27 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sevillano de 58 años fue condenado a tres meses por no atender las necesidades de los tres hijos que tuvo con Lely Céspedes

El bailaor Ernesto Neyra en libertad tras pagar una multa y parte de la pensión de sus hijos

Ernesto Neyra.
Ernesto Neyra.
Ernesto Neyra, el que fuera tercer marido de Carmina Ordóñez, ha vuelto a la actualidad tras conocerse que el día 10 agosto fue encarcelado en Huelva tras estar desde mayo en busca y captura por no ingresar voluntariamente en prisión para cumplir la condena impuesta en febrero de este año por no pagar la pensión de alimentos a los tres hijos nacidos de su segundo matrimonio con Lely Céspedes. Este viernes fue puesto en libertad tras pagar una multa.

El bailaor Ernesto Neyra recuperó este viernes la libertad apenas unas horas después de tener una vis a vis con su hermana Mari Paz, quien lo esperó a la salida del centro penitenciario, tras 19 días detenido y depositar el pago que le solicitaba el Juzgado, unos 5.400 euros y una multa de 1.800 euros.

El pasado 8 de agosto, Neyra era sorprendido por la guardia civil en Matalascañas, Huelva, cuando estaba de vacaciones con su actual novia y su amigo, Antonio David Flores. Al parecer, el sevillano se habría negado a ingresar voluntariamente en prisión, por lo que se habría dictado una orden de búsqueda y captura en su contra y, cuando se quiso registrar en un hotel de la localidad andaluza, saltaron todas las alarmas.

Esto se debe a que su exmujer, Lely Céspedes, lo denunció por el impago de pensiones para los tres hijos que tienen con común. Por esta razón, el ex de Carmina Ordóñez había sido condenado a 90 días de prisión, pero tres semanas después ha recuperado la libertad ya que su abogado, Ricardo Corzo, habría solicitado el tercer grado, el cual le concedió la libertad condicional.

“Se condenó a Ernesto a una multa de una cuota diaria y también una indemnización por el impago de la pensión de sus hijos con Céspedes, entonces mi cliente abonó dos pagos de 6.000 y 5.000 euros y él creía que había pagado la multa”, explicó a varios medios su abogado.

Esta versión contradice la de Lely Céspedes, que en el programa "Viva la Vida", de Telecinco dijo que el bailador conocía perfectamente la situación y, como su entrada a prisión estaba cerca, “los 53.000 bajaron a 20.000 euros”.

Una vida de papel couché

Ernesto Neyra ocupó durante años las portadas del mundo del corazón por su unión con uno de los estandartes del género, la malograda Carmina Ordóñez. Ahora, Neyra vuelve a la actualidad por un motivo mucho menos agradable. El pasado día 10 de agosto fue detenido en Matalascañas (Huelva) donde se encontraba alojado con su actual pareja Rocío. El bailarín estaba en busca y captura desde el pasado 20 de mayo por no cumplir con la obligación de ingresar de manera voluntaria en prisión tras ser sentenciado en febrero de este mismo año por incumplir la obligación de pagar la pensión alimenticia para los tres hijos que tuvo con la exazafata del Telecupón Lely Céspedes.

Según la sentencia del Juzgado de lo Penal nº 3, el exmarido de Carmina Ordóñez adeudaba en concepto de pensión de manutención más de 50.000 euros. Sin embargo, Céspedes, a pesar del polémico divorcio que vivieron, convino que la deuda se redujera a 9.000 euros. Sin embargo, el bailaor no parecía estar dispuesto a cumplir con su deuda. Algo inexplicable dadas las facilidades que le daban. Por todo ello en febrero la justicia resolvió que Neyra debía “ingresar en la cárcel al no haber satisfecho ni la cantidad adeudada en concepto de pensión alimenticia ni la multa derivada por la responsabilidad civil de sus actos”.

La situación del Covid-19 y el Estado de Alarma hizo que fácilmente pudiera Ernesto Neryra esquivar la acción de la justicia. Sin embargo, al registrarse en un establecimiento hotelero en la localidad onubense de Matalascañas, la Policía Nacional dio con él y ha sido trasladado a prisión.

Lely Céspedes y Ernesto Neyra.

Ernesto Neyra, aunque desde los años 80 trabajaba como bailaor al lado de figuras como Rocío Jurado, saltó a la fama en 1997 cuando se convirtió en el tercer esposo de Carmina Ordóñez. En esos momentos, Carmina era uno de los personajes más importantes del mundo del corazón. Neyra, al que había conocido en la Romería del Rocío de 1996, completó su currículum sentimental en el que destacaban dos matrimonios previos con Francisco Rivera Paquirri entre 1973 y 1979 y con Julián Contreras entre 1984 y 1994.

La unión que tantas páginas llenó en las revistas acabó con un sonado divorcio en 1999. Sin embargo, fue dos años después, en 2001, cuando Carmina denunció públicamente que había sido víctima de malos tratos. El asunto no sólo se dirimió en los platós sino también en los juzgados. Una jueza dictó una sentencia que hoy parece sonrojante asegurando que la Ordóñez no reunía “el perfil de una mujer maltratada”. Sin embargo, Kiko Matamoros, representante de la fallecida Carmina, y su entonces mujer Makoke aseguraron que los malos tratos eran reales y Neyra se querelló contra ellos y perdió.

Lejos de Carmina, Ernesto se unió en matrimonio a la exazafata del Telecupón, Lely Céspedes, una bella andaluza que había vivido cierta popularidad en los 90 al lado de Carmen Sevilla. Tras tener tres hijos el matrimonio acabó también con acusaciones de malos tratos. Tras ocupar horas de televisión por su ruptura, Neyra optó por alejarse de los medios de comunicación.

Asdrúbal, encarcelado en Miami

Neyra no es el único ex de una mujer popular que está en prisión. Asdrúbal, el cubano que se casó con la actriz Bibiana Fernández se encuentra encarcelado en Florida. “Tiene varias causas pendientes con la justicia. Robo sin armas, hurto, vandalismo, conducir sin permiso…Pesa sobre él una fianza de miles de dólares. No lleva la vida que nos contaba que llevaba en Miami”, aseguraban en Sálvame.

Asdrúbal y Bibiana Fernández. 

Según revelaron en Sálvame, habría estado detenido hasta en cuatro ocasiones y en este momento se encontraría a la espera de juicio. Ademán, anunciaron que en lugar de trabajar como decorador como él aseguraba lo hace como vigilante de un parking.

El cubano saltó a la fama por su relación con Bibiana Fernández en 1997. Gracias a la actriz, el joven llegó a trabajar como modelo desfilando para Francis Montesinos. En el año 2000 se casaron, pero el matrimonio se rompe tres años después. Desde el principio hubo rumores de infidelidad e incluso, Christina Rapado, entonces conocida por ir de plató en plató, aseguró haber tenido algo con el joven caribeño. Tras su separación de la actriz volvió a ocupar horas de televisión en 2013 por un affaire con Olvido Hormigos.

COMPARTIR: