28 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El único heredero del cantante, fruto de su relación de su relación con la méxicana Lourdes Ornelas, vive rodeado de rumores sobre sus hábitos de vida

Al año de la muerte de Camilo Sesto: Los problemas de Camilín, una herencia de 6 millones de euros y un hijo secreto

Camilo Blanes 'Camilín' con su padre Camilo Sesto.
Camilo Blanes 'Camilín' con su padre Camilo Sesto.
Hace un año fallecía Camilo Sesto a los 72 años. El artista dejaba una herencia de 6 millones de euros a su único hijo, Camilo Blanes conocido como 'Camilín' y la estela de una serie de leyendas y escándalos que aún le persiguen y le rodean. La última la aparición de un supuesto hijo secreto en Barcelona que, de demostrar su filiación, podría exigir su parte correspondiente de una herencia que, entre rumores sobre su salud, disfruta el hijo que tuvo con la mexicana Lourdes Ornelas.

Un año después de su muerte, todo lo que rodea a Camilo Sesto sigue siendo una fuente constante de polémica. Desde la desaparición del cantante han sido muchos los medios los que han puesto su foco sobre los posibles problemas de salud del único hijo reconocido del artista, Camilo Blanes, al que todos conocen como Camilín.

El joven de 37 años subió hace unas semanas un directo a la red social Instagram en un estado que hizo que saltaran de nuevo las alarmas sobre si el heredero universal del intérprete de Jesucristo Superstar habría retomado sus presuntos malos hábitos.

A raíz de ese momento volvió a escena, Lourdes Ornelas, madre de Camilín, y personaje cuya relación con el fallecido cantante nunca fue aclarada del todo. “Es un problema de salud. Siempre me dice que no va a volver a pasar, y yo le digo que se vea en los vídeos para que se dé cuenta. Llevamos mucho tiempo con esto y la cabeza no me da para más”, afirmó la mexicana en una intervención telefónica en Sálvame.

La mexicana también aseguró que las personas que en su día rodearon el entorno del artista ahora están engañando en su hijo a la hora de administrar la copiosa herencia que dejó el intérprete de Alcoy. Ésta está valorada en unos seis millones de euros. En el momento de su muerte el artista tenía dos millones de euros en activos financiero, su residencia en la localidad madrileña de Torrelodones con una parcela de 2500 metros, un chalet en la urbanización La Chopera en Las Rozas (Madrid) y otro en Marbella. Además, legó a su legítimo heredero los derechos de autor todas sus canciones que constituyen algunos de los principales éxitos de la música ligera en castellano de las últimas décadas.

Lourdes y Camilín.

Esta herencia estaría ahora el peligro para Camilín debido a que le ha aparecido un ‘hermano secreto’. Según informó la semana pasada El Español, un joven barcelonés de 30 años asegura que es hijo del artista y estaría dispuesto a comenzar los trámites pertinentes para que se le reconozca como tal y, evidentemente, llevarse la parte que le corresponde de la herencia del artista. Aseguran que este supuesto descendiente del cantante no quiere aparecer en la prensa del corazón, pero complicado lo tendrá si se inicia un proceso judicial para poder demostrar su filiación.

Los últimos tiempos de Camilo

Tan sólo dos meses después de su muerte, Camilo Sesto perdía su última batalla judicial. El que fuera uno de sus últimos representantes, Miguel Ángel de Ruz acusado de ser el inductor del robo que sufrió el artista en su casa de Torrelodones el 12 de enero de 2013, fue absuelto por el Juzgado de lo Penal número 9 de Madrid. Finalmente, se demostró que lo único que pretendieron los asaltantes implicándole en la trama era reducir su condena. “Estoy contento porque han sido muchos años de lucha. Hicieron una maniobra para librarse de la cárcel”, declaraba en ese momento de Ruz a Elcierredigital.com.

En la charla con el periódico de Ruz describió el entorno que rodeó al artista en sus últimos años y que, según Lourdes Ornelas, sería el mismo que estaría influyendo negativamente en Camilín: “La gente que rodeaba a Camilo cuando les interesaba apartaba a todo el mundo: a su hijo, a sus parejas… Querían hacerse con todo. Cualquiera que estuviera en el medio, iban a por él”.

“Era un gran artista y no se mereció acabar así. Lo llevaban y lo traían… Falleció en septiembre y en julio y agosto seguían vendiendo conciertos de él, pero no podía acudir. Tuvo muchos juicios por eso. Por ejemplo, con Freddy Funes, un promotor de América”, añadió.

Miguel Ángel de Ruz. 

Mientras, Camilín sigue retrasando su salto definitivo al mundo musical reinterpretando los temas míticos de su padre, se habla de amistades poco recomendables y se recuerda la complicada relación que padre e hijo vivieron con periodos de alejamiento entre ellos como el que vivían en la última etapa del artista alicantino que fue despedido por una multitud en la sede de la SGAE de Madrid ahora hace un año.

Una vida de éxito

Camilo Sesto, de nombre Camilo Blanes Cortés, era hijo de un electricista y una ama de casa. No procedía del mundo del arte y se hizo a sí mismo. Nacido en la localidad alicantina de Alcoi, el 16 de septiembre en 1946, comenzó a cantar en el coro del colegio, obligado por los curas. Pero en la adolescencia entendió que quería dedicarse a la música y a la composición. Pero tenía otra gran pasión, la pintura. Por ello, Camilo realizó estudios de Bellas Artes. Empezó su carrera musical formando parte del grupo 'Los Dayson' cuando apenas era un adolescente. Recorrían los pueblos cantando los éxitos del momento, sobre todo de Los Brincos.

Con 18 años llegó a Madrid, en 1965, para probar suerte. Y tardó en encontrarla. El grupo actúa  en locales de fiesta por 500 pesetas (3 euros) la noche. Para sobrevivir Camilo vende sus cuadros en el Rastro madrileño. Sus compañeros desisten y vuelven a Alcoi. Camilo decide quedarse en Madrid e insistir en su carrera. Pasa entonces a ser el vocalista de otro grupo, Los Botines. Un año más tarde, Camilo participa en solitario en la película Los chicos del PREU junto a Karina. Ese año los botines se rompen y Camilo adopta su apellido artístico.

Su gran triunfo musical llegó en 1972 con Amor amar una canción con letra de Lucía Bosé. La relación entre la actriz italiana y Camilo llenó las revistas del corazón de la época. Sin embargo, la ex de Luis Miguel Dominguín negó esta historia de amor en sus memorias dictadas a Begoña Aranguren. A pesar de todo, la relación siempre fue estrecha. Hasta tal punto que fue Camilo quien tuteló los primeros pasos musicales de Miguel Bosé, fue su primer productor musical, dando lugar a una gran amistad entre ambos.

Camilo Sesto en los momentos más estelares de su carrera. 

La carrera estelar de Camilo Sesto era ya imparable. Los setenta y los primeros ochenta fueron sus años dorados. Su primer album “Algo de mí” lo grabó en 1971 y representó a España en el Festival de la OTI en 1973 con el tema “Algo más” que triunfó en America. Después estrenó las canciones que han acompañado como grandes éxitos a varias generaciones: ‘Perdóname’ y la que se convirtió en casi un himno ‘Vivir así es morir de amor’. Camilo batía récords de ventas y se mantenía en el número de uno de las listas musicales durantes meses. A diferencia de los otros dos grandes ídolos musicales de la época, Julio Iglesias y Raphael, Camilo Sesto compuso todas sus canciones, incluso también escribió temas para otros cantantes firmando con su nombre real.  Julio compuso sólo en los inicios de su carrera y Raphael no ha compuesto ninguno de sus temas.

América se rendía a sus pies y a su música

Pero en  1975 cobró todavía más popularidad y se consolidó como artista completo al interpretar, junto a la cantante dominicana Ángela Carrasco, al protagonista del musical 'Jesucristo Superstar', estrenado en Madrid a pesar de la oposición de muchos sectores. Fue el precursor valiente de los musicales en España y para sacarlo adelante, en una sociedad todavía a la sombra del régimen franquista y donde la Iglesia ejercía mucho poder, tuvo que enfrentarse a todo tipo de dificultades. Camilo lo produjo con su dinero, 12 millones de pesetas de entonces, y el musical fue todo un éxito. Realizado a imagen del que Camilo vio en Londres y dirigido por Jaime Apilicueta, el musical abrió la puerta a un género que hoy está en alza en España.

Tras esta gran producción quiso repetir con El fantasma de la Ópera, pero no logró los derechos. El artista dejó la música para cuidar a su único hijo reconocido, Camilo Michael, nacido en 1983 en México fruto de su relación con Lourdes Ornelas. Tras algunas tensiones entre ambos, el 25 de septiembre de 1984 le fue reconoció legalmente la paternidad de su hijo. A partir de ahí la carrera del cantante casi desapareció. Ese mismo año escribió sus memorias, recibió el premio "Ricard de Canción" y trabajó en la  película, El clavo de oro dirigida por Antonio del Real, pero nada volvería a ser igual.

Sus amores y su hijo

Respecto a sus romances, además de con Lourdes Ornelas, madre de su hijo, Camilo tuvo otros dos conocidos, uno con la modelo norteamericana Denise Brown (1980) y otro con la miss puertorriqueña Lizette Rodríguez (1983). Además vivió una polémica historia de amor con la vedette argentina Marcia Bell y continuamente se escribía sobre sus supuestas relaciones con artistas como Lolita o Andrea Bronston, que nunca se confirmaron.

Camilo Sesto con su hijo, Michael Camilo. 

Con su hijo crecido, Camilo intentó volver a los escenarios. Su último éxito musical fue el extraño  ‘Mola mazo’ en 2003, con el que quiso acercarse a los jóvenes con una jerga ya en desuso. En 2016 volvió a  grabar y publicó  ‘Camilo 70’, un recopilatorio de sus grandes éxitos. Dos años después, aparece  ‘Camilo sinfónico’, presentado en noviembre pasado en Madrid y  en el que cantaba sus temas más famosos y emblemáticos junto a cantantes españolas como Marta Sánchez, Pastora Soler, Ruth Lorenzo o Mónica Naranjo.

Camilo Sesto, durante la presentación de su último trabajo y donde se apreciaban sus dificultados físicas. 

En los últimos años, sus apariciones eran un tanto esperpénticas. Su  nombre aparecía relacionado con noticias surrealistas como la de 2013, cuando sufrió un robo en su domicilio de Torrelodones que muchos señalaron que podría ser fingido dado el embargo de 200.000 euros que pesaba sobre esa casa. Pero fue más escandalosa otra noticia de 1987 cuando en el diario El Caso se dudaba de si Camilo sufría sida. El cantante se querelló contra la publicación que finalmente le tuvo que indemnizar en esa época con dos millones de pesetas.

Hoy, su representante asegura que la fortuna del cantante estaba asegurada y estaba bien aconsejado. Varias propiedades inmobiliaras e ingresos continuos y múltiples por los derechos de autor de todas sus canciones y las que compuso para otros.

La portentosa y cálida voz de Camilo Sesto cautivó al público del momento y al de siempre. Un físico agraciado y buena música fueron la combinación perfecta para enamorar no sólo a sus seguidoras. Sus mejores éxitos han trascendido y persisten hoy día como   temas legendarios convertidos en algunos de los más solicitados en los famosos karaokes, donde la estrella de Alcoi revive cada vez que alguien canta sus letras de amor.

COMPARTIR: