26 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

También el Rey Emérito ha vivido romances con la princesa María Gabriela de Saboya, la aristócrata Olguina de Robiltan y la Miss peruana Gladys Zender

Las otras 'amigas entrañables' de Juan Carlos I: De la novia de James Dean a la actriz Bárbara Rey

Juan Carlos I y sus amigas.
Juan Carlos I y sus amigas.
En los últimos días dos exmante del Rey han ocupado todos los titulares. Los ingresos de dinero del Rey Emérito a una cuenta de la Fundación Lucun a sus dos antiguas parejas las ha traído de nuevo a la actualidad. Corinna y Marta Gayà han hecho que el pasado más peligrosos de la monarquía se haga presente. Estas dos mujeres, tan distintas no han sido las únicas.

Antes de unirse a doña Sofía, Juan Carlos I vivió romances con María Gabriela de Saboya y Olguina de Robilant.  Sin embargo, un romance más peligrosos fue el que vivió con la actriz Bárbara Rey. 

A finales de 2019 dos libros desvelaron la existencia de dos nuevas parejas del monarca. Tanto Jaime Peñafiel en su libro 'Anécdotas de oro' y José Bono en 'Se levanta la sesión, ¿quién manda de verdad?', su tercer libro de memorias, revelan sus identidades. Son la actriz italiana Pier Angeli, que fuera novia del actor James Dean, junto a la primera hispana coronada Miss Universo, la modelo peruana Gladys Zender.

María Gabriela de Saboya

 

María Gabriela de Saboya durante su noviazgo con Juan Carlos I. 

La hija del último Rey de Italia, Humberto II, fue el primer gran amor del joven al que entonces llamaban Juanito. Ambos vivían exiliados con sus familias en Estoril (Portugal).

"Juan Carlos era muy simpático. Yo lo quería mucho. Íbamos al cine y al casino los domingos. Él no pasaba mucho tiempo en Portugal porque estudiaba en el Palacio de Miramar (San Sebastián), pero nos escribíamos muchas cartas", llegó a declarar Gabriela de Saboya.

Entre don Juan Carlos y la joven italiana se estableció una relación típica de la época. Intercambiándose misivas. Durante sus años en la Academia Militar de Zaragoza tenía la foto de la italiana en su cuarto. Era joven, guapa y de sangre real, pero tenía un problema. No le gustaba a Franco. Fue el dictador el que ordenó cortar con esa relación. Hasta tal punto que la efigie de la italiana desapareció del cuarto de Juanito. Años más tarde, el Rey en la polémica biografía que escribió José Luis de Vilallonga declaró: “Sí es cierto que yo pude haberme casado con Gabriela”.

La relación se rompió por estrategia política en favor del compromiso con doña Sofía. María Gabriela ha mantenido hasta hoy su amistad con el Rey Emérito, al que perdonó que durante su noviazgo éste se viera con Olguina de Robilant.

Olguina de Robilant

 

Olguina de Robilant en su juventud. 

Esta Condesa italiana mantuvo un tórrido romance con el Emérito entre 1956 y 1962. Mujer escandalosa y siempre polémica, llegó a participar en La dolce vita de Federico Fellini y un cumpleaños suyo a principios de los 60 acabó en una fiesta cuyas fotos se filtraron a la prensa y se convirtió en piedra de escándalo ya que la acusaron de haber organizado una orgía.

Con 25 años fue madre soltera lo que la enfrentó en los tribunales italianos con su madre por la custodia de la criatura que finalmente acabó en manos de la abuela de la niña. En esos años Olguina alternaba a Juanito con otros hombres. En su libro Reina de corazones explicó que “suurgió un flechazo entre compañeros de mesa. Me enamoré como una colegiala. Era una relación alegre, simpática, sin pretensiones, sin compromisos”.

Este libro se publicó después de que intentara poner en venta las cartas de amor que se intercambió con el Rey Emérito. Fueron adquiridas por el periodista Jaime Peñafiel que en esos años dirigía La Revista para el grupo Z. Cuatro años más tarde, en 1988, Interviú publicó parte de estas misivas.

Bárbara Rey, el Rey y la Corista

 

La actriz Bárbara Rey. 

La relación con Juan Carlos I comenzó a principios de la Transición. Se hicieron amigos por medio de Adolfo Suárez, otro amigo de la actriz en una etapa en la que apoyaba al líder de UCD. La relación, iniciada a comienzo de los 80, continuó de manera intermitente a lo largo de muchos años. Hasta que un buen día, en junio de 1994, don Juan Carlos de manera sutil le hizo saber que la historia había acabado. Sin embargo, no iba a ser todo tan fácil. La murciana había supuestamente grabado varias conversaciones con el monarca.

La discreción nunca ha sido nunca uno de los mejores atributos de Juan Carlos de Borbón, y con su supuesta amante hablaba sin tapujos de todos sus problemas, incluyendo aspectos íntimos sobre la Reina y el golpe militar del 23-F. Durante esos años, parece que Bárbara Rey recibía de los fondos reservados del Ministerio del Interior unas atribuciones de entre uno y dos millones de pesetas, pero según algunas fuentes podrían ser más. Más tarde, los agentes del CNI le abrieron una cuenta bancaria en el Kredietbank de Luxemburgo, donde ingresaron 26'3 millones de pesetas, según publicó Ok Diario en enero de 2017. Sin embargo, los ingresos se cortaron cuando la relación se interrumpió. Fue cuando ella intentó llegar a un acuerdo indicando que tenía material gráfico y audiovisual que podía comprometer al Rey.  Una historia que no ha sido explicada aún del todo y que la actriz nunca ha querido develar. 

La novia de James Dean

 

Pier Angeli. 

El periodista y célebre cronista social Jaime Peñafiel habla en su citado libro  Anécdotas de oro del romance exprés que vivieron un juvenil Juan Carlos de Borbón y la actriz Pier Angeli en 1956.

“Él era muy jovencito. Yo estaba en Estoril para cubrir los carnavales y Pier Angeli era la musa y me alojaba en el mismo hotel que ella. A la hora de la siesta hacía mucho calor y bajé al bar. De repente, veo en un rincón a Juan Carlos con Pier Angeli, muy acaramelados. Entonces decidí subir corriendo a mi habitación a por una cámara para tomar las fotos. El Príncipe me vio y subió corriendo tras de mí para pedirme que no sacara las fotos y, como me llevaba muy bien con él, decidí no hacerlas. Fue la primera de las ‘amigas entrañables’”, relata el periodista en una entrevista en Elcierredigital.com.

Pier Angeli nació el 19 de junio de 1932, en Italia. Su debut cinematográfico fue en el papel protagónico de la película de 1951 Teresa, por la que ganó un Globo de Oro a la Nueva Estrella del Año. Por esta actuación la compararon con Greta Garbo y obtuvo un contrato con la Metro que la llevó a aparecer en varios films. Sin embargo, los planes para una película británico-italiana sobre Romeo y Julieta con ella y Marlon Brando fracasaron.

Mientras filmaba La historia de tres amores (1953), Angeli comenzó una relación con su coestrella Kirk Douglas. No se casaron porque la madre de Angeli no estaba contenta con su relación, principalmente porque él no era católico. Luego apareció en Sombrero, en el que reemplazó a una indispuesta Ava Gardner. Su hermana gemela, Marta Padovan, le arrebató el que habría sido el papel de su vida, el de hija de Anna Magnani en La rosa tatuada que le valió una nominación al Oscar a la Mejor Actriz de Reparto.

Durante la década de los 60 y hasta 1970, Angeli volvió a vivir y trabajar en Europa. Su actuación junto a Richard Attenborough en The angry silence (1960) le valió una nominación a la Mejor Actriz Extranjera en los BAFTA británico y se reunió con Stewart Granger en Sodoma y Gomorra (1963).

A nivel privado, su relación más famosa fue con James Dean. Cuando el murió el famoso accidente de tráfico de 1955, habían roto. Angeli estuvo casada con el cantante y actor Vic Damone, de 1954 a 1958. Su divorcio fue seguido por batallas judiciales por la custodia de su único hijo, su hijo Perry. Angeli se casó luego con el compositor italiano Armando Trovajoli en 1962. Tuvo otro hijo, Howard, en 1963. Ella y Trovajoli se divorciaron en 1969.

En 1971, a la edad de 39 años, Angeli fue encontrada muerta de una sobredosis accidental de barbitúricos en su casa en 355 S. McCarty Drive, Beverly Hills. Está enterrada en el Cimetière des Bulvis, en Rueil-Malmaison (Francia).

La primera hispana que fue elegida Miss Universo

Según relata José Bono en su nuevo recien publicado libro de memorias, el Rey Juan Carlos I le contó la historia, muy breve, que tuvo con una ex Miss Universo. Era 1958, Juan Carlos tenía 20 años y acababa de terminar su instrucción militar en la Escuela Naval de Marín. Tras desembarcar en Lima a bordo del buque Juan Sebastián Elcano, las autoridades quisieron presentarle a Gladys Zender, la primera hispana en ganar Miss Universo, quien se encargaría de acompañarlo a distintos actos.

Durante el viaje de vuelta a España, Juanito escribió varias cartas para la modelo y cuando hicieron escala en Panamá se las entregó a uno de sus compañeros, que a su vez se comprometió en hacerlas llegar a Gladys.

Gladys Zender elegida Miss Universo. 

Sin embargo, las misivas acabarían en las manos de Francisco Franco. "Una vez que regresé a España, fui a saludar a Franco, y el general me dijo: 'Alteza, hay que mejorar en ortografía, he visto muchas faltas en sus escritos'. Cuando me intenté justificar, Franco me respondió que no era una falta aislada, sino muchas, recordándome las ofensas al diccionario que se contenían en las cartas que dirigí a la peruana. Pasé vergüenza, y no he perdonado que el cónsul de España hiciera llegar aquellas cartas a Franco”, contó el Rey Emérito a José Bono.

 Gladys Zender tenía solo 17 años cuando consiguió el título de Miss Universo 1957. La bella peruana fue la primera latinoamericana en ganar el aludido certamen y hasta la fecha ninguna otra peruana lo ha hecho. 

Gladys Zender en una imagen reciente. 

Después de obtener el título de belleza, Zender, de ascendencia alemana, italiana y española, se convirtió en una celebridad en Perú. Tuvo un recibimiento apoteósico a su llegada a Lima y fue portada de los medios de comunicación más importantes del país.

Al conocerse que solo tenía 17 años y la edad mínima requerida por la organización para poder participar en el referido certamen de belleza internacional era de 18, la organización evaluó la posibilidad de descalificarla. Finalmente, no ocurrió.

Christian Meir, hijo de Glays, es el actor más internacional de Perú. 

Ocho años después de ser coronada Miss UniversoZender contrajo matrimonio con el empresario y ex alcalde de la ciudad San Isidro, Antonio Meier, con quien tiene cuatro hijos, entre ellos, el exitoso actor Christian Meier, el más internacional de su país.

COMPARTIR: