25 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Desde 2003 trabajaba con su padre en los negocios del vino y en 2012 se puso al frente de Family Estates SA, la empresa patrimonial de la saga

Xandra Falcó: Así es la hija mayor de Carlos Falcó, que controla los negocios del fallecido Marqués de Griñón

Carlos Falcó y su hija Xandra.
Carlos Falcó y su hija Xandra.
Carlos Falcó, Marqués de Griñón, falleció hace unos días a los 83 años. El aristócrata deja una herencia construida gracias a su dedicación los viñedos. Un patrimonio que tendrán que compartir su viuda Esther Doña y cinco hijos nacidos de tres madres distintas. Xandra, la mayor, fruto del matrimonio de Falcó con Janinne Girod fue su gran apoyo en el mundo de los negocios y su mano derecha justo hasta la unión del marqués con su cuarta esposa, hoy viuda.

Tamara Falcó Preysler ha ocupado la totalidad de las portadas de las revistas del corazón en unas imágenes donde se la ve asistiendo a la incineración de su padre, Carlos Falcó, Marqués de Griñón. Ataviada con una mascarilla protectora, Tamara se muestra desolada. Según ha podido saber Elcierredigital.com en estos momentos su gran apoyo está siendo Isabel Preysler que, a su vez está preocupada por Mario Vargas Llosa al ser parte de la población de riesgo con el coronavirus.

Tamara es, seguida de Duarte, la hija más mediática de Carlos Falcó pero, sin duda alguna, el gran apoyo en el mundo empresarial era su hija Xandra que, según dicta la lógica, seguirá al frente de las bodegas familiares. Mucho más discreta que sus hermanastros Tamara y Duarte, Xandra nació en 1968 fruto del primer matrimonio de su padre con Janinne Girod. De su abuela materna ha heredado el título de Marquesa de Maribel. Al igual que su hermano Manuel, lo pasó mal con la separación de sus padres en los años setenta. Sin embargo, el carácter siempre pacificador de Carlos Falcó ayudó mucho a hacer más llevadera la situación.

Dicen que ni ella ni su hermano aguantaron nunca a Isabel Preysler, la segunda esposa de su padre. Sobre todo, porque suponía la llegada a su vida del universo de la fama algo que ya nunca se iría y toda su existencia se convertiría en un problema añadido,  tener que huir del interés de la Prensa. Tampoco se lo puso fácil su madre cuando se unió al empresario Ramón Mendoza. Con el que fuera presidente del Real Madrid formó parte de la conocida como corte de Palma de Mallorca haciendo de protectores de Marta Gayá, entonces unida sentimentalmente al Rey Juan Carlos I. También su madre vivió su momento de presión mediática cuando Mendoza la abandonó para unirse en 1988 a Naty Abascal entonces casada con otro nombre importante de la nobleza Rafael Medina, el controvertido Duque de Feria.

Xandra estudio marketing y dirección y administración de empresas en Madrid, Oxford y París. En 2003 comenzó a trabajar en Pagos de Familia Marqués de Griñón mano a mano con su padre. Su hermano Manuel, dedicado al mundo de la banca y las finanzas se encargó de ayudar a la familia desde el punto de vista de la gestión.

Xandra siempre se ha llevado bien con su hermana Tamara. 

Tanto confiaba el Marqués de Griñón en el buen hacer de su hija que en 2012 pasó a ocupar la dirección de Family Estates SA, una sociedad cartera, donde figuran como consejeros el fallecido Marqués y su hermano Fernando Falcó, Marqués de Cubas, unido matrimonialmente con Esther Koplowitz, como en su día lo estuvo con Marta Chávarri. La mayor parte del accionariado es de la sociedad Vinexco, que es la matriz del holding, y donde vuelven a estar presentes solo los miembros de la familia. El acenso de Xandra dio sus frutos ya que la compañía alcanzó en 2016 unos ingresos de 2,56 millones de euros, teniendo la empresa un patrimonio cercano a los 16 millones de euros.

Su relación con Esther Doña

Sólo una vez padre e hija rompieron su cercana relación fue con motivo de la unión de éste con su cuarta esposa que se ha convertido en su viuda Esther Doña. A finales de 2018 saltó la noticia de que Xandra abandonaba los negocios familiares. Según publicaron algunos medios en el momento, fue la excesiva influencia de Esther en su padre lo que la llevó a abandonar los negocios familiares.

“Mi padre es una persona excepcional. Nos queremos mucho y por supuesto que estoy y voy a estar siempre con él. Igual que mis hermanos. Sigo siendo accionista, pero he querido iniciar mis propios proyectos individuales. Tienen que ver con el mundo de la gastronomía, que es el sector que conozco. Por ahora no puedo decir más porque estoy en plena organización”, declaró Xandra unos meses después a Paloma Barrientos en Vanitatis.

A principios de 2019 se produjo el tristemente célebre episodio que se saldó con la detención de Carlos Falcó durante 48 horas en virtud de la Ley de Violencia de Género. La pareja emitió, tras hacerse pública esta detención, un comunicado desmintiendo cualquier tipo de problema.

Xandra con su marido Jaime Carvajal presentado a la prensa a su hija Isabela. 

A pesar de esto, en los mentideros de la capital se habló durante semanas de un más que posible divorcio entre el matrimonio. El escándalo pudo sobre la mesa la mala relación de los hijos del Marqués con su cuarta esposa. Xandra no pudo evitar en ese momento verse salpicada por el escándalo y de forma directa o a través de otras personas ya que los hijos del Marqués de Griñón pusieron la voz de alarma sobre lo que sucedía en el matrimonio de su padre.

La situación de detención que tuvo que vivir el aristócrata, de la que culpan a su mujer, fue la gota que colmó el vaso. “Están hartos de su actitud. Consideran que Esther tiene un carácter demasiado volcánico e inestable y esto no le hace bien a su padre”, aseguraba a elcierredigital.com un hombre que conoce muy bien a Falcó, sobre todo en el terreno de los negocios.

“El tema del vino y el aceite no le está funcionando como hace años y, él, que siempre ha sido tan austero, no para de hacer viajes y vivir a tope con Esther. Esto, a los hijos les pone de los nervios. Por un lado, es entendible pero también su padre se merece alegrías”, añadía.

Por si esto fuera poco, Informalia confirmó lo que era un rumor: La existencia de un vídeo donde el carácter de Esther Doña muestra su peor cara. A tanto llega, que Falcó y su hija Aldara acaban encerrándose en el baño, mientras Duarte, grababa el asunto. Éste último, fue el único que aprobaba desde el principio la relación de su padre con la malagueña. Xandra nunca ha querido pronunciarse al respecto y después del alejamiento las cosas volvieron a su cauce y ahora se perfila como la gran continuadora de su padre, aunque eso supongo algo más de exposición.

Xandra y Jaime el día de su boda en 1998. 

Nunca le ha gustado a la prensa del corazón y la evitó incluso después de casarse en 1998 con otro nombre la aristocracia: Jaime Carvajal y Uquijo, marqués de Almodóvar del Río. Su marido dedicado al mundo de la empresa ha trabajado para compañías como Lehman Brothers, el Banco Mundial o Sabadell. Juntos han tenido tres hijas: Isabela, Camila y Blanca. La nueva generación de un apellido marcado por los viñedos y el papel couché: los Falcó.

COMPARTIR: