10 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según fuentes cercanas a Juan Carlos I, “resulta impensable que a falta de una semana diga que no vendrá, porque es su principal objetivo ahora”

El Rey Emérito podría no volver a España para participar en las regatas de Sanxenxo por problemas de salud

El Cierre Digital en Don Juan Carlos navegando junto a Pedro Campos.
Don Juan Carlos navegando junto a Pedro Campos. / RCN Sanxenxo/ María Muiña.
El Campeonato del Mundo de Vela de la Clase 6 metros tendrá lugar entre el 10 y 18 de junio en Sanxenxo, Pontevedra. Según ha podido conocer elcierredigital.com, el Emérito “lo único que quiere ahora” es acudir a estas regatas, pero podría no hacerlo debido a “el dolor de huesos que tiene”. Por otra parte, existiría la posibilidad de que Juan Carlos presuntamente no hubiese abandonado España y hubiese acudido a visitar a su amigo Cusí.

Tras el último y mediático viaje del rey Emérito a Sanxenxo para disfrutar de las regatas, Juan Carlos I tendría planeado volver a España para el Campeonato del Mundo de Vela de la Clase 6 metros que tendrá lugar entre el 10 y 18 de junio. Una idea que, según han comentado fuentes cercanas al emérito a elcierredigital.com, seguiría en la mente del exmonarca ya que “es lo único que le ilusiona a ese nivel”. Sin embargo, el emérito podría tener que abandonar sus planes debido a sus problemas de salud.

Según ha podido conocer elcierredigital.com por fuentes cercanas, el rey estaría pasando supuestamente por un bache en su salud provocado por el dolor de huesos que sufre. “Pensar que de repente va a decir que no [a acudir a las regatas] es inviable, porque es lo único que quiere ahora. Pero si no le calman el dolor de huesos que tiene, pues no podrá”, comentan las fuentes.

Elcierredigital.com también ha podido saber de mano de estas fuentes que podría existir la posibilidad de que el Emérito no hubiese abandonado España aquel lunes que visitó Zarzuela, tal y como confirmó la Casa Real, ya que “no se llegó a ver al emérito marcharse”, como sí que sucedió con su llegada. “Tengo la teoría de que él no se iba a ir veinte o quince días a los Emiratos para luego venir a la regata. Entre otras cosas porque tiene a su amigo Cusí enfermo”, han comentado estas fuentes sobre la presunta estancia, aún, del emérito en nuestro país, que podría estar moviéndose entre “Barcelona y Sanxenxo”.

Esta información podría dar sentido a los problemas de salud del emérito ya que, como confirman estas fuentes, “en Galicia hay chaparrones y muchísima humedad”, que podrían ser los causantes del dolor de huesos del exmonarca.

Tal y como informó elcierredigital.com en diversas ocasiones, la enfermedad de Cusí, gran amigo del exmonarca, suponía el principal motivo para acelerar la vuelta de Juan Carlos I a España. No sería de extrañar, por tanto, que hubiera alargado este viaje exprés para visitarle.

El mediático viaje del emérito a Sanxenxo

Durante cinco días, Juan Carlos I volvió a ser tendencia debido a su agenda —personal pero tremendamente mediática— en el país que abandonó hace dos años debido a los escándalos judiciales que le acechaban. Alojamiento en casa de su amigo Pedro Campos, regatas en Sanxenxo y un partido de balonmano en Pontevedra para ver jugar a su nieto, Pablo Urdangarin, han sido parte de su agenda del fin de semana.

Sin embargo, el punto álgido y más esperado llegaba el lunes con la visita del emérito a Zarzuela. Una que se inició a las diez de la mañana, con Juan Carlos llegando en un coche al palacio. Saludó a la prensa y se dejó ver en el lado del copiloto del vehículo, pero el resto de lo que sucedió en la reunión familiar se quedó en Zarzuela.

El único testimonio de lo sucedido tras once horas de estancia del emérito junto a su familia, fue un comunicado que lanzó la Casa Real tras el encuentro. En él se explicaba que al exmonarca le dio tiempo a tener una conversación con Felipe VI “sobre cuestiones familiares, así como sobre distintos acontecimientos y sus consecuencias en la sociedad española”.

El Rey Emérito viendo jugar a su nieto Pablo Urdangarin en Pontevedra.

Además, el emérito almorzó junto al rey Felipe VI y la reina Letizia; la infanta Sofía; la reina Sofía, que pese a tener Covid se mantuvo en la sala con las medidas preventivas necesarias; la infanta Elena y sus hijos; y la infanta Margarita, hermana del emérito, y su marido Carlos Zurita. Las grandes bajas fueron las de la princesa Leonor, que se encuentra estudiando en un internado de Gales, y la infanta Cristina.

El sábado, Juan Carlos I se trasladaba a la ciudad de Pontevedra para ver a su nieto, donde se disputó el partido entre el Cisne y el Barça B, en el que el conjunto pontevedrés se jugaba el ascenso a la Liga Asobal, máxima categoría de balonmano. Lo hizo debido a que se suspendieron las regatas de Sanxenxo de ese mismo día por las malas condiciones meteorológicas. Suceso que permitió que el emérito pudiera ver a su nieto, Pablo Urdangarin, que forma parte del club catalán.

Motivos y planes de la visita

Como ya informó elcierredigital.com, el rey emérito y su sucesor en el trono pudieron haber mantenido una conversación telefónica muy tensa una semana antes de la visita del exmonarca. En ella, don Juan Carlos habría comunicado su hartazgo a Felipe VI ante la situación en la que se encuentra e, incluso, podría haber acusado a su hijo de no estar haciendo todo lo posible para favorecer su vuelta al país, en el que reinó durante casi cuatro décadas.

Fuentes cercanas al rey emérito aseguraban que don Juan Carlos “está muy cabreado” y que, aunque el Gobierno de Pedro Sánchez no está dispuesto a recibir aún al exmonarca en España, lo que le ha transmitido a su hijo es que “a él no le prohíbe nadie venir a su país” y, decían algunos allegados, “está empeñado ya en volver”.

Tal fue su empeño que, unos días después, el 19 de mayo, viajó rumbo Galicia para acudir al IV Circuito de la Copa España de Vela en Sanxenxo. Tras este evento (en el que “el primer día no se subió debido al oleaje y en el segundo se subió desde el pantalán, donde no había oleaje”, según confirman fuentes cercanas a elcierredigital.com), el emérito acudió a Zarzuela a reencontrarse con su hijo, Felipe VI.

Imagen del Emérito bajando del avión en Vigo.

En el escrito publicado por la Casa Real para anunciarlo se indicaba la estancia del exmonarca en España desde el "día 19 hasta el próximo lunes día 23 de mayo" y el viaje que hizo a la Zarzuela el mismo lunes, donde se reunió con la reina Doña Sofía y su hijo Felipe VI.

Lo cierto es que este suceso ha podido marcar un antes y un después para el emérito, que podría visitar el país en viajes privados según pudo conocer elcierredigital.com. La Casa Real confirmó esta información en el mismo comunicado, afirmando que el exmonarca desea "desplazarse con frecuencia a España para visitar a la familia y amigos y organizar su vida personal y su lugar de residencia en ámbitos de carácter privado". Ninguno de estos viajes podría superar los 183 días ya que, como contó este diario, el emérito tiene su residencia fiscal en Abu Dabi.

COMPARTIR: