22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Al principio 'el sol de México' no reconoció a su primogénita, nacida de su relación con Stephanie Salas, nieta de la actriz Silvia Pinal

Michelle Salas, la hija influencer de Luis Miguel, se hace más famosa en México que el cantante

Michelle Salas.
Michelle Salas.
El cantante Luis Miguel se ha convertido en una de esas estrellas cuyo círculo familiar se divide en dos: Aquellos que tienen acceso a él y aquellos que no. A este segundo colectivo pertenecen Sergio Basteri, hermano pequeño de ‘El Sol de México’ o su hija mayor Michelle Salas. Hoy Michelle, que hace unos meses cumplió 31 años, se ha convertido en una de las influencers que más seguidores tiene.

Nació el 13 de junio de 1989 y es fruto de la relación del cantante con la actriz Stephanie Salas con la que celebró su 31 cumpleaños sin noticias de su padre. Michelle Salas es una influencer célebre en algunos países de habla hispana.

Cuando Stephanie supo que estaba embarazada, la relación entre ella y el artista había terminado y además, Luis Miguel, de 19 años, estaba en un momento de popularidad máxima. Sin embargo, el artista aseguró a Stephanie Salas que podría contar con él, se encargaría de la manutención de su hija.

Michelle y su madre Stephanie. 

Sin embargo, no le dio su apellido y según declararía años más tarde Stephanie, en 1991 dejó de tener contacto con la niña. Durante muchos años no hubo relación, pero en 2005 algo pareció cambiar cuando el artista se unió sentimentalmente con la actriz Aracely Arámbula. Según ha declarado la propia actriz, ella intercedió para que Luis Miguel se acercara a su hija que ya había entrado en la adolescencia. Ese mismo año, la joven había concedido una entrevista en la edición mexicana de ¡Hola! pidiendo ver a su padre.

El acercamiento duró el tiempo que lo hizo la unión entre Luis Miguel y Aracely. En 2006 se produjo el reencuentro y Michelle publicaría las fotos en sus redes sociales. Además, iniciaron los trámites para ser reconocida como hija del cantante. Sin embargo, la relación pronto se volvería a enfriar y no sólo con ella. También con Miguel y Daniel, hijos que tuvo con Aracely Arámbula. La separación entre la actriz y el cantante, en 2009, fue cualquier cosa menos amistosa y los conflictos se sucedieron durante años.

Michelle por su parte ha crecido ajena a la sombra de su padre y lejos de huir de la presión de los medios de comunicación, se ha convertido en una influencer importante en México. Su éxito le ha hecho ser reclamada por marcas como Dolce & Gabbana, para la que llegó a desfilar junto a su madre. También consiguió ocupar la portada de la edición japonesa de la revista Vogue y ha sido imagen de firmas como Carolina Herrera, Michael Kors, Aristocrazy, Pronovias o Tommy Hilfiger.

                                                                                  Michelle con su padre. 

En lo que respecta a su padre, aunque lo felicitó en su cuenta de Instagram para su cumpleaños en 2017, la relación parece haberse enfriado tras el estreno de la serie de Netflix sobre el cantante controlada por él mismo, en la que la relación con Stephanie queda reducida a una historia puntual, a un mero encuentro sexual al sentirse el cantante despechado por la ruptura sentimental con Mariana Yazbek.

El 'viejito millonario' y la dinastía Pinal

En lo concerniente a su vida sentimental, Michelle siempre ha intentado ser discreta. Sin embargo, a finales de 2019 saltó a los medios su relación con el millonario argentino Alan Faena, 26 años mayor que ella. La prensa comenzó a hablar del ritmo de vida de la pareja: Lujosos regalos, extravagantes cenas románticas y exclusivos viajes alrededor del mundo.

       Alan Faena. 

Alan Faena es el fundador y presidente de Grupo Faena, dueño de una cadena de hoteles y resorts, amigo de grandes estrellas de Hollywood y de la música internacional, también tiene desde 1985 su propia marca de ropa. Por su diferencia de edad, la prensa denominó a Faena como ‘el viejito millonario’. Tiempo antes Michelle había tenido una relación con el venezolano Danilo Díaz.

La influencer pertenece a una reconocida dinastía del mundo del espectáculo en México. Su madre es nieta de todo un icono del cine latino, Silvia Pinal. De 89 años, Pinal forma, junto a Dolores del Río y María Félix, ya fallecidas, el triunvirato de las grandes estrellas del cine azteca. Silvia Pinal comenzó su carrera en el teatro y se convirtió en una de las protagonistas del cine a finales de la década de 1940.

Pinal rodó junto a las grandes estrellas de la Edad Dorada del cine mexicano como Pedro Infante, Tin Tan o Cantinflas. En particular, han pasado a la historia sus trabajos en películas dirigidas por Luis BuñuelViridiana (1961), El ángel exterminador (1962) y Simón del desierto (1965). También es famosa por sus muchos matrimonios. Su primer esposo fue el actor y empresario teatral, Rafael Banquells, padre de su hija Silvia Pasquel que a su vez es madre de Stephanie Salas, la madre de Danielle que por tanto, es bisnieta de la musa de Buñuel.

La dinastía Pinal es mucho más amplia. Silvia Pinal tuvo con su segundo marido, el productor de cine Gustavo Alatriste, que produjo películas de Buñuel para ella, a la malograda Viridiana Alatriste. Luego se unió con el cantante pop Enrique Guzmán con el que tendría a la cantante de rock Alejandra Guzmán.

Con su bisabuela, la mítica Silvia Pinal.

Luego estuvo casada con el gobernador Tulio Hernández y con él se metió de lleno en el mundo de la política llegando a ser diputada en el Parlamento azteca. Además de sus matrimonios, ha mantenido historias de amor con iconos de la vida popular mexicana como Pedro Infante o Emilio Azcárraga, el difunto dueño todopoderoso del gigante de comunicación Televisa. Sus relaciones y su trabajo en el cine la convirtieron en el origen de una saga del mundo del espectáculo que un día se cruzó con otra estrella, Luis Miguel

COMPARTIR: