24 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La joven de 19 años pide 5.000 euros de forma provisional al deportista hasta que se resuelva el juicio sobre su paternidad el próximo mes de octubre

Ni el futbolista Samuel Etoo ni sus abogados acuden a la vista por la pensión que le reclama su supuesta hija Erika

Exclusiva Dee Dee, su hija Érika y el abogado Fernando Osuna.
Dee Dee, su hija Érika y el abogado Fernando Osuna.
Samuel Etoo no se presentó en el Juzgado de Primera Instancia e Incapacidades situado en la calle Ventura Rodríguez número 7 de Madrid para el juicio por la pensión provisional de 5.000 euros que le solicita su supuesta hija Erika, nacida de una relación del futbolista con la caboverdiana Dee Dee. Tampoco hicieron acto de presencia sus abogados ante el disgusto del juez .que dictará sentencia en el período de una semana y que podría ser determinante para el próximo juicio de paternidad.

Finalmente, el jugador de fútbol Samuel Etoo no hizo acto de presencia en el Juzgado de Primera Instancia e Incapacidades situado en la calle Ventura Rodríguez número 7 de la capital de España para defenderse sobre la petición de una pensión provisional por parte de su supuesta hija Erika, de 19 años. Lo más llamativo es que tampoco hicieron acto de presencia sus abogados.

Erika, reclama una pensión provisional de 5.000 euros debido a sus problemas económicos y que su defensa, capitaneada por Fernando Osuna, ha estimado en función de la capacidad económica de su supuesto padre. Esta pensión provisonal se haría efectiva hasta que se resolviera en los tribunales la filiación en liza. Este juicio de paternidad se celebrará posiblemente el próximo mes de octubre en Madrid.

La vista celebrada en la mañana del 24 de julio en Madrid duró apenas 20 minutos. El juez valoró todas las pruebas aportadas por Dee Dee, la madre de Érika, de manera rápida al no existir defensa por parte de Samuel Etoo que, como ya hemos dicho, ni se presentó ni lo hicieron sus letrados. La defensa de Erika y Dee Dee calcula que en menos de una semana se dictará sentencia.

Samuel Etoo. 

El abogado Fernando Osuna se mostró optimista a elcierredigital.com y recuerda que si el juez autoriza el pago de la pensión solicitada, esto podría suponer un punto a favor a tener en cuenta para que, en el juicio de filiación, Samuel Etoo sea declarado padre de Erika. Esta joven de 19 años nació supuestamente de una relación entre el futbolista y su madre.

Dee Dee ya narró su historia de amor con el futbolista en elcierredigital.com. Conoció a Samuel Etoo en una discoteca madrileña, el conocido Barnon, donde muchos jugadores de fútbol celebraban sus fiestas. "Mi madre emigró a España desde Cabo Verde y me trajo cuando yo tenía tres años. Así que en realidad me considero española". Con 15 años Dee Dee comenzó a trabajar para una agencia de modelos llamada Cosmopolitan, donde destacó por su belleza exótica. "A Etoo me lo presentó unas relaciones públicas africano llamado Fidel. Yo conocía ya a algunos futbolistas porque mi hermana conocía ya a muchos por mi ex cuñado, Rui Lopes, que también fue futbolista".

Entre ambos jóvenes surgió muy pronto el flechazo, "no sabía que era futbolista, pero nos gustamos y enseguida comenzamos a salir, en abril del mismo año". La relación comenzó a fluir, la pareja hablaba con mucha frecuencia, "quedábamos cada dos dias, porque él tenía entrenamientos y partidos y yo mis compromisos de trabajo. No era fácil, pero intentábamos cuadrar las agendas", recuerda Dee Dee. Pero a mitad de temporada, el mercado de fichajes se interpuso en la pareja y Etoo fue traspasado al Espanyol de Barcelona, tras jugar en el Real Madrid y Leganés.

Aquello distanció los encuentros, pero Dee Dee acudía a Barcelona cuando podía: "Él me pagaba el avión, el taxi y todos los gastos. Me quedaba en un piso que tenía alquilado, muy bonito y con unas vistas espectaculares de Barcelona, pero no me dejaba salir de la habitación porque decía que los compañeros se chivaban al entrenador de que había estado con una mujer. Yo no entendía tanto secretismo, pero un día salí de la habitación porque tenía hambre y vi que la nevera estaba vacía. Comprendí que no vivía allí y aquel piso era el que usaban para llevar a sus chicas. Me enfadé muchísimo".

Dee Dee en El Cierre Digital/ Bernardo Paz

En febrero de 1999, Dee Dee descubrió que estaba embarazada y llamó al futbolista para comunicárselo. "Su reacción me dejó helada, fue muy fea. No quería tener al niño y me insultó. Decía que lo había hecho a propósito y fue un accidente. Él decía que controlaba, que no me preocupase. Siempre que le pedía ponerse protección era ofensivo con mis miedos, decía que yo no sabía nada de la vida", relata Dee Dee.  Poco después, el camerunés desapareció de la vida de la mujer, no respondiendo a sus requerimientos ni sus llamadas, según consta en la denuncia presentada por la, supuestamente, hija de ambos.

Unos días de pesadilla para Dee Dee

Dee Dee recuerda aquellos días "como una pesadilla, yo era muy joven y lo pasé muy mal". La niña nació en noviembre y le pusieron el apellido de la madre, aunque después Dee Dee se casó y su marido le dio los suyos a la niña, que ahora se ha hecho mayor de edad y pide en la demanda su inscripción en el registro civil, pero esta vez con el apellido de su supuesto padre biológico.

A pesar del distanciamiento de ambos, tanto el camerunés como la caboverdiana seguían sabiendo el uno del otro, por los conocidos del mundo del fútbol en común. "Hace seis años me llamó para decirme que estaba en Madrid y que quería saber de Erika. Yo, inocente de mi, fui al hotel en el Paseo de la Castellana, con una carpeta llena de fotos de la niña. Cuando me abrió la puerta me lo encontré con una toalla puesta, me mandó entrar y pronto quedó claro que no me había citado para hablar de nuestra hija. Salí de allí espantada y sin poder contarle que a su hija le habían extirpado un riñón con 3 años. Lloré mucho y entonces pensé en buscar un abogado", recuerda Dee Dee, que acudió a un abogado italiano, Stefano Aezeni, que demandó al futbolista en nombre de Anna Barranca, pidiendo la paternidad de una niña, Annie, de quien no pagaba la manutención.

Las pruebas de ADN, realizadas por un tribunal de la localidad italiana de Cagliari, determinaron que era el padre de Annie y que está obligado a pagar su manutención o pensión de alimentos. Dee Dee intentó contratar a este abogado italiano, "pero yo no podía pagarle el dinero que pedía".

COMPARTIR: