20 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En Suiza, su mejor amiga y apoyo es Zahra, hija del príncipe Aga Khan que protege y da trabajo a la herman del rey Felipe VI

La infanta Cristina espera en Suiza el permiso de Urdangarín apoyada por un psicólogo

La infanta Cristina está acudiendo a terapia psicológica para afrontar esta etapa.
La infanta Cristina está acudiendo a terapia psicológica para afrontar esta etapa.
La infanta Cristina sigue una terapia psicológia para gestionar esta etapa de su vida en la que afronta la condena en prisión de su marido. El aislamiento que vive Cristina de Borbón en Suiza aligera la presión mediática que, por ejemplo, vive en España, pero también se encuentra más lejos de la reina Sofía y de la infanta Elena, sus mayores apoyos dentro de la familia Borbón-Grecia.

La infanta Cristina parece haber sufrido más durante la última visita realizada a su marido en la prisión de Brieva, en Ávila. Fue en agosto pasado, cuando la hermana del Felipe VI acudió al centro penitenciario tras la visita a su padre, el rey emérito, en el Hospital Quirón de Pozuelo donde fue intervenido del corazón.  En ese último encuentro, Cristina de Borbón habría quedado impactada por haber encontrado a su marido más demacrado. La infanta utiliza todas las visitas que el sistema ofrece a los internos. Urdangarín también hace uso de las llamadas telefónicas de que dispone desde la cárcel para hablar con su mujer.

Cristina de Borbón acude a la prisión de Brieva (Ávila) a todas las visitas disponibles para ver a su marido. 

Recientemente se especulaba con la posibilidad de un regreso a España de la infanta  y sus hijos ante una previsible salida de Urdangarín de la cárcel. Sin embargo, el cuñado del rey Felipe VI solo tendrá un permiso de unos días en diciembre próximo y no será hasta finales de 2020 cuando podrá acceder al segundo grado. Por ello, la infanta continuará con su vida en Ginebra.  Una ciudad donde la hija del rey emérito recibe un trato privilegiado y totalmente diferente del que tendría en España. De hecho, el pasado 7 de septiembre, a su regreso, la infanta fue recibida con una invitación a una fiesta  un tanto peculiar y exclusiva, cuyo tema era la jungla y con los invitados más pudientes del cantón de Vaud.  

Zahra y su padre, el príncipe Aga Khan, los principales protectores y apoyos de Cristina de Borbón en Suiza. 

Cristina de Borbón se siente más arropada y protegida en Suiza gracias también al respaldo que le ofrece el Aga Khan desde incluso antes de llegar a tierras helvéticas. El amigo de la infancia del rey emérito brinda un amplio y continuo apoyo a la infanta quien, de hecho,  sigue trabajando en el Aga Khan Development Network, un conglomerado de fundaciones creado por el príncipe que cuenta con más de 80.000 empleados en 30 países y que ha sido bautizado como  una segunda ONU. La infanta se ocupa, entre otras cosas,  de realizar de nexo entre la Fundación La Caixa y varias agencias internacionales y organizaciones no gubernamentales. Cristina trabaja desde que llegó como directora del Área Internacional de La Caixa.

La infanta Cristina seguirá  viviendo cómodamente en Ginebra junto a sus dos hijos pequeños. 

Pero el mayor apoyo en Suiza para la infanta sería la propia hija del príncipe Aga Khan, Zahra Aga Khan, quien también trabaja en las fundaciones de su padre en la ciudad suiza, fue una de las personas que recomendó a la infanta que inscribiera a sus hijos en el École Internationale de Genève (Ecolint). Los niños de la princesa Zahra, Sara e Iliyan Boyden, coinciden en el patio del colegio con los de doña Cristina.

COMPARTIR: