27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El primogénito trabaja en una ONG en la capital de España y su hermano acaba de fichar por el Fútbol Club Barcelona de balonmano

Los hijos mayores de Urdangarin no se exilian: Uno vive en Madrid y el otro en Barcelona

Pablo Nicolás y Juan Valentín Urdangarin de Borbón.
Pablo Nicolás y Juan Valentín Urdangarin de Borbón.
Cuando han pasado casi nueve años de que estallara el Caso Noos, los dos hijos mayores del matrimonio compuesto por Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina, los más conscientes en el momento en el que todo comenzó a desmoronarse se han vuelto a vivir a España. Juan Valentín, de 21 años lo hace en Madrid donde lleva una vida discreta. Su hermano Pablo Nicolás, a punto de cumplir 20, ha sido fichado por el Barça de balonmano, siguiendo así los pasos de su padre en el deporte.

Cuando en noviembre de 2011 estalló el Caso Noos nadie podía imaginar que las vueltas que daría la situación de la Monarquía en España. Juicios, infidelidades, acusaciones de corruptelas, una abdicación… La caída en desgracia de Iñaki Urdangarin sólo fue el principio. El exjugador, hoy en prisión, formaba con la Infanta Cristina, hoy viviendo en Ginebra, la estampaba de una familia casi perfecta.

En la actualidad de los cuatro hijos del matrimonio Urdangarin-Borbón, los dos mayores viven en España. Los más pequeños, Miguel e Irene lo hacen en Suiza junto a su madre. Juan Valentín y Pablo Nicolás lo hacen, respectivamente, en Madrid y Barcelona.

En la capital de España es su hijo Juan Valentín, quien tiene domicilio. Juan Valentín de Todos los Santos Urdangarin del Borbón nació el 29 de septiembre de 1999 en Barcelona. El hijo mayor de Iñaki y la Infanta Cristina tras vivir una temporada en Inglaterra para estudiar en la Universidad de Essex se trasladó en 2019 a vivir a Madrid donde sigue sus estudios de Relaciones Internacionales.

Dicen de Juan Valentín que es el más parecido a su madre y que, al ser el mayor, es el que peor lo pasó con todo el escándalo del Caso Noos y con el trato que la Casa Real dispensó a sus padres con la política de alejamiento que marcó su tío Felipe VI. Tampoco le gusta la prensa y procura pasar lo más desapercibido posible. Durante el último trimestre del año pasado se dedicó a prepararse para el examen de conducir. Su círculo de amigos es especialmente discreto y recelan la prensa cuando se intenta conocer asuntos sobre la formad de ser del joven y sobre sus andanzas amorosas.

Juan Valentín en Madrid.

Lo cierto es que no se lo conocen salidas nocturnas ni afición a visitar las discotecas que en la capital frecuentan los cachorros de la Jet Set, que también conoce su primo Froilán con el que apenas se lleva unos meses de diferencia. Con quien está muy unido es con su abuela la Reina Sofía a la que acompaña a eventos culturales como conciertos y recitales. También es un gran aficionado al deporte, siendo fan de Rafael Nadal. También participa en labores de voluntariado a través de la ONG Fundación Entreculturas, vinculada a la Compañía de Jesús, y ha llegado a realizar un viaje solidario a Camboya junto a Monseñor Enrique Figaredo.

La vida de Juan Valentín en Madrid también ha servido a Urdangarin para su último intento de conseguir el tercer grado penitenciario que fue rechazado. El exduque de Palma aportaba un contrato que se le ofrecía de 900 euros y trabajaría de diez de la mañana a cinco de la tarde, comiendo en el propio centro. Su arraigo familiar en Madrid sería la casa de Juan Valentín.

Pablo Nicolás tras los pasos de su padre

Barcelona y, más en concreto, el barrio de Pedralbes está inevitablemente vinculado a la familia Urdangarin. El famoso palacete, símbolo para muchos del nivel de vida del matrimonio, estaba día y noche tomado por la prensa en los años en los que el asunto Noos estaba en su máximo apogeo.

A esta ciudad se ha trasladado el segundo hijo de la Infanta Cristina por motivos profesionales. Nacido el 6 de diciembre de 2000, su madre decidió endosarle el nombre de Pablo Nicolás por homenaje familiar. Pablo era su abuelo materno, al que no conoció, el penúltimo Rey de Grecia y Nicolás es el nombre su primo el que reinaría en Grecia de no existir una república en el país mediterráneo.

Pablo Nicolás ha seguido los pasos de su padre en el balonmano. 

Aunque su hermano, Juan Valentín es el más parecido físicamente a su padre, Pablo Nicolás es el único que, por ahora, ha seguido sus pasos en el mundo del deporte. Con solo 17 años fue fichado por el TSV Hannover Bergdorf, lo que le llevó a mudarse a Alemania. Allí logró rendir a un buen nivel que le valió para ser reclutado por el club francés HBC Nantesvive, en el que ha militado hasta ahora.

A principios de esta temporada el joven volvió a la Ciudad Condal para vivir en su antiguo barrio en un piso de 350 m2 tal y como informaba Vanitatis. Sin embargo, aunque se sabe que el joven está entrenando con el Barça, el equipo en el que militó su padre para qué ha fichado al sobrino de Felipe VI ni en qué categoría estará, aunque todo lleva a pensar que será en el Barça B.

Según la prensa catalana Pablo Nicolás acudía casi a diario a la Ciutat Esportiva Joan Gamper hasta que se detectaron positivos y la Generalitat anunció que se suspenden las competiciones de base. Lo cierto es que en el equipo blaugrana cuanta con el apoyo de David Barrufet, director técnico de la sección y al mismo tiempo íntimo de Urdangarin.

Mientras la crisis del Covid-19 ha dado al traste con esta temporada deportiva para él, Pablo Nicolás no pierde el tiempo y ha decidido ponerse a estudiar. Lo hace en el European University de la calle Ganduxer, en el barrio de Galvany. El precio es de 6500 euros al trimestre. Una educación que financia su abuelo el Rey Juan Carlos.

Al igual que a su hermano Juan Valentín no se le conocen conquistas amorosas. Al cumplir 19 años y, ante sus éxitos deportivos en Francia, la revista Point de Voie le incluyó su lista de ‘solteros de oro’ lo que le puso en el punto de mira de la prensa del corazón francesa.

COMPARTIR: