22 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"Mi cliente no cometió ninguna infracción penal. Si llega a oír un "no" hubiera parado", señaló la defensa durante el juicio

Los acusados de La Manada de Villalba reiteran que la denunciante consistió las relaciones con los tres, mientras que el juez cree a la víctima

Los tres acusados ante el juez / Europa Press.
Los tres acusados ante el juez / Europa Press.
Los abogados de los tres acusados de agredir sexualmente a una joven en marzo de 2015 en Collado Villalba han censurado durante sus informes que se prejuzgue a sus clientes por "el contexto actual" que hay en la calle y en los medios de comunicación en alusión a los condenados por la violación en grupo a una chica en los Sanfermines de 2016.

Los abogados de los tres acusados de agredir sexualmente a una joven en marzo de 2015 en Collado Villalba (Madrid) han negadp que forzaran a la chica que les ha denunciado, y el juez parece creer a su víctima, pues las versiones de los presuntos agresores no le convencen.. Las defensas de los tres chicos han censurado que se prejuzgue a sus clientes apoyándose en "el contexto actual" que hay en la calle y en los medios de comunicación, en alusión a los condenados por abusar en grupo a una chica en los Sanfermines de 2016.

"Mi cliente no cometió ninguna infracción penal. Si llega a oír un "no" hubiera parado. Es cierto que tenemos un contexto actual en medios y en la calle, pero no podemos partir de él porque negaríamos el principio de presunción de inocencia", ha aseverado la letrada de Ricardo A.M., uno de los tres acusados.

Los jóvenes se enfrentan a una petición fiscal de quince años de cárcel por agresión sexual. El juicio quedó este jueves listo para sentencia después de que sus defensas hayan solicitado a la Sala su absolución al tratarse de una "denuncia falsa" motivada por una posible venganza, ya que al parecer la joven quería "una relación seria" con Ricardo y no pudo ser.

Los acusados de La Manada de Villalba.

En su declaración, los procesados mantuvieron que fue la joven quien propuso de forma espontánea y entre "risas" el contacto sexual por turnos. Según su versión, los hechos transcurrieron en un ambiente "de cachondeo" y "jocoso".

Este jueves reiteraron durante su turno a la última palabra que la chica "consistió" libremente los encuentros con los tres, denunciando la actuación de la Guardia Civil por volcarles los datos íntegros de sus móviles.

En su informe, la fiscal centró la prueba de cargo en la declaración de la chica al cumplir los requisitos que establece el Tribunal Supremo para sustentar una condena solo con el testimonio de la afectada; persistencia en la incriminación, verosimilitud del testimonio y ausencia de incredibilidad subjetiva derivada de las previas relaciones acusado-víctima.

"Perdió el control" y se arrepintió

En su intervención, la abogada de Ricardo recalcó que la chica "perdió el control" esa noche y luego se arrepintió de lo que hizo. En esta línea, ha insistido en que hay varias hipótesis que sustentan que su acusación se produce por "una denuncia falsa", recalcando que ningún informe psicológico descarta que el estrés postraumático que sufre pueda provenir de otras causas por ser una persona que no se "adapta".

De igual modo, los abogados de los otros dos acusados afirmaron que el testimonio de la chica no cumple los requisitos legales, restando credibilidad a su relato. Ante el tribunal y tras un biombo, la joven relató la pasada semana que no pidió sexo en grupo y lo manifestó "varias veces", indicando que su intención al irse a la habitación con Ricardo era solo para mantener una relación con él. "Pensé que no iba a salir viva", dijo.

En la exposición de los informes, los psicológicos determinaron que la afectada sufrió estrés postraumático y victimización secundaria -la víctima sufre un daño adicional al delito-, dando credibilidad a su relato y descartando desajustes de su personalidad.

COMPARTIR: