18 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La modelo resucita la acusación de malos tratos contra Lequio y recuerda que la Justicia le dio la razón cuando el Conde la demandó por calumnias

La guerra entre Antonia dell' Atte y Ana Obregón: La italiana anuncia demandas tras ser acusada de falsedad documental

Ana Obregón y Antonia Dell'Atte.
Ana Obregón y Antonia Dell'Atte.
En 2004, Antonia dell'Atte confesó ante los medios de comunicación que había demandado a Lequio por malos tratos en la madrileña comisaría de Chamberí en 1991. Lequio denunció a su exmujer por calumnias y también la acusó de haber falsificado esta denuncia en base a un informe de la Policía Científica. Sin embargo, la Justicia, tanto en Primera Instancia como en la Audiencia Provincial de Madrid, confirmó que Antonia no había manipulado nada. Algo que ahora vuelve a afirmar Ana Obregón.

Una de las consecuencias más imprevistas del éxito de la docuserie sobre Rocío Carrasco es la reapertura de la guerra entre Ana Obregón y Antonia Dell'Atte, un enfrentamiento que ocupó durante más de dos décadas todos los titulares de la prensa del corazón. Sin embargo, Antonia y Ana habían firmado las paces hace años y se había producido una cercanía entre ambas mujeres tras la muerte hace un año de Alex, el hijo de la actriz madrileña con Alessandro Lequio, el hombre que unió en un enfrentamiento eterno a ambas mujeres. 

Todo arrancó cuando Rocío Carrasco respondió a las críticas del Conde italiano por haber contado su historia de malos tratos. "Perro no como perro", aseguró la hija de Rocío Jurado, estableciendo un paralelismo entre su exmarido y el colaborador de Ana Rosa Quintana. 

Esto provocó la respuesta de Antonia Dell'Atte, la italiana que fue musa de Armani en los 80 y estuvo unida en matrimonio a Alessandro entre 1987 y 1991, y madre de su hijo mayor, Clemente. Antonia en sus redes recordó una historia que ya había saltado a los medios en 2004. 

Antonia Dell' Atte y Alessandro Lequio en 1990 ante un cuadro de Alfonso XIII.

En ese año la modeló recordó cómo en 1991, en pleno proceso de ruptura, ella denunció a su todavía marido por malos tratos en la comisaría madrileña de Chamberí. Trece años después volvió denunciar públicamente a su ya exmarido. La respuesta del italiano fue demandar por calumnias a la que fue su primera mujer. El 23 de septiembre de 2009, el Conde perdió ante la justicia. 

Acusada de falsificación documental

Más allá de las calumnias, un medio digital ha insinuado que la denuncia que en su día puso la modelo era un documento manipulado. Algo de lo que se ha hecho eco la propia Ana Obregón en su cuenta de Instagram: "Espero que no lleguen al cielo las mentiras y la crueldad con la que está tratando al padre de mi hijo y las mentiras sobre nuestra relación. Alessandro JAMÁS me ha maltratado. Jamás le han juzgado ni sentenciado como maltratador. He visto con mis propios ojos el informe de la POLICíA CIENTÍFICA que concluye que la denuncia de malos tratos presentada por esta señora LA HA FALSIFICADO.

Vamos a tomarnos el maltrato en serio porque es lo más grave que ocurre en esta sociedad. Jamás he llevado guardaespaldas para protegerme de él porque él es mi mayor apoyo. Toda mi familia le adora. Son 30 años con la misma historia, 30 años de aguantar insultos y mentiras de la misma persona sin haber contestado nunca porque mi educación no me lo permite. Se sube al circo otra vez añadiendo más dolor al dolor".

Lo cierto es que la justicia ya se pronunció sobre este respecto. Cuando Lequio denunció por calumnias a Antonia hizo una ampliación de denuncia el 19 de mayo de 2004 acusándola de falsificar la denuncia por malos tratos apoyándose en un informe de la Policía Científica, del que se hacen eco tanto el periódico digital en cuestión como la propia Ana Obregón.  El Juzgado de Instrucción nº 35 de Madrid archivó el caso de falsificación. Lequio recurrió y la Audiencia Provincial de Madrid volvió a confirmar el 7 de marzo de 2009 que Antonia dell'Atte no había falsificado la denuncia. 

Ahora, las espadas entre las dos exmujeres del italiano vuelven a estar en lo alto y el bufete madrileño que representa los intereses de Antonia ha pedido al medio digital que rectifique. Además, anuncia demandas a todo medio o persona que siga poniendo en duda la veracidad de sus documentos y aseguran que la gran fuerza que hace que la musa de Armani pudiera probar lo que denuncia, aparte de esa denuncia interpuesta en 1991, son una serie de cartas en italiano en las que el Conde pide perdón a su primera esposa por ese comportamiento. Sin embargo, en 2004 Antonia no continuó a nivel judicial, mientras que la Justicia sí que quitó la razón a Lequio cuando la acusó de calumnias y falsificación documental. 

COMPARTIR: