20 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El pasado artístico del ex comisario que participó en varios filmes a las órdenes de Saénz de Heredia y en el último junto a Chiquito de la Calzada

Producciones Villarejo: cuando se vestía de Frankenstein, asustaba a Martes y 13 y mendigaba limosna a Andrés Pajares

El ex comisario José Manuel Villarejo es sin duda uno de los nombres que marcan la actualidad del día a día. Sus filtraciones tienen en jaque desde hace años al Estado y cada vez que llegan a los medios provocan revuelos en las esferas del poder. Al margen del espionaje, Villarejo tiene un pasado artístico. Ha sido siempre un gran aficionado al cine y ha llegado a tener una breve carrera en el mismo.

Grabaciones, vídeos, conversaciones cuidadosamente montadas o documentos supuestamente secretos son la especialidad del ex comisario. No es sorprendente su facilidad para los productos audiovisuales ya que una de las aficiones de Villarejo es el cine. De hecho, una de sus profesiones frustradas es la de actor. Sin embargo, sí que ha hecho algunos pequeños papeles en el séptimo arte. Tanto es así que incluso cuenta con su propia ficha en Internet Movie Data Base (IMDB), la web con biofilmografías más consultada del mundo.

Hasta que el diario El País hizo pública una imagen suya, filtrada supuestamente por Félix Sanz Roldán directo del CNI, nadie ponía cara a Villarejo, aunque nadie se imaginaba que bastaba con tirar de filmografía.

Su relación con el mundo del cine llegó a través de su amistad con el cineasta Álvaro Sáenz de Heredia. Sobrino del mítico José Luis Saénz de Heredia, Álvaro se especializó en los 80 y los 90 en dirigir películas a mayor gloria de humoristas televisivos y algunas llegaron a ser muy taquilleras. Para el filme Policía (1987) protagonizado por Emilio Aragón y Ana Obregón solicitó la colaboración de su amigo Villarejo para dar verismo a la película. Esto no ayudó a que funcionaria en taquilla y la carrera cinematográfica del hijo de Miliki, al que se pretendía lanzar como estrella del celuloide nunca despegó.

Villerejo como Frankenstein en 'Aquí huele a muerto', ¿Se vestiría igual para perseguir a Corinna?

Tres años después Sáenz de Heredia dirigió Aquí huele a muerte… (Pues yo no he sido). La película explotaba el éxito televisivo del dúo del momento Martes y Trece. A principios de la década ya habían protagonizado dos filmes cuando eran trío, junto a Fernando Conde. En esta ocasión el dúo parodiaba las películas de terror y contaba en su reparto con uno de los pocos mitos hispánicos de este género. Paul Naschy el ‘Hombre Lobo’ español. Era con él con quien tenía su escena cumbre Villarejo. El polémico ex comisario se ponía ni más no menos que en la piel del monstruo de Frankenstein y se dedicaba a dar sustos a los dos protagonistas. Como José Villarejo apareció acreditado en la película que fue la segunda más taquillera del año.

El comisario vio cumplido así su sueño de debutar en la pantalla. Sin embargo, nuevo años después volvió a ponerse a las órdenes de Sáenz de Heredia en Papá Piquillo a mayor gloria de Chiquito de la Calzada. Por aquel entonces Villarejo ya había saltado a la fama. Al haber salido a la luz el informe Veritas contra el juez Baltasar Garzón que, según Villarejo, le fue encargado por la actual Ministra de Defensa Margarita robles, entonces Secretaria de Estado de Interior del gobierno de Felipe González. Junto a Chiquito hacía de policía. Eso sí no era uno cualquiera, uno rudo que pone en aprietos a los protagonistas frente al comisario bonachón interpretado por el cantante Micky.

En noviembre de ese año aparecería en un episodio de Tio Willy, una serie protagonizada por Andrés Pajares. En el décimo episodio de esta serie, Una nochecita toledana, Villarejo haría un nuevo cameo, en esta ocasión interpretando a un mendigo. El capítulo se puede ver en la página de RTVE y la intervención del comisario tiene lugar en el minuto 27.           

       
                                            Capítulo 10

Con Grace Jones en las rodillas

Al margen de su carrera cinematográfica, José Manuel Villarejo concedió su primera entrevista ante las cámaras mucho antes de convertirse en el protagonista de la actualidad polémica. El dos de julio acudió al programa Esta noche dirigido por Fernando García Tola y conducido por Carmen Maura. Villarejo acudía como representante del Sindicato Profesional de Policía para intentar dar una buena imagen del cuerpo en una época donde las denuncias por torturas y malos tratos. No hay que olvidar que la intervención se produjo en plena Transición a la democracia. Junto a la presentadora el periodista Jesús de las Heras entrevistó a Villarejo y no se lo puso fácil con sus preguntas.

-El ciudadano cree que el policía es el brazo de la ley. Yo creo que piensa que es el brazo del poder e incluso a veces que es el mismo poder. ¿Es esa imagen correcta?

-El policía no puede ser nunca poder. (...) No solamente no somos poder, sino que tratamos de ni siquiera ser mediadores en cuanto al poder en sí... -respondió él.

También de las Heras le interrogó sobre si las posibles tendencias ultraderechistas de algunos policías. Villarejo respondía a estas y otras cuestiones con desparpajo cordobés y sin titubear. También Carmen Maura puso en aprietos a su invitado. “¿El policía está suficientemente retribuido en España como para salvaguardar su honestidad?, quiso saber la actriz. “Desde mi punto de vista, no... Bueno, quiero matizar: no quiero decir que por ello deje de ser honesto, sino que por cuestiones de trabajo, tensión y riesgo existen unas posibilidades que gratuitamente no nos dan...” respondió el hoy ex comisario.

Su debut televisivo terminó de una forma que ni él mismo se esperaba. Con la estrella del pop Grace Jones sobre sus rodillas. La cantante cerraba el programa y conocida por sus excesos actuando no dudó en subirse a la mesa para después refrotar su ambiguo cuerpo contra José Manuel Villarejo.  Así fue su presentación mediática. Nadie sospechaba que sus producciones audiovisuales, de otro tipo, iban a causar más de un quebradero de cabeza. Hoy ese pasado artístico de Villarejo queda lejos y pocos recuerdan que tiene en común con una de sus afectadas, Bárbara Rey, no solo unos cuentos secretos reales sino el hecho de tener ficha propia en IMDB. La realidad supera, siempre, a la ficción.

COMPARTIR: