28 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La relación entre los monarcas españoles y los hijos de Constantino de Grecia son tensas, sobre todo entre Marie-Chantal Miller y la reina de España

Ruptura real: Philipos de Grecia se casa con Nina Florh en Atenas sin la presencia de sus primos Felipe y Letizia

La Reina Sofía en la boda real de su sobrino Philipos.
La Reina Sofía en la boda real de su sobrino Philipos.
Grecia ha acogido una boda de la familia real que mandaron al exilio hace casi medio siglo. Philipos de Grecia se dio el sí quiero con Nina Flohr en Atenas con la presencia de la Reina Sofía pero sin sus primos los reyes de España, Felipe y Letizia. La relación entre los hijos de Constantino de Grecia, último rey de los helenos, y los monarcas españoles es tensa, especialmente entre Marie-Chantal Miller, esposa de Pablo de Grecia y Letizia Ortiz.

Philippos de Grecia y la heredera suiza Nina Flohr han celebrado por fin su gran boda. La Reina Emérita Sofía acudió junto a su hija la Infanta Elena y su inseparable hermana la Princesa Irene. Los novios se casaron por sorpresa en diciembre de 2020 pero esta celebración es la que tiene lugar ante todas las casas reales y, lo más importante, en suelo griego, donde el padre del novio, el último rey heleno Constantino fue recibido entre aplausos a pesar de la lejanía de la familia real helena con la población del país en el que un día reinaron.

Quienes no asistieron fueron los Reyes Felipe y Letizia. Tampoco se les esperaba. Hace tiempo que la relación entre los Grecia y sus primos españoles no es tan buena como en el pasado. 

Nina Florh llegando a su boda del brazo de su padre. 

Aunque Pablo de Grecia ha sido desde la infancia una persona cercana al rey Felipe, en las últimas fechas se ha producido un distanciamiento promovido por  intereses dispares así como por las serias discrepancias entre sus mujeres. Prueba de ello es la fiesta que con motivo del 50 cumpleaños de Pablo de Grecia se celebró en su residencia londinense.

Una fiesta temática a la que no faltó el modisto Valentino, gran amigo de la pareja que llegó a denominar a Marie-Chantall como “la nueva Grace Kelly”, como tampoco miembros de la nobleza, entre ellos, la reina Máxima de Holanda o los príncipes herederos Haakon y Mette-Marit de Noruega. Pero a la que la familia real española no acudió por decisión personal de doña Letizia. Se alejaba así de tocados y trajes, en una fiesta “frívola” propia de ricos y famosos. Este distanciamiento hizo también que en la visita del matrimonio a la feria de Sevilla en 2017 no pasaran por Zarzuela ni llegasen a encontrarse en Madrid. Lejos quedaban ya los frecuentes encuentros en los veranos de Mallorca, donde eran uña y carne.

Marie-Chantal vs. Letizia

Marie-Chantal Miller consiguió el sueño de toda niña bien estadounidense, emparentar con el rancio abolengo gracias a su boda con Pablo de Grecia, el heredero del rey Constantino y sobrino de la Reina Emérita de España. El hecho de que pertenezca a una Familia Real en el exilio parece importarle poco. En Wisconsin o en Nueva York no parecen apreciar la diferencia y la millonaria se siente toda una royal de pro. Tanto como para ser la más crítica con una reina con trono real: Letizia Ortiz. Su odio se hizo público cuando defendió a doña Sofía tras el incidente en la catedral de Palma de Mallorca durante la misa de pascua de 2018.

Marie-Chantall y Pablo de Grecia con dos de sus hijos: Odyseas y Aristides.

Marie-Chantal compartió en agosto de 2020 en Instagram una foto que podría interpretarse como una defensa a ultranza de su tío político: el Rey Emérito Juan Carlos I. En la instantánea se ve a su suegro Constantino lanzando una patada en el aire hacia el entonces príncipe Juan Carlos. La foto se tomó para la revista Life en 1965 en el Palacio de la Zarzuela.

La vida ha cambiado mucho para los protagonistas de la imagen. Entonces Constantino acababa de ser coronado rey de los helenos y Juan Carlos era un inquilino de lujo en la España de Franco y había más dudas que certezas sobre su futuro. Una década después, Juan Carlos ascendía al trono español y Constantino estaba exiliado tras triunfar un referéndum a favor de la república en Grecia y su imagen internacional estaba manchada por su poco esclarecida relación con la dictadura militar que mantuvo el poder en el país mediterráneo hasta 1974.

Marie-Chantal Claire Miller Pesantes nació en Londres el 17 de diciembre de 1968. Es la segunda hija de las tres que tiene el matrimonio formado por el multimillonario estadounidense Robert Warren Miller Squarebriggs y la ecuatoriana María Clara Pesantes Becerra. Su padre hizo fortuna, hoy valorada en más de 2.000 millones de euros, en el negocio de las tiendas libres de impuestos instaladas en los aeropuertos. Un dinero que ayudó a colocar tanto a ella como a sus hermanas, Pía y Alexandra, en la alta sociedad europea.

Marie-Chantal es hoy una de las “princesas guay” dentro de la llamada nueva hornada. Se prodiga en los círculos de la aristocracia internacional, tanto en Nueva York como en Londres. Madre de cinco hijos, se dedica a la moda y al mundo de la estética. Su hija mayor, María Olympia, por ejemplo, ya ha pasado por varias operaciones de estética con tan sólo 24 años. Distanciada de los asuntos familiares de su marido, el heredero de la monarquía helénica, prefiere pasar sus vacaciones en las Bahamas y dejar la representación monárquica en manos de sus menos cosmopolitas cuñados Nicolás de Grecia y Tatiana Blatnik.

Boda de Pablo de Grecia y Marie Chantal Miller. 

El matrimonio heredero de la corona griega vive desde 2003 en Gran Bretaña, tras varios años en los Estados Unidos donde residían a medio camino entre Manhattan y su finca de Connecticutt. Pero decidieron educar a sus hijos en Inglaterra y estar más cerca de los reyes Constantino y Ana María, que entonces residían en Hampstead. Allí se ubicaron en un gran piso de estilo art-decó en Chayne Walk, a orillas del Río Támesis, y también en su propiedad campestre de Beale House, en West Sussex. Marie-Chantal renunció en 2011 a su nacionalidad norteamericana. Y ambos se centraron en los negocios. Pablo se convirtió en cofundador de un fondo de inversión y ella lanzó su exitosa línea de moda, que la ha llevado a lugares tan lejanos como Hong Kong, un lugar donde pasó su infancia, y a contribuir en campañas sociales promovidas por la firma Marks&Spencer. Así penetraron en la esfera social londinense, cultivando la amistad de ricos armadores griegos, como los Nomikos o los Goulandris, apoyados siempre por la figura del rey Constantino residente ahora en Grecia.

COMPARTIR: