28 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El segundo hijo de Naty Abascal era conocido hasta ahora por sus romances y por la guerra por la fortuna de su abuela 'Mimí' que puede serle embargada

Los Medinaceli vuelven al banquillo: Luis Medina se sienta ante el juez por el 'Caso Mascarillas'

Luis Medina.
Luis Medina. / El Marqués de Villalba declarará ante la justicia.
Hoy 25 de abril Luis Medina se sienta ante la justicia después de semanas en las que el 'Caso Mascarillas' ha copado todos los titulares, por la venta de material sanitario al Ayuntamiento de Madrid por un valor de 15 millones de euros. Según la Fiscalía Anticorrupción, esta acción tuvo un sobrecoste de hasta un 80% en algunos casos, entre mascarillas, guantes y test de detección de Covid. El aristócrata está imputado por estafa, falsedad documental, falsedad y alzamiento de bienes.

El momento de enfrentarse a la justicia ha llegado para Luis Medina. Al aristócrata se le imputan cuatro delitos: estafa, blanqueo, falsedad y alzamiento de bienes. Este último delito después de que el juez Adolfo Carretero descubriera, al ejecutar la orden de embargo preventivo, que el Marqués de Villalba sólo tenía 247'26 euros

Según ha podido saber Elcierredigital.com el titular del Juzgado de Instrucción nº 47, con fama de duro, no está precisamente "contento con la actitud de uno de los imputados", en referencia al hijo de Naty Abascal. El juez Carretero está dispuesto a embargar todos los "derechos presentes y futuros" del noble sobre cobros para así hacer frente a los 900.000 euros de fianza que le ha impuesto. 

Así, el Marqués de Villalba, Luis Medina, podría ver peligrar la parte que le corresponde del patrimonio de los Medinaceli –todavía a expensas de ser concretado en un juicio que mantiene la familia de su padre–. La Fiscalía Anticorrupción, en caso de que el comisionista no aporte la cantidad restante –la Justicia ya le ha embargado su yate valorado en 325.515 euros y los 247 que mantenía en su cuenta–, pide al juez que ordene el embargo de bienes de su propiedad hasta alcanzar esa cifra, sin especificar cuáles. 

El patrimonio de los Medinaceli

El inicio de este embrollo judicial tiene lugar en el año 2013, cuando falleció la duquesa María Victoria Fernández de Córdoba, conocida popularmente como Mimí Medinaceli. A su muerte, y en virtud de la nueva Ley de Sucesión de Títulos Nobiliarios de 2006, el ducado pasó a su nieto Marco de Hohenlohe-Lagenburg, hijo de su primogénita Ana Isabel, que había fallecido en 2012. En 2016 sucedió a Marco su hija Victoria, actual Jefa de la Casa de Medinaceli.

La Casa Medinaceli tiene varios siglos de historia, más de cuarenta títulos nobiliarios y nueve grandezas de España, palacios en casi todas las provincias, de Galicia a Soria, pasando por Madrid, Toledo y toda Andalucía, además de contar con numerosas obras de arte en su poder. Algunas de ellas son los seis grecos, La mujer barbuda de Ribera, La Piedad de Sebastiano il Piombo y San Juan Bautista niño, que es la única escultura de Miguel Ángel que poseen manos privadas.

Casa Pilatos.

La joya de la familia es la Casa Pilatos, en pleno centro de Sevilla, un palacio mudéjar que construyeron en el año 1500 el Adelantado Mayor de Andalucía, Pedro Enríquez, y su esposa, Catalina de Ribera.

Todo ello pertenece al patrimonio de la Fundación Casa de Medinaceli que fundó Ignacio Medina —Duque de Segorbe e hijo menor de Mimí Medinaceli— en 1978 siguiendo el modelo de la Fundación que había creado la Casa de Alba dos años antes. Su objetivo era preservar el patrimonio de la casa ducal.

La guerra con el Duque de Segorbe

Tras la muerte de Mimí MedinaceliIgnacio Medina —Duque de Segorbe y único de los hijos de Victoria Eugenia que sobrevivió a su madre—, reclamó todos los títulos que ostentaba la duquesa, de los que, según él, su madre le entregó en vida una treintena. Sin embargo, los tribunales no le dieron la razón y según una ley aprobada en 2006, Victoria Hohenlohe-Langenburg, su sobrina nieta, sería por derecho la duquesa de Medinaceli —con todos los títulos que ello conlleva— por ser nieta de la primogénita de su madre, su hermana Ana. Ignacio se batió entonces en una disputa contra todos los herederos de su madre tratando de que el tribunal le diese la razón.

Ignacio de Medina, Duque de Segorbe / Canal Sur.

También se enfrentaron en los tribunales al duque de Segorbe otros cuatro nietos de Mimi Medinaceli: Rafael y Luis Medina, hijos de Rafael Medina y Naty Abascal; y Victoria y Casilda Medina Conradi. El actual duque de Feria (Rafael Medina) está casado con Laura Vecino desde hace más de una década. A raíz de la muerte de su padre Rafael, se convirtió en duque y cedió el marquesado de Villalba a su hermano Luis Medina, quien solicitó a su tío Ignacio también el título de conde de San Martín de Hoyos, que finalmente fue a parar a manos de Victoria Hohenlohe-Langenburg.

Las otras nietas de la duquesa de Medinaceli presentes en el conflicto familiar Medinaceli fueron Victoria y Casilda de Medina, hijas de Luis de Medina y Fernández de Córdoba y de Mercedes Conradi Ramírez. La mayor, Victoria, tiene 35 años y es duquesa de Santisteban del Puerto. Además, entregó su título de marquesa de Solera a su hermana menor, Casilda.

Como consecuencia de la lucha por los títulos y la herencia millonaria, Ignacio expulsó —mediante una votación online que realizó él mismo— a sus sobrinos del patronato de la Fundación Casa Ducal Medinaceli. Desobedecía así a su madre, que estipuló en vida que quería que sus nietos, descendientes de sus tres hijos desaparecidos, tuvieran representación pues afirmó que tenían derecho a ello.

Sus sobrinos, en ese momento, decidieron llevar a su tío a los tribunales, confirmando así un secreto a voces en el mundo de la crónica social: la lejanía de la Casa de Medinaceli para con los hijos de Naty Abascal. El asunto venía de lejos, ya que la musa de Valentino nunca tuvo buenas relaciones con su suegra la Duquesa de Medinaceli. Cuando se divorció del Duque de Feria y éste entró en prisión, la modelo tuvo que sacar adelante a sus dos hijos sin ayuda de la Casa Ducal y decidió que se formasen en Estados Unidos para alejarlos de un escándalo judicial que ahora, en cierto sentido, se repite con su hijo. 

La caída del Duque de Feria

El padre de Luis Medina, Rafael Medina Fernández de Córdoba, conocido como el Duque de Feria, fue condenado en diversas ocasiones por drogas y problemas con menores.

En 1993 ingresó a prisión por tráfico de drogas y por raptar a una menor de cinco años. Ese mismo año se publicó en la revista Interviú un reportaje con fotografías del aristócrata y niñas menores de 12 años semidesnudas, lo que le llevó a ser acusado de delitos de abusos sexuales y corrupción de menores, por lo que tenía que pagar con 18 años de prisión.

Sin embargo, en 1995 esta pena fue rebajada por drogadicción y problemas derivados de la salud mental. Según explicaba la sentencia que recogía El País en un artículo de 1998, el duque sufría “trastornos que afectaban a su personalidad, produciéndole placer desnudar y bañar a niñas de corta edad, y fotografiar y contemplar fotografías de mujeres y de niñas desnudas o semidesnudas”. Debido a todos estos escándalos, fue suspendida su inscripción nobiliaria en el Libro de la Grandeza. En 2001, ya en régimen de tercer grado penitenciario, se quitó la vida. Algo que ya había intentado en otras ocasiones. En sus últimos años estuvo precisamente acompañado por Luis Medina quien llegó a vivir un cierto alejamiento de su madre Naty Abascal. ¿Pero quién es realmente Luis Medina?

Luis Medina, Marqués de Villalba

Luis de Medina y Abascal, hijo de Naty Abascal y Rafael de Medina y Fernández de Córdoba nacido el 31 de agosto de 1980, es conocido por las revistas del corazón como “el soltero de oro”. Dicen que es un playboy a la antigua usanza, un pijo dedicado a enamorar a modelos o misses varias, aunque quienes le conocen afirman que la realidad es muy diferente.

Al igual que su hermano Rafael, primero cursó sus estudios en Inglaterra y posteriormente en Estados Unidos. Ha estudiado marketing en el College for Internacional Studies (CIS) Publicidad en la Universidad de San Luis, un centro de educación norteamericano del Estado de Missouri, fundado por los jesuitas que, gracias a las ayudas de la consejería de Educación de la Comunidad Madrid, abrió sus aulas en la capital de España. Luego realizó en París un máster en Ciencias Empresariales. Además, es Marqués de Villalba con Grandeza de España. Fue su hermano quien le cedió el título.

Luis Medina.

En su vida laboral, primero trabajó en una agencia de comunicación llamada IMPAK y luego como relaciones del Hotel Santo Mauro, en Madrid, donde hizo amistad con el chef Pedro Olmedo. Por eso, entre sus aficiones se encuentra la cocina sin olvidar el esquí, que suele practicar habitualmente en las pistas artificiales del complejo madrileño de Xanadú.

De los dos hermanos, es el más parecido a su padre por su carácter extrovertido y alegre. En 2001 mantuvo un noviazgo con la modelo madrileña Priscila de Gustin, a la que conoció a través de su madre. También se le relacionó con Alejandra Prat, segunda de los cuatro hijos del desaparecido presentador de televisión Joaquín Prat y de Marianne Snadberg. En otoño de 2003, se hizo público que Luis mantenía una relación con Alejandra Rojas, hija de Eduardo de Rojas Ordóñez y Charo Palacios, los conocidos condes de Montarco.

Esta relación duró cuatro años y después se le vinculó brevemente con Tamara Falcó. Un noviazgo que no prosperó aunque, dicen, sí generó ilusiones a la hija de Isabel Preysler. También se le relacionó, con fines publicitarios, con Amanda Herst, heredera del icónico multimillonario William Random Herst, en quien se inspiró Orson Welles para su obra maestra Ciudadano Kane, y sobrina de la polémica Patricia Herts, que en los años 70 protagonizó uno de los casos de 'síndrome de Estocolmo' más famosos de la Historia. Más allá de estas aventuras, Luis Medina sigue siendo considerado 'el soltero de oro de la aristocracia nacional'.

COMPARTIR: