10 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La localidad pontevedresa se consolida como polo de atracción de la clase pudiente española y extranjera en verano

El Rey Emérito Juan Carlos triunfa en Sanxenxo: gana la regata Almirante Rodríguez Toubes con la Reina eSofía como testigo

El Rey emérito Juan Carlos, con su Bribon 500, se ha proclamado este domingo vencedor del Trofeo Almirante Rodríguez Toubes de la clase Clásico, después de imponerse en la segunda y última regata, marcada por la niebla en la Ría de Pontevedra. El barco patroneado por Don Juan Carlos tenía que ganar la regata dominical y que el Erica de la Infanta Elena, vencedor este sábado, debía finalizar por detrás de los tres primeros clasificados.

De este modo, don Juan Carlos vuelve a llevarse un triunfo en las regatas que tanto amaba y de las que ya se mantiene más apartado por sus limitaciones físicas.  Y en esta ocasión no ha ido solo. Además de su hija, la infanta Elena, que también compitió en el certamen, el rey emérito estuvo acompañado por la reina emérita Sofía, que a diferencia de las últimas ocasiones sí ha decidido acudir junto a su marido. De hecho, podría ser esta otra demostración del supuesto acercamiento entre ambos cónyuges en el último año.  Ambos ha aparecido en público en actitudes más armoniosas que las que contemplábamos en los años anteriores a la abdicación del rey. 

Fue precisamente tras la abdicación cuando les vimos haciendo vidas claramente más separadas, más alejados y cada uno orientado hacia sus intereses. Ahora, sin embargo, Sanxenxo ha vuelto a reunirles gracias a un evento que está aportando a la localidad pontevedresa la notoriedad que en su momento diera a Palma. La reina, además, se siente especialmente ligada a esta regata que lleva el nombre del que fuera mentor náutico del rey Felipe VI. Y es que Don Felipe tenía solo 16 años cuando en 1984 debutó como tripulante del Sirius III de la Armada, en la Copa del Rey de vela celebrada en Mallorca, junto a su veterano compañero de vela a Jaime Rodríguez-Toubes. Ya más tarde, en 1987, apareció la primera versión del actual velero Aifos, con el entonces Príncipe como tripulante y de nuevo su maestro Rodríguez-Toubes como patrón. En realidad, todos los hermanos  Rodríguez-Toubes han estado conectados con la familia real.

Don Juan Carlos luchando en la regata por el triunfo. 

Ahora, esta regata contribuye a consolidar a Sanxenxo como el nuevo polo de atracción para personalidades, famosos y ricos que encuentran la paz en las aguas gallegas en verano.  La localidad gallega no solo ve multiplicar su población por diez durante el mes de agos. Tras disfrutar de la visita del rey emérito Juan Carlos, Sanxenxo verá en breve cómo llegan Mariano Rajoy o millonarios como Amancio Ortega y Carlos Slim.

En agosto, la ciudad marítima aborda sus días más importantes, la quincena de oro, que le lleva a pasar de los poco más de 17.000 habitantes a cerca de 150.000. Pero el que ha sido destino especialmente de la clase media-alta gallega, que se desplaza de zonas como Pontevedra, Orense y especialmente La Coruña a sus revalorizados pisos en la primera línea de la playa de Silgar ha cambiado en los últimos años. Sanxenxo recibe y presume cada día de más personajes VIP que disfrutan de su tiempo libre y, especialmente, de un verano menos mediático con menos paparazzi  que otras zonas como la Costa del Sol o Mallorca, al menos hasta ahora.   

El que más miradas atrae, el rey emérito Juan Carlos 

El año pasado hizo al menos tres escapadas a esta localidad pontevedresa donde disfrutaba de su deporte favorito, la vela. De hecho, él mismo inauguró la reforma del puerto en el año 2005.

Don Juan Carlos en 2016 en Sanxenxo.

De la mano de su principal anfitrión y amigo, Pedro Campos, presidente del Real Club Náutico de Sanxenxo, Don Juan Carlos disfruta de mar y gastronomía. No tiene residencia fija, alterna sus estancias entre la variada oferta hotelera de la zona. Cuando hay menos turismo se aloja en los hoteles céntricos (hay uno que incluso lleva su nombre), cuando hay más aglomeración se va a casas rurales de las afueras. Lo cierto es que, más allá de las polémicas que le rodean últimamente, Don Juan Carlos se ha convertido en el principal reclamo de esta localidad pontevedresa, que, igual que junta a los más ricos del mundo, tiene en la Fiesta de la Cebolla su colofón a los meses de estío. Quizá sea esta forma de diferente de disfrutar el verano la que atrae cada vez más a los poderosos.

Mariano Rajoy, en su tierra  

Mariano Rajoy, el expresidente del Gobierno, es uno de los clásicos de Sanxenxo. Tiene una vivienda en propiedad en primera línea de playa de Baltar que visitaba más cuando era ministro o líder de la oposición que cuando era presidente del Gobierno. Como máximo mandatario le gustaba más ir al interior, a apenas 20 km, en Ribadumia. Allí es donde ha hecho famosa la senda del agua, el camino que repite muchas veces en verano y que le lleva hasta el Monasterio de Armenteira. Pero este año, ya como Registrador, sí se le espera en el paseo que une Sanxenxo y Portonovo.

Mariano Rajoy en su casa de Sanxenxo.

Amancio Ortega, de La Toja al puerto deportivo 

Una de las propiedades de verano del hombre más rico de España está en la cercana isla de La Toja (A Toxa), en el vecino municipio de O Grove. La famosa isla, más allá del campo de Golf, sus hoteles y el balneario tiene una gran ventaja, las nuevas construcciones son escasas y limitadas (solo se ha realizado una pequeña promoción en la última década) y tiene la tranquilidad que siempre ha buscado.

El problema para Ortega, y otros hacendados de la zona, es que las características de esta isla con sus bajíos de arena impiden que su minúsculo puerto deportivo reciba barcos de gran calado. Por eso el punto de atraque de su yate de 47 metros de eslora está en Sanxenxo, en el puerto deportivo que, tras la reforma y ampliación, finalizada en 2005, ha sido un auténtico imán para muchos VIPS. Eso sí, aunque seguro que verán su barco, mucho más complicado será ver a Amancio Ortega, que no se prodiga en actos sociales.

Millonarios suramericanos

Otro de los hombres más ricos del mundo, que incluso lo ha llegado a encabezar durante muchos años, es el mexicano Carlos Slim, dueño de Telmex, el mayor operador de telecomunicaciones de México, entre otras muchas empresas. De raíces españolas, es un asiduo todos los veranos en la casa de su amigo, el mexicano y también de origen gallego Olegario Vázquez Raña, propietario del Grupo Empresarial Ángeles. Olegario Vázquez tiene una casa, un verdadero “fuerte”,  en el pequeño municipio orensano de Avión, muy cerca de los límites con Pontevedra. Allí pasa el verano y recibe la visita de Carlos Slim que se mimetizan tanto con el ambiente rural que incluso bajan al bar del pueblo a jugar al dominó.

Carlos Slim jugando al dominó en un bar de Avión (Galicia). 

Pero si esta costumbre les ha hecho famosos, no lo es menos su visita a Sanxenxo. Allí disfrutan de un anonimato que les es ajeno en su país donde tienen que ir acompañados por un ejército de escoltas. Verlos pasear o visitar los bares de la zona es algo muy normal.  

No son las únicas fortunas sudamericanas en la zona. El banquero venezolano Juan Carlos Escotet, presidente de Banesco, es otro de los famosos que se dejan ver en las noches de Sanxenxo desde que su grupo absorbió Abanca, la entidad financiera gallega. Su barco amarra muy cerca del yate de Amancio Ortega. 

 

COMPARTIR: