión, según ha anunciado el alto tribunal en una nota, solamente podrá producirse en virtud del acuerdo que en su momento pueda adoptar motivadamente el Consejo de Ministros y ese acuerdo, susceptible desde luego de ser objeto de recurso ante esta Sala, "no podrá ser ejecutado sin que previamente los recurrentes hayan podido refrendarlo y recabar la tutela judicial efectiva". 

Sigue así el culebrón de la exhumación de los restos del dictador. Fuentes cercanas al presidente Pedro Sánchez han asegurado a Elcierredigital.com que el presidente "ya no quiere dar fechas" ante el temor de seguir teniendo que dilatar el proceso como ha venido sucediéndose desde que el Ejecutivo anunciase el pasado mes de agosto la intención de sacar a Franco del Valle de los Caídos. 

Sin embargo, la salida de los restos del que fuera Jefe del Estado durante casi cuarenta años de la cripta de Cuelgamuros podría enfrentar al Gobierno con un nuevo problema: que el cadáver sea inhumado en la Catedral de la Almudena, en pleno centro de la capital y al lado del Palacio de Oriente, antigua residencia Real donde el dictador congregaba a las masas durante la dictadura para soltar sus arengas. 

El cardenal Pietro Parolin con Carmen Calvo

Tal y como publicó en su día Elcierredigital.com, el Gobierno intentó presionar a la Iglesia Católica durante la negociación de los acuerdos con el Vaticano para que estos a su vez intentaran convencer a la familia del Caudillo para que no enterraran a los restos de su abuelo en el panteón familiar de El Pardo, alejado del centro urbano y donde reposan los restos de Carmen Polo Valdés, que fuera esposa del dictador. Sin embargo, la Iglesia recordó al ejecutivo de Sánchez que no podía hacer nada ya que las tumbas fueron adquiridas por la familia del dictador por el precio de cinco millones de pesetas y por lo tanto, son de su propiedad

La familia Franco ha decidido cerrar filas de cara al Gobierno. Tras el varapalo del Alto Tribunal todo apunta que decidirá inhumar a su abuelo en una de las cuatro tumbas familiares de la catedral de Madrid.  Dos de ellas están ocupadas por la hija y el yerno del Generalísimo, Carmen Franco Polo, Duquesa de Franco, fallecida en diciembre de 2017, y el que fuera su marido Cristóbal Martínez-Bordiú, Marqués de Villaverde. 

COMPARTIR: