15 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La noruega conoció al entonces Príncipe en 1997 y durante cuatro años desde Zarzuela intentaron paralizar una historia seguida por los medios

Veinte años de un romance frustrado: Así se gestó el amor y la ruptura del Rey Felipe VI y la modelo Eva Sannum

Eva Sannum y Felipe VI en la boda de Hakoon Magnus y Mette Marit en Noruega.
Eva Sannum y Felipe VI en la boda de Hakoon Magnus y Mette Marit en Noruega.
El 14 de diciembre de 2001 el entonces heredero al trono de España, hoy Felipe VI, anunciaba su ruptura con Eva Sannum, la mujer con la que había compartido su vida los cuatro años anteriores. Fueron años de guerra entre Zarzuela y propio Príncipe. El campo de batalla fueron los medios de comunicación, donde la conveniencia del compromiso entre el Príncipe y la modelo se convirtió en un debate nacional.

Palacio de La Zarzuela. 14 de diciembre de 2001. Los periodistas habituales en el seguimiento de la Casa Real fueron citados en la residencia oficial de los monarcas españoles. El propio Príncipe Felipe, tras alabar las virtudes de Eva Sannum, su pareja durante los cuatro años anteriores, anunció que todo había tocado a su fin: “Eva y yo hemos decidido de mutuo acuerdo que no habrá compromiso que anunciar en el futuro y poner fin a la relación. Simplemente no ha prosperado y punto. No hay más lecturas”.

Esta ruptura sorpresiva llegó tras un debate nacional sobre la conveniencia de Eva como futura reina. La noruega volvió a su país y son contadas las situaciones en las que se ha sabido algo de ella. Ahora, Eva trabaja como consultora de comunicación. Hace años, en una entrevista, consideró que no había sido bien tratada cuando se anunció el fin de su noviazgo y se sintió expuesta a la voracidad de los medios. Hoy está casada con el publicista Torgeir Vierdal y tiene dos hijos. Pero, ¿cómo se desarrolló su romance frustrado?

La modelo que llegó del frío

Eva Sannum llegó a España contratada por la agencia Magic Models. Esta agencia era propiedad del empresario Javier Merino, dueño de Fortuny y exmarido de Mar Flores, y del jinete Carlos Mundy. La agencia tenía su sede en la calle Montesquinza de la capital. La joven noruega vio en la oferta de trabajo como modelo una oportunidad para conseguir dinero para sus estudios de Publicidad y Marketing en la Universidad de Oslo.

El Príncipe y Eva fotografiados por primera vez en 1997.

La modelo se instaló en Madrid “en el número 15 de la calle Moreto, una casa propiedad del jinete Carlos Mundy pero que la agencia utiliza para alojar a sus modelos temporalmente. Eva compartió la vivienda con el modelo argentino Claudio Kapovell y con Katrine Knudsen, otra modelo noruega”, aseguraba en 1999 el representante de modelos José Luis Rivas a Interviú. Katrine Knudsen fue pareja del Príncipe noruego Haakon Magnus, y ella y Eva habían trabajado juntas como modelos en Noruega para la agencia Team Modellers.

Mundy, en esos años, era íntimo del Príncipe Felipe y la rumorología asegura que fue él quien presentó a la modelo al heredero al trono. Sin embargo, según José Luis Rivas en la citada entrevista en Interviú, el primer encuentro entre el príncipe y la maniquí pudo ser más casual de lo que se cree. “Katrine conoció en Madrid a Miguel Goizueta, un amigo íntimo del Príncipe, y fue Katrine quien propició que Eva y Miguel se conocieran. Miguel invitó a Eva a una cena en el restaurante El Cuchi (un famoso mexicano de la Plaza Mayor madrileña), sin decirle nada sobre el resto de los invitados. Fue el primer encuentro de Eva con don Felipe. Además de ellos dos, estaban Miguel Goizueta, Katrine Knudsen y, si no me falla la memoria, Alejandra Osborne, la hija de Bertín”, aseguraba. 

Eva Sannum en un desfile. 

Lo cierto es que la imagen de ambos en ese encuentro llegó a aparecer en la portada del Diez Minutos el 7 de octubre de ese 1997. Jesús Mariñas llegó a asegurar en Tómbola que todo se debía a un filtración interesada del propio Carlos Mundy aunque este llamó en directo al programa para desmentirlo. Lo cierto es que no era la primera vez que se acusaba a la agencia Magic de filtrar una cita entre una de sus contratadas. Ya pasó con los asuntos de Mar Flores y el empresario Fernando Fernández Tapias y de Sofía Mazagatos con José María González de Caldas. Nunca se llegó a probar nada de esto. 

Mientras toda España se preguntaba quién era esa joven rubia que aparecía junto al Príncipe Felipe, el 9 y 10 de octubre Eva tuvo que acudir a dos desfiles en el centro comercial Sexta Avenida, en Madrid, donde se vistió de novia. Las imágenes darían la vuelta al mundo. 

La guerra de papel

La relación se quedó, aparentemente, en un flirteo e incluso las revistas comenzaron a hablar de otros romances del heredero al trono español. Sin embargo, fue a finales de 1999 cuando la relación se hizo más estrecha y Zarzuela puso en marcha toda su maquinaria para acabar con esta relación.

Sin embargo, Felipe VI lanzó un órdago a su padre en forma de portada. En enero de 2000 aparecieron en ¡Hola! las imágenes de la pareja junto al grupo de amigos del Príncipe en India. El viaje se había realizado unos meses antes, pero en aquel momento la revista consideró que no era conveniente que se publicaran. Sin embargo, las imágenes con el Taj Majal de fondo sorprendieron a todos los ciudadanos. Las intrigas palaciegas que llevaron a la revista del saludo, siempre cercana a la Casa Real, a su publicación nunca se han conocido, pero en su momento se indicó que el Príncipe intentaba demostrar que lo suyo con la modelo iba en serio.

Eva Sannum y Felipe VI en la India. 

Durante el año y medio siguiente la relación se convirtió en una especie de debate público. Escritores y periodistas cargaron contra la relación, como Jaime Peñafiel o Alfonso Ussía. También intentaron convencer al Príncipe los presidentes del Gobierno Felipe González y José María Aznar. El más directo, en las páginas del monárquico ABC¸ fue José Luis de Vilallonga, el que fuera biógrafo del Rey.

“Recuerde el Príncipe que los monárquicos de toda la vida serán los primeros en reprocharle su primer paso en falso y Dios no quiera que sea el de su matrimonio. Yo mismo, monárquico genético por no decir endémico, consideraría un error grave una boda que nos pusiera a la altura de los ingleses y quizás empezaría a calibrar las posibilidades de una República que me ahorraría tener que reverenciar a una Reina equivocada. Por lo menos, con la República podría despacharme a gusto”, escribió el aristócrata.

La boda en Oslo

En septiembre de 2001 un traje azul pavo real con un pronunciado escote por delante y por detrás acabó con las posibilidades de Eva Sannum de ser reina de España. Las fotos, que sorprendieron a todo el mundo, fueron tomadas cuando la joven noruega acompañaba al entonces Príncipe de Asturias en la boda del heredero de Hakoon de Noruega con Mette-Maritt. La comparación entre la pareja nórdica y la española era inevitable. Para muchos, el hijo de Harald había conseguido lo que parecía imposible para Felipe, casarse con una mujer que los círculos más conservadores del país consideraban inapropiada.

Eva Sannum con su marido Torgeir Vierdal.

La Reina Sofía acompañaba a su hijo y a la modelo noruega en el evento real. Para muchos, esto era la señal de que pronto se anunciaría un compromiso. Sin embargo, las fotos de Eva en la boda escandalizaron a muchos, y pocos días después se produjeron los atentados del 11 de septiembre, lo que convenció al Príncipe de que no era un buen momento para anunciar un enlace. Con el paso de las semanas las presiones hicieron su efecto y la relación terminó.

COMPARTIR: