27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El actor falleció con sólo 24 años en un accidente de tráfico el 30 de septiembre de 1955 tras rodar únicamente tres películas

Sesenta y cinco años sin James Dean: La vida del galán del cine de los años 50 por el que suspiraron hombres y mujeres

James Dean.
James Dean.
Hace 65 años fallecía uno de los grandes mitos del séptimo arte, James Dean. El actor falleció con sólo 24 años en un accidente de tráfico el 30 de septiembre de 1955 tras rodar únicamente tres films que lo hicieron inmortal: 'Al este del Edén', 'Rebelde sin causa' y 'Gigante'. A su prematura muerte le siguió una ola de fanatismo quedando varias fotos que se han hecho icónicas y muchas leyendas sobre sus historias de amor con mujeres y hombres.

Hace 65 años perdía la vida James Dean uno de los mayores mitos del siglo XX. Su muerte en accidente de tráfico con sólo 24 años inauguraba la era de las muertes pop. El fallecimiento como un acontecimiento mediático y cultural. Uno de los elementos que ayudaron a fomentar la actual mitología pagana de la fama.

Sólo tres películas bastaron para hacerle un icono del séptimo arte. Realmente, sólo la primera de ellas (Al este del Edén) llegó a estrenarse con él vivo. Sus 24 años de vida le bastaron para convertirse en un icono generacional, algo que década a década suele aparece. Fue el símbolo de los jóvenes airados de los años cincuenta. Una nueva hornada que llegaba a la veintena en los llamados ‘felices años 50’, los de la expansión económica de Estados Unidos y su preponderancia en el mundo occidental tras la II Guerra Mundial.

Era un nuevo grupo de hombres y mujeres dispuestos a romper con la que la generación de sus padres representaba, buscando nuevos paradigmas en las relaciones personales y sexuales, al igual que en la forma de entender. La etiqueta de ‘rebeldes’ se les adosó tanto como la nueva estética que nació con ellos. Eran los años del culto a la chupa de cuero, a la velocidad y a la estética descuidad. También en el cine. Jimmy Dean fue el paradigma, pero no el único. Eran actores que estudiaban en Nueva York con Lee Strasberg. De método. Además, representaban una nueva masculinidad en el cine. Salvaje y frágil al mismo tiempo. La camiseta y el pantalón vaquero dejaban obsoletos los trajes sastre de Cary Grant.

En su 'pequeño bastardo'. 

James Dean nació en Formount (Indiana) el 8 de febrero de 1931. Con apenas unos meses a la familia se trasladó California. Con 9 años, falleció su madre, un hecho que le marcaría para toda la vida. A los 19 años se marchó a Nueva York para formarse como actor. Pronto comenzó a destacar en Brodway y en los espacios dramáticos de la televisión en directo. En esa época conoce a Marlos Brando y escritores como Truman Capote y John Steinbeck. Gracias a este último dio el salto al cine cuando se escogió al actor para protagonizar la adaptación de su novel Al este del Edén.

La llegada a Los Ángeles de James Dean fue una revolución para la industria del cine y la prensa. No estaban acostumbrados a un personaje así y su estética y forma despreocupada de moverse por la Meca del Cine. El éxito de la película fue masivo en todo el mundo y, James Dean se convirtió en una estrella de la noche a la mañana. En 1955 rodó sus dos siguientes títulos, Rebelde sin causa y Gigante. Serían las películas que confirmarían su mito después de muerto.

Cuando el viernes 30 de septiembre de 1955 perdió la vida en la carretera, faltaban diez días para que se estrenara la película Rebelde sin causa. Su última foto con vida la compartió con Sara Montiel. Ambos compartían trabajo en la Warner. Él rodaba Gigante y ella en el plató contiguo filmaba Serenade junto a Joan Fontaine y Mario Lanza. James iba a participar en una carrera automovilística con su Porsche 356 Speedstor al que apodaba ‘pequeño bastardo’. Iba junto a un copiloto y chocaron con un Ford del 54 blanco y negro. La investigación de la Fiscalía determinó que ambos conductores fueron culpables del siniestro. James falleció al romperse el cuello.

Hombres, Mujeres y Viceversa

Sobre la vida privada de James Dean hay todo tipo de historias, dudas y certezas. Al poco de llegar a Hollywood tuvo un fugaz affaire con Maila Nurmi conocida por el papel de ‘Vampira’ con el que presentaba varios programas de televisión donde se reponían los clásicos del cine de terror del cine de la Universal. Sin embargo, su primer amor importante fue la italiana Pier Angeli, nacida el 19 de junio de 1932, en Italia. Su debut cinematográfico fue en el papel protagónico de la película de 1951 Teresa, por la que ganó un Globo de Oro a la Nueva Estrella del Año. Por esta actuación la compararon con Greta Garbo y obtuvo un contrato con la Metro que la llevó a aparecer en varios films.

Sin embargo, los planes para una película británico-italiana sobre Romeo y Julieta con ella y Marlon Brando fracasaron. La madre de Pier impidió que se casara con James y el día de la boda de ésta, con el crooner Vic Damone, el actor se dedicó a dar vueltas a la iglesia con una moto. En 1971, a la edad de 39 años, Angeli fue encontrada muerta de una sobredosis accidental de barbitúricos en su casa en 355 S. McCarty Drive, Beverly Hills. Fue una de las muchas muertes que siguieron la estela de James Dean.

La última foto de James Dean. Aparece junto a Sara Montiel. 

En los últimos meses de su vida se le relacionó con la actriz suiza Úrsula Andress recién llegada a Los Ángeles. Sin embargo, fueron sus relaciones con los hombres las que más han dado que hablar. Varios biógrafos aseguran en que sus primeros tiempos en Nueva York ejerció la prostitución masculina. El autor Keneth Anger, creador de la curiosa serie de libros Hollywood Babilonia y hombre relacionado con el cine independiente y los círculos de Antón Lavey (creador de la Iglesia de Satán) aseguró que James Dean frecuentaba los círculos sadomasoquistas.

Si hay un nombre vinculado a él es el de Sal Mineo, su compañero en Rebelde sin causa. El actor de origen italiano representó en pantalla, de manera críptica, la primera historia gay que el cine comercial retrató. Su papel al final del filme moría para dejar al personaje de Jimmy unirse al de Natalie Wood. La prensa especuló que los tres actores vivían un menage a trois sentimental. Sin embargo, la actriz estaba unida al directo de la película. Lo cierto es que, tanto Natalie como Sal, encontraron muertes violentas. Ella en un extraño accidente en un barco en 1981. Un asunto que aún no se ha explicado del todo. Sal Minero murió en extrañas circunstancias. Dicen que nunca olvidó a James Dean. De hecho, a él dedicó su primera película como director, la controvertida obra Who killed Teddy Beard? (1968).

En el libro James Dean: Tomorrow Never Come, escrito por Darwin Porter y Danforth Prince, se asegura que el actor fue el esclavo sexual de Marlon Brando. Según el libro, Brando conoció a Dean cuando este fue a verlo mientras él impartía una conferencia en Nueva York. Brando contó a sus amigos en más de alguna ocasión que la mirada de Dean lo hizo “arder”. El libro recogía las declaraciones de un periodista de la época, Stanley Haggart, que aseguraba que ambos tenían una relación sadomasoquista. Según Haggart, Marlon Brando disfrutaba apagando cigarrillos sobre el cuerpo de Jimmy. Sin embargo, este periodista afirma que sólo James llegó a enamorarse.

COMPARTIR: