27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Adolfo Suárez veraneaba en Mallorca, Calvo Sotelo prefería Galicia al igual que Mariano Rajoy y Felipe González con Carmen Romero disfrutaban Doñana

Las fotos de Pedro Sánchez en bañador las más cotizadas de este verano: Así son las vacaciones de los presidentes

Begoña Gómez y Pedro Sánchez.
Begoña Gómez y Pedro Sánchez.
El presidente Pedro Sánchez ya ha arrancado sus vacaciones en La Mareta, un palacio propiedad de Patrimonio Nacional en Lanzarote. Años anteriores, también veraneó allí el expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Varios paparazzis intentarán cazar de nuevo al presidente en bañador, sabedores de que, contra lo que suele ser habitual en los políticos, la imagen de Pedro Sánchez en bañador despierta interés en las revistas. Y que se pagan muy bien.

Las vacaciones de Pedro Sánchez ya han comenzado. El presidente del Gobierno de España y su mujer, Begoña Gómez, se han traslado ya a Lanzaratore. En concreto, a La Mareta, una propiedad de Patrimonio Nacional, que en su día fue un regalo del Rey Hussein de Jordania a los Reyes Juan Carlos y Sofía.

Los paparazzis, que habitualmente cubren la información en Canarias, tienen entre sus objetivos principales a Pedro Sánchez. El morbo del presidente y su atractivo físico hacen que, algo poco habitual en los políticos, su imagen en bañador sea de interés para las revistas del corazón. En otras ocasiones, los veraneos presidenciales también han sido objeto de comentario y de fotografías muy mediáticas. 

Adolfo Suarez: y la casa de los 13 millones de euros en Mallorca

El primer presidente de la democrácia y su familia tuvieron una relación especial con la isla balear desde la década de los 90. Port d’Andratx o Son Vida fueron los lugares favoritos de Suárez para pasar los días de agosto. Sus visitas a la Isla fueron plasmadas en numerosas ocasiones en la prensa, especialmente en 1992 cuando tuvo un enfrentamiento con los medios después de que estos le hicieran seguimiento a su hija, Sonsoles, que ese años se casaba con Pocholo Martínez Bordiu. Unos meses antes había saltado a la prensa la detención de su prometido en Uruguay por presunta posesión de drogas.

Adolfo Suárez con Amparo Illana en Mallorca. 

La relación del expresidente con la Isla se cerró en 1995 cuando se construyó un chalé en la urbanización Son Vida. Tras su muerte, esta propiedad fue puesta a la venta por parte de la inmobiliaria Engel & Volkers y sus 1.100 metros cuadrados se cotizan en cerca de 13 millones de euros.

Y aunque su relación con Mallorca fue siempre especial, el lugar predilecto de descanso de Adolfo Suárez fue Ávila y su Cebreros natal. En resumen, montaña y Mediterráneo para huir de los problemas de la política.

Leopoldo Calvo Sotelo: Madrileño en tierras gallegas

Aunque nació y murió en Madrid, Leopoldo Calvo Sotelo era fiel a Ribadeo la tierra de sus ancestros, su abuelo y su madre. El expresidente le gustaba ir todos los veranos de escapada a las tierras gallegas para desconcectar y encontrarse con sus raíces. Aunque solo disfrutó dos veranos como presidente de Gobierno ambos las pasó en esta localidad gallega. Algo que hizo que, a manera de chiste, al pueblo se le conociera como 'Leopoldo Village'.

Leopoldo Calvo Sotel con su mujer Pilar Ibáñez en Ribadeo.

Los restos del expresidente Calvo Sotelo descansan en esta población gallega desde su fallecimiento y hoy es recordado con mucho cariño por los habitantes de esta localidad de Lugo colindante con Asturias.

Felipe Gónzalez y Doñana

El expresidente Felipe González Márquez es el mandatario español que más veces disfrutó de unas vacaciones durante su cargo. Su corazón veraniego lo pueso en Doñana, aunque también en ocasiones en Mallorca. En una visita realizada en 2018 a este paraje natural de Andalucía aseguró que una de las cosas que más extraña de su época de Moncloa eran su vacaciones en Doñana. Las realizabha junto a Carmen Romero, por entonces mujer, que siempre la acompañaba en sus viajes veraniegos a  esta reserva natural de Huelva.

Una polémica foto de González en el  yate Azor.

Durante su periódo estival han acontecido todo tipo de noticias. En 1990, la Revista Época centró su mirada estival en el hijo del expresidente, David González, que por los malos resultados académicos tuvo que quedarse en Madrid para estudiar, mientras el resto de la familia viajaba a Andalucía. Otro momento recordado fue en 1985. Aquel año, el expresidente de gobierno decidió veranear en Cabo Pinar, Mallorca, en una finca del Ejército.

No obstante, estos cambios de aires trajeron consigo la polémica del uso del Yate Azor. Esta embarcación, que fue propiedad del dictador Francisco Franco, lo esperó en la base de Rota para desplazarse de paseo por las aguas del mar Mediterráneo.

Aznar y el amor por Oropesa

El 1 de julio de 1996, El País escribía: “La familia Aznar veraneará en primera línea de playa. Pasará varias semanas de agosto, como los últimos cinco años en Las Playetas de Belver, una tranquila urbanización en el límite de Benicasím y Oropesa del Mar, en el norte de Castellón”. Desde su primera temporada de vacaciones el expresidente  José María Aznar decidió hacer de esta localidad valenciana su principal punto de desconexión.

Este mismo año se publicaron las primeras imágenes del matrimonio presidencial de veraneo en bañador, algo con lo que la prensa tuvo un filón. Los cronistas sociales de los periódicos, especialmente Maruja Torres de El País, se mofaban de su estilo por considerarlo “hortera”. Ana Botella marcó estilísmo y tendencia entre muchas mujeres por el bronceado “excesivo” y joyas cargadas, que algunos comentaristas consideran una forma de envejecer.    

Siempre de alquiler, los últimos años la familia Aznar en Oropesa los pasaron hospedados en una casa propiedad de José Soriano, dueño de la empresa  Porcelanosa, que se hizo muy amigo del expresidente de Gobierno. Las medidas de seguridad aumentaron durante los últimos años de su mandato, especialmente en 2002, cuando la prensa siguió con más atención a la familia a causa de la majestuosa boda de Ana Aznar Botella, la hija del presidente, en el Monasterio de El Escorial.

El matrimonio Aznar en Orepesa.

Posteriormente, con el crecimiento natural de sus dos hijos, el matrimonio presidencial comenzó a veranear en la isla de Ibiza. La familia Aznar comenzó a intercambiar su amor por Castellón por el de las Islas Baleares.

Zapatero y las Islas Canarias

Otra isla, la de Lanzarote, en las Islas Canarias, fue el lugar favorito de Sonsoles Espinosa y José Luis Rodríguez Zapatero para veranear. Desde su primera temporada estival en el Gobierno, la pareja lo tenía claro. Viajar a la isla de Lanzarote para pasar los días vacacionales de agosto ¿Su lugar favorito? “La Mareta”.

La decisión de la pareja no dejó de crear polémica, ya que el palacio perteneciente a Patrimonio Nacional, era usado hasta ese momento por la familia de los Reyes de España cuando visitaban esta isla canaria de manera oficial o privada.

El primer verano fue usada por el matrimonio Rodríguez Zapatero sin consulta previa y el escándalo ocupó varias portadas de los medios de comunicación. Se comentaba que a Sonsoles le gustaba mucho bañarse en las aguas crisitlinas de esa zona de la Isla.

El expresidente Rodríguez Zapatero y su mujer en Lanzarote.

En 2005, estalló una nueva polémica. Se publicó que la cantidad de 271.000 euros del erario  público se utilizaron  para reformar el palaciode La Mareta. Sin embargo, en 2007, dos años después, el expresidente Rodríguez Zapatero cambió su lugar de veraneo por Doñana, siguiendo las pautas establecidas en su día por su compañero de partido Felipe González.

Rajoy y su veraneo discreto

Otro presidente que optó por Galicia. Aunque también visitó varias veces el paraje de Doñana, la preferencia de Mariano Rajoy siempre fue su tierra gallega que le vio nacer. Su piso de Sanxenxo (Pontevedra) siempre fue el lugar natural de sus vacaciones, pero al llegar a La Moncloa el entonces presidente tuvo que sustituir éste, por razones de seguridad, por una casa a pocos kilómetros y situada en el interior, en Ribadumia.

Ahí viajaba con su esposa Elvira Fernández Balboa y pasaba largas temporadas de verano, pero también de Semana Santa. Sus caminatas por la Senda del Agua que une Ribadumia con el Monasterio de Armenteira siempre fueron famosas y recogidas permanentemente por los fotógrafos.

Rajoy "trotando" por los parajes rurales de Pontevedra.

Otra de sus zonas favoritas dentro de su Pontevedra natal, siempre ha sido el Club Naútico de Sanxenxo. Allí aglutina tres palabras esenciales en su vocabulario y existencia "Familia, Playa y Tranquilidad". Estos tres pensamiento describen las vacaciones del exlíder del PP que, ahora como Registrador Mercantil en Madrid, volverá a repetir este mes de agosto.

Com o también lo hará el actual presidente Pedro Sánchez, que ya ha arrancado sus vacaciones en La Mareta, un palacio propiedad de Patrimonio Nacional en Lanzarote.  Varios paparazzis intentarán cazar de nuevo al presidente del Gobierno de España  en bañador, sabedores de que, contra lo que suele ser habitual en los políticos, la imagen de Pedro Sánchez en bañador despierta interés en las revistas. Y que se pagan muy bien. 

COMPARTIR: