26 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hacemos repaso tras el posado de la presidenta de Madrid de la mano de Miguel Ángel Rodríguez (MAR) que ya en 1987 vistió de El Cid a José María Aznar

Las fotos más sorprendentes de los políticos: Desde el drama de Ayuso a las hijas góticas de Rodríguez Zapatero

Isabel Díaz Ayuso.
Isabel Díaz Ayuso. / El Mundo
Una imagen vale más que mil palabras y distrae lo suyo. Eso bien lo sabe Isabel Díaz Ayuso tras su polémico posado en 'El Mundo'. El cachondeo y las bromas que ha generado la imagen lo han ocupado todo. De hecho, ya nadie habla de la dimisión de Yolanda Fuentes, Directora de Salud Pública de la Comunidad que preside la política del PP. A raíz de este posado repasamos las fotos más polémicas de nuestros políticos. Desde Aznar hasta Santiago Abascal o Rivera pasando por ZP o Monedero.

Este domingo Isabel Díaz Ayuso (IDA) sorprendía con su portada para El Mundo. Con una imagen a medio camino entre actriz italiana de la posguerra, protagonista de drama lorquiano y estampa de Virgen prerafaelita, la presidenta de la Comunidad de Madrid ponía cara compungida como pidiendo perdón o suplicando que la Comunidad que preside pase de fase. Tras este movimiento mediático está Miguel Ángel Rodríguez (MAR), experto en comunicación que ha conseguido su objetivo. Los comentarios en redes se han centrado en el cachondeo que genera la imagen de marras y nadie recuerda la dimisión de Yolanda Fuentes, Directora de Salud Pública.

Aznar ganando batallas después de muerto/ Luis Magán. 

MAR es experto en organizar reportajes fotográficos  un tanto peculiares para sus asesorados. IDA no es la primera en poner en práctica las peculiares ideas propagandísticas de Rodríguez. En 1987, José María Aznar era un político de perfil bajo. Un funcionario eficiente pero más bien gris y su mayor hándicap para avanzar en su carrera hacia el poder era, decían, su falta de carisma. Recién aupado a la presidencia de Castilla y León había que darle a conocer fuera de su autonomía. La mejor ocurrencia de MAR fue vestir a Aznar de Rodrigo Díaz de Vivar, ‘El Cid’. Con unas mallas demasiado ajustadas, el flamante presidente castellano posaba para la cámara de Luis Magán en un lugar con historia, el Castillo de Villafuerte de Esgueva (Valladolid).

El reportaje se publicó en El País Semanal dentro de la sección Pasiones locas en la que famosos se disfrazaban de cosas que les gustaría ser y no eran. Por ejemplo, el escritor Camilo José Cela de campeón de kárate. El texto que acompañaba a las fotos estaba escribo a modo de parodia de El cantar del Mío Cid y se podían leer cosas como éstas:

 “Alguno en mis condiciones elegiría el Rey Sol,
pero ¡ah!, si de verdad me atreviera fuese la reina Isabel,
más a gato que es tan gata quién le pone el cascabel...
Pero sí, sí, mi fiel portavoz, decidle a ese periodista que vestiré como el Cid
y así seré conocido en cualesquiera confín como aquellos que nombraste,
y encima, de Valladolid”.

Pablo Casado/ Instagram.

Afortunadamente para Aznar no existían las redes sociales y se libró de la coña fina con la que los españoles despachamos este tipo de imágenes. Así le ocurrió al que para muchos es el heredero político de Aznar, el actual secretario general del Partido Popular Pablo Casado. El líder conservador decidió subir una foto a su instagram en el baño. Con cara de sufrimiento, o de estreñimiento, Casado con camisa y corbata, parecía circunspecto y preocupado.

'El retrato de Dorian Franco'. 

Claro que, si de líderes políticos de derechas y sus imágenes en redes sociales hablamos, no podemos dejar fuera a Santiago Abascal y su culto, suponemos que involuntario, al erotismo.  Como si de un influencer se tratara, hace de su físico una carta de presentación. El líder de la ultraderecha española es un hombre atractivo y lo sabe. Claro que, puede que los elementos iconográficos y eróticos que utiliza no se estén dirigiendo al público que él cree, sino a otro. 

Pantalones dos tallas menos de lo que correspondería, camisetas empapadas en sudor que se pegan a un torso trabajado a fondo en el gimnasio, vello facial y corporal… Todos estos tópicos junto con la hipermasculinidad rozando lo paródico, han forjado durante décadas el decálogo del erotismo gay. De no irle todo lo bien que espera en la política, Santiago Abascal podría encontrar trabajo fácilmente en otros campos. Pocos políticos, sin contar con Albert Rivera, han explotado tanto su físico en las redes.

Santiago Abascal luciendo piernas con más alegría que Bárbara Rey en los 70/ Instagram. 

El que fuera líder de Ciudadanos tiene mucha experiencia en eso de explotar su físico en fotografías llamativas. El político catalán siempre ha contado con éxito entre el público femenino y también el masculino. Rivera ha cuidado siempre su imagen. Durante años practicó natación, lo cual le hizo conseguir un atlético cuerpo que no dudó en mostrar desnudo en un cartel electoral en 2006. En esos momentos Albert solo se presentaba a las elecciones en Cataluña, pero la imagen le hizo popular en toda España.

Centro por fuera, derecha por dentro/ Cartel electoral de Ciudadanos en 2006. 

El físico es una de las preocupaciones del exlíder de Ciudadanos e incluso se regodea en ello. “Aunque finge que le molesta cuando las revistas le citan como un político deseado, le gusta. Sabe que tiene buen cuerpo y cuando lo ponderan, le gusta. Hace un par de años se hizo viral una foto en la que bajo el pantalón se intuía una portentosa erección. Cuando el tema se trató en una reunión y alguien apuntó que sería bueno intentar retirar de la circulación esa imagen él contestó: ‘No me están llamando asesino’. Así zanjó la cuestión. Todos sabíamos que en el fondo le encantaba que la gente sepa que está bien dotado”, explicaba en su día a Elcierredigital.com una persona relacionada con el partido naranja.

También la izquierda ha dado mucho juego cuando les da por posar como si de estrellas de cine se tratase. Pablo Iglesias, actual Vicepresidente del Gobierno protagonizó muchos comentarios cuando decidió posar como un boxeador para Vanity Fair. Si echamos la vista atrás, más críticas recibieron las Ministras del primer Gabinete de Rodríguez Zapatero cuando decidieron participar en un comentado reportaje para la publicación sobre moda Vogue. La sesión fotográfica se produjo antes de las vacaciones del verano de 2004 en los jardines de La Moncloa.

Rivera al teléfono. 

Claro que, si hay una imagen que hizo historia durante los años de Zapatero al frente del gobierno fue aquella que tuvo como protagonistas a sus hijas Laura y Alba que en la visita que realizaron junto a sus padres al matrimonio Obama en la Casa Blanca lucieron un llamativo look gótico. Era 2009 y la imagen del presidente del Gobierno español estaba muy devaluada por la pésima gestión de la crisis económica desatada un año antes. Internet ya estaba en nuestras vidas y las hijas del Jefe de Gobierno del PSOE como no podía ser de otro modo se convirtieron en carne de meme.

El negro era tendencia. 

Una medicina, la del cachondeo online, que también probó Juan Carlos Monedero cuando accedió a posar descamisado para El Mundo en una entrevista con Javier Negre. A pecho descubierto para la cámara de Carlos Onetti hacía declaraciones como “Iglesias no siempre es astuto eligiendo sus amistades. Incluido yo” o “Pedro Sánchez no tiene ideología ni visión de país”. Sin embargo, lo más comentado fue el despechugue del que fuera cofundador de Podemos. Es el peligro de las fotos llamativas, que el que continente se coma al contenido.

COMPARTIR: