24 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La jueza también procesa al catedrático Enrique Álvarez Conde a quien considera el cerebro de esta trama

Cristina Cifuentes al banquillo: se le imputa la falsificación del acta de su trabajo de fin de máster en la URJC

El caso del Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos ha acabado con la imputación de la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. Con anterioridad, también salpicó al hoy líder del PP Pablo Casado y a la que fuera ministra socialista de Sanidad Carmen Montón, que dimitió debido a una polémica relacionada con este máster. 

La jueza del caso Máster, Carmen Rodríguez-Medel, ha procesado finalmente a la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes por falsificar el acta de su trabajo de fin de máster (TFM), que llevó a cabo en el Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos.

En un auto, con fecha del miércoles 28 de noviembre, la jueza también procesa al catedrático Enrique Álvarez Conde, al que se considera el cerebro de esta trama. Además ha hecho lo mismo con Cecilia Rosado, la profesora que firmó el acta, y con MaríaTeresa Feito, exasesora del Gobierno de la Comunidad de Madrid, que acudió a la Universidad Rey Juan Carlos cuando saltó a la luz pública el escándalo para presionar supuestamente a los profesores.

Cristina Cifuentes tratando de defenderse.

La jueza cree que Feito actuó "indiciariamente siguiendo instrucciones" de Cifuentes, "con la finalidad de ocultar los hechos descritos y para evitar perjuicios a la propia expresidenta regional". Según Carmen Rodríguez-Medel, Feito "instó" a Álvarez Conde a que creara los documentos necesarios" para justificar que Cifuentes "había cursado el máster con normalidad y superando todos los trámites necesarios para disfrutar del título, incluida la defensa del trabajo de fin de máster". 

Este auto ha causado sorpresa en el entorno de Cifuentes, ya que la juez archivó la principal línea de investigación de la causa tras la decisión del Tribunal Supremo de no imputar al líder del PP, Pablo Casado, por no existir indicios suficientes.

La vida política de Cifuentes ya no existe, aunque tiene aun el carné de las filas populares. El pasado mes de abril dimitió tras más un periodo en el cargo después de surgir la polémica de la falsificación de su máster y al haberse difundido un vídeo en la que se la veía robando cremas en un supermercado.

Ahora, la expresidenta vive alejada de los focos y prefiere centrarse en los eventos culturales, en especial, las artes escénicas. Un mundo en el que se siente mucho más cómoda que en el de la política. Cuenta entre sus nuevas amistades con muchas personas del mundo de la interpretación. También ha pedido una excedencia de dos años en su trabajo como funcionaria de la Universidad Complutense  para fichar por una empresa organizadora de eventos en París, donde además vive su hija Cristina, su ojito derecho.  

COMPARTIR: