25 de abril de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"El artista está judicialmente acorralado y que se niegue a hacerse las pruebas de ADN nos beneficia", afirma el abogado Fernando Osuna

Julio Iglesias, al banquillo: el mes de mayo será decisivo para la vida del cantante y de su supuesto hijo Javier Santos

El cantante Julio Iglesias.
El cantante Julio Iglesias.
No tiene escapatoria. Julio Iglesias ya tiene fecha para sentarse en el banquillo por la demanda de paternidad interpuesta por Javier Santos, su supuesto hijo que, desde hace décadas, reclama ante la Justicia ser reconocido como hijo del cantante español. La fecha será el 30 de mayo de 2019 en Valencia y todo indica que esta vez el artista no podrá evadir la acción de la Justicia.

Será el próximo 30 de mayo en Valencia cuando Julio Iglesias tenga al fin que sentarse en el banquillo y enfrentarse a la Justicia para responder por la demanda de paternidad de Javier Santos, un valenciano que afirma ser hijo del artista. Durante meses, Julio Iglesias ha intentado dilatar el proceso lo máximo posible. Sin embargo, Fernando Osuna, abogado de Santos, nunca ha perdido la esperanza y en cada aplazamiento ha mantenido el hecho de que la cantidad de pruebas que tienen “son lo suficientemente evidentes”.

En un principio, la fecha para que Julio Iglesias se sentase frente al Juez José Miguel Bort era el 4 de marzo, pero se pospuso porque Bort exigía que Santos y su expadrastro se sometieran a unas pruebas de ADN para demostrar que no eran padre e hijo. Ya en los años noventa se realizó esta misma prueba en una clínica privada, pero, ante la sorpresa de muchos, el juez Bort no le dio toda la fiabilidad. “Puede tomarse como una falta de respeto a la clínica que hizo en su día el trabajo, pero la Justicia puede interpretar que es parte interesada porque al fin y al cabo quien paga es una de las partes interesadas. A la medicina pública le supone la Justicia mayor imparcialidad. Es como si en un juicio por asesinato yo aporto el estudio de Premio Nobel de Medicina, el juez siempre verá más imparcial al médico forense oficial sin que eso signifique que no respeta el trabajo y la seriedad del otro profesional”, declaró en ese momento Fernando Osuna a elcierredigital.com.

El 14 de febrero, finalmente Javier Santos y su expadrastro se sometieron a las pruebas de ADN solicitadas por el juez con el fin de descartar que sean padre e hijo. Santos y el señor Sánchez acudieron para tal efecto al Hospital público de Hematología de la ciudad del Turia. Finalmente, las pruebas confirmaron lo ya sabido: Santos no es hijo de su padrastro.

Javier Santos con su abogado Fernando Osuna tras presentar la demanda de paternidad contra Julio Iglesias. 

Ahora, la fecha ha llegado y el cantante español más internacional tendrá que hacer acto de presencia ante la Justicia para demostrar que no es padre de Javier Santos como se le imputa. La duda ahora está en si Iglesias podrá eludir la Justicia o no. La única posibilidad sería alegando motivos de salud.

Durante todo 2018 la salud de Julio Iglesias ha sido un tema recurrente en los medios de comunicación. De hecho, el pasado año tendría que haber sido muy activo a nivel musical ya que el artista celebraba su medio siglo sobre los escenarios tras su triunfo en el Festival de Benidorm de 1968 con la canción La vida sigue igual. Sin embargo, los conciertos programados y el proyecto de publicar sus memorias se vieron paralizados, según todos los rumores, por los supuestos problemas de salud del cantante. ¿Podrían estos problemas evitar que Iglesias se sentara en el juzgado? “No creo que recurra a eso”, se muestra tajante Fernando Osuna, que ve como cada vez está más cerca de conseguir lo que tanto ansía su cliente, Javier Santos: demostrar que es hijo de Julio Iglesias. 

Lo que el abogado Fernando Osuna tiene más claro es que Iglesias no se hará las pruebas de paternidad. “No lo hará y creo que no se someterá a las pruebas solicitadas, pero eso nos beneficia. Según el Artículo 767 de la Ley de Enjuiciamiento Civil se le puede adjudicar la paternidad. Estas pruebas de Javier y su padrastro son una más. También están las de ADN de Julio José Iglesias”, afirma el letrado a elcierredigital.com. "Julio Iglesias está judicialmente acorralado, no le servirá de nada negarse a las pruebas”, remata.

Así las cosas, ahora los medios esperan con avidez la fecha del 30 de mayo para saber si habrá ‘paseíllo’ o si se toman medidas de protección debido a la popularidad del artista, para así evitar lo que Julio Iglesias más teme: su imagen entrando en un juzgado para responder por una demanda de paternidad que le persigue desde hace décadas.

COMPARTIR: