21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su llegada a Madrid en el año 1969 desde Filipinas se debió a una decisión de sus padres de apartarla de la vida frívola que empezaba a frecuentar

Los 70 años de Isabel Preysler: Las claves ocultas para seguir siendo 'la reina de corazones'

Isabel Preysler.
Isabel Preysler.
Isabel Preysler, el personaje más rentable y más duradero de la prensa del corazón, cumple 70 años. Fue a los 19 años cuando esta filipina saltó a la popularidad al unirse a Julio Iglesias que entonces arrancaba su fulgurante carrera musical. Isabel ha tenido cinco hijos con un cantante famoso (Iglesias), un Grande de España (Carlos Falcó) y un político socialista (Miguel Boyer). Hoy vive unida al Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa y sigue atrayendo a la prensa rosa.

Isabel Preysler cumple 70 años y lo ha hecho repasando parte de su vida actual y de la pasada en la revista ¡Hola! La socialité filipina, como dijo alguien, no cumple años sino portadas y de sus siete décadas lleva cinco siendo el personaje más popular de la prensa del corazón patria. 

Isabel Preysler Arrastia nació un 18 de febrero de 1951, en el seno de una familia media.  El padre de Isabel trabajaba en una compañía de exportación e importación, que le obligaba a trasladarse con relativa frecuencia a Hong Kong, llegando a ser más tarde, director ejecutivo de Philippine Air Lines (PAL) y miembro de la junta directiva del Banco Español de Manila.

Ya con sólo 17 años, Isabel se codeaba con los integrantes de las grandes familias filipinas, que además la adulaban y cortejaban. Se había ganado la confianza y la simpatía de las personas que rodeaban a Imelda Marcos, la entonces primera dama del país y esposa del dictador Ferdinand Marcos. De esta manera consiguió ser invitada a muchas de sus fiestas. Empezó a participar en los desfiles de modelos que organizaba la controvertida presidenta para supuestos fines benéficos.

Isabel Preysler en sus años de estudiante en Filipinas. 

En este ambiente de lujo y placer conoció a un atractivo play-boy, de nombre Juny Kalaw, quince años mayor que ella, e hijo de una de las familias más ricas de la capital. Esta relación y la "vida frívola" que llevaba no gustaba a sus padres y la enviaron a España donde vivía su tía materna, Tessy Arrastia

En enero de 1969, Isabel Preysler aterrizaba en España. Acababa de cumplir dieciocho años y sus sueños de juventud todavía estaban en el archipiélago oriental. Madrid era, de entrada, un destino no deseado. Los hermanos Sáinz de Vicuña Soriano, primos hermanos de la madre de Miguel Boyer, Carlota Salvador, se convirtieron así en los grandes protectores y valedores de Isabelita tras su llegada a España en 1969. Le abrieron las puertas de la jet set madrileña, que ellos frecuentaban.

Fue precisamente en una de esas fiestas de la jet madrileña cuando conoció al cantante Julio Iglesias de la Cueva, un frustrado abogado, antiguo guardameta del Real Madrid, al que un grave accidente automovilístico, con una comprensión medular, le obligó a cambiar los guantes por los escenarios.  Tras un breve noviazgo se casaron en enero de 1971 en Illescas (Toledo) después de saber que Isabel estaba esperando un hijo. 

Con Mario Vargas Llosa.

Desde ese momento la vida de Isabel Presyler ha sido una carrera hacia el triunfo social y mediático. Se divorció del cantante en 1978 y luego se unió a un grande de España, Carlos Falcó y, posteriormente, al todopoderoso Ministro de Economía y Hacienda del Gobierno socialista de Felipe González, Miguel Boyer

El secreto de su éxito 

Lo verdaderamente llamativo de Isabel Presyler es que sin ser cantante, actriz o pertenecer una familia conocida se ha convertido en la auténtica reina de la prensa de la prensa del corazón. ¿Cuál es el motivo? Rosa Villacastín, una de las periodistas que mejor la conocen, lo tiene claro. "No fue todo de un día para otro. Es verdad que con Julio Iglesias empieza a ser conocida pero ha sido todo muy paulatino. Se ha sabido dosificar y ha mantenido bien su misterio", cuenta a Elcierredigital.com.

Lo más llamativo del 'fenómeno Presyler' es que nunca su personalidad se ha diluido en la de sus importantes maridos ni en la de su actual pareja, el Premio Nobel Mario Vargas Llosa. "Es educada, muy simpática, con sentido del humor, hace la vida agradable a todo el mundo... Nadie habla mal de ella. Ni sus hijos, ni sus amigas, ni sus exmaridos. Eso es por algo. Yo creo que con cada uno fue aprendiendo cosas. Con Boyer creo que empezó a preocuparse por cosas que las mujeres de su clase social y su generación no lo hacían", cuenta Villacastín.

"Cuando empezó con Vargas Llosa algunos tuvieron prejuicios, como siempre, pero ahora ha conquistado al mundo de la cultura. Se ha convertido en la mujer que más sabe de la obra de Vargas Llosa. Se nos olvida que en su día era muy amiga de Terenci Moix, por ejemplo", recuerda. 

La escritora y periodista Rosa Villcastín. 

La celebridad, la aristocracia, la política y la alta cultura son algunos de los territorios por los que ha transitado con éxito la filipina. Pero, ¿tiene sustituta la 'reina de corazones'?. "Siempre le hemos estado buscando sustitutas y no es posible. Sus hijas, al empezar en los medios lo intentaron, pero pronto encontraron cada una su personalidad. Ahora hablan de Tamara. Es verdad que está en un momento de mucha popularidad pero es en otro sentido a su madre. Isabel no habría hecho tanta televisión, por ejemplo. Son diferentes", asegura la periodista que relató la historia de amor de Isabel y Miguel Boyer en su libro El club de las santas (1993). 

COMPARTIR: