28 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La aparición del exmarido de Carolina de Mónaco en la boda de su hija pone de nuevo el foco en estos personajes "atractivos, ociosos y promiscuos"

Los playboys más famosos del siglo XX: De Philippe Junot y Porfirio Rubirosa a Baby Pignatari

Philippe Junot, Porfirio Rubirosa y Baby Pignatari.
Philippe Junot, Porfirio Rubirosa y Baby Pignatari. / Los playboys del siglo XX.
Philippe Junot, Porfino Rubirosa o Baby Pignatari son algunos de los famosos que conforman la lista de los playboys del siglo XX. El reciente enlace entre los 'cachorros' de la jetset Isabelle Junot y Álvaro Falcó, el pasado mes de abril, devuelve el foco a los hombres que en las últimas décadas han sido reconocidos como los más ricos y atractivos, ociosos y promiscuos en su vida sexual. Elcierredigital.com repasa las anécdotas de los más representativos.

Según numerosos historiadores, la figura del playboy se originó en el teatro inglés del siglo XVIII, pero no se popularizó hasta el siglo siguiente. Sin embargo, no sería hasta la proliferación del cronista de sociedad o revistero de salones, los ecos sociales, las columnas de sociedad, las revistas de cines para fans o el periodismo de corazón que esa figura empezó a tener un enorme peso específico en los ambientes mundanos.

La reciente boda de Isabelle Junot con Álvaro Falcó a principios del paso abril ha puesto sobre el tapete quiénes han sido los playboys más conocidos de las últimas décadas, empezando por el padre de la novia, Philippe Junot (82), que acaparó el centro de la prensa rosa mundial al convertirse en 1978 en el primer esposo de la princesa Carolina de Mónaco (65).  

Sus padres, sus altezas serenísimas Rainiero III de Mónaco y Grace Kelly, pusieron el grito en el cielo porque su primogénita no podía pronunciar el “sí, quiero” con un bon vivant. Pero la juventud es alocada y en contra de los deseos soberanos, se unieron civil y religiosamente en Mónaco. Para el acontecimiento social del año no faltaron algunos de los amigos más íntimos de la suegra del banquero parisino como Ava Gardner o Cary Grant, a quienes había conocido en tiempos hollywoodienses.

Philippe Junot y Carolina de Mónaco.

Afortunadamente para el príncipe soberano y la protagonista de Alta sociedad el infortunado matrimonio de su hija duró hasta octubre de 1980 y doce años más tarde el Tribunal de la Rota lo anuló. Las infidelidades continuas de Junot habían colmado la paciencia de los Grimaldi. Posteriormente, la princesa encontró su gran amor en Stefano Casiraghi, padre de sus tres hijos, Andrea, Carlota y Pierre, con quien se casó en 1983, hasta el fallecimiento del empresario mientras participaba en un campeonato de off-shore en 1990. Por su parte, Junot había encontrado aparentemente la estabilidad con Nina Wendelboe, con quien estuvo casado entre 1987 y 1997 y con quien tuvo tres hijos, Victoria, Isabelle y Alexis.

Pero hay que hojear los libros de historia hacia el lado contrario a las agujas del reloj para desvelar quiénes fueron los playboys más auténticos en el sentido estricto de la palabra según la RAE: “Hombre, generalmente rico y atractivo, de vida ociosa y sexualmente promiscua”. Esta frase la representó sin ningún género de dudas el dominicano Porfirio Rubirosa, que encandiló a las mujeres más bellas del planeta.

Porfirio Rubirosa

Gracias a su matrimonio en 1932 con Flor de Oro, una de las diez hijas del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo, para quien trabajó como diplomático en diferentes países intimando con Goebbels -ministro de propaganda de Hitler- Kennedy, casas reales y miembros del crimen organizado. Aficionado a los coches de carreras y a los partidos de polo, el atributo principal de Rubirosa fue su seducción acompañada de un enorme pene de 28 cm de longitud y gruesa como la muñeca de un hombre, a tenor de lo que escribió Truman Capote en Plegarias atendidas.

Durante su matrimonio con la hija del sátrapa intimó con Lita Milán, actriz de Hollywood convertida en su cuñada tras casarse con Ramfis Trujillo. Cuando hace algunos meses elcierredigital.com habló con Lita -se hizo tremendamente popular en España por su relación con el recientemente fallecido torero Jaime Ostos- le confesó que “vi desnudo a Rubi en bastantes ocasiones en el yate de los Trujillo y vamos que era… Solo te diré que hay un cóctel muy famoso en París y Santo Domingo al que llaman Rubirosa. Pídelo y te harás una idea (risas)”. Tal y como le describió Shawn Levy en su biografía, “para Trujillo, Rubirosa era la cara elegante de una dictadura brutal”.

Porfirio Rubirosa y Zsa Zsa Gabor.

Haciendo gala a la devoción por el sexo femenino, en sus redes cayeron las estrellas más rutilantes de la pantalla, entre ellas, Marilyn Monroe, Rita Hayworth, Ava Gardner y su favorita, Zsa Zsa Gabor. Aunque también tuvo algún roce con Evita Perón y lo mejor de todo fueron sus cinco matrimonios, obviamente, con mujeres famosas y dos de ellas las más ricas de la época. Ahí figuran, tras Flor de Oro, la intérprete francesa Danielle Darrieux, a la que siguieron Doris Duke -heredera de la principal tabacalera americana- y Barbara Hutton -descendiente del fundador de los grandes almacenes Woolworth- y la también actriz gala Odile Rodin.

Su fama de gigoló era tan legendaria a ambos lados del Atlántico y el Pacífico que, según Levy, "podía darle la mano a un rey y luego tener sexo con la reina”. Tras el divorcio de las multimillonarias consiguió una colección de coches deportivos, una mansión en París, un avión privado, una isla, varios caballos pura sangre, una saneada cuenta corriente… Falleció como vivió, a todo trapo. Cerca de la mansión de los duques de Windsor en el Boie de Boulogne, el 5 de julio de 1965 estampó su Ferrari contra un árbol tras salir de fiesta en una discoteca. Tenía 56 años.

Gunter Sachs

Otro playboy indispensable para la prensa del corazón fue Gunter Sachs, un empresario y fotógrafo alemán que conquistó a la mujer que creó Dios, Brigitte Bardot. Los recién casados llegaron al Marbella Club de su amigo el príncipe Alfonso de Hohenlohe rodeados de una pléyade de fotógrafos que querían captar cada movimiento de una de las parejas más guapas de los años sesenta.

Brigitte Bardot y Gunter Sachs.

Gunter tuvo unos padres poderosos e influyentes. Willy Sachs fue el dueño de Fichtel & Sachs que proveía de piezas automovilísticas en pleno nazismo y su madre fue Elinor Opel, nieta de Wilhelm von Opel, fundador de la popular empresa de coches. Hombre extremadamente inteligente y perspicaz se dejaba ver en las fiestas con damas tan bellas y elegantes como Soraya Esfandiary, que fue repudiada por el Sha de Persia por su infertilidad. Además, él fue quien organizó la primera exposición en Europa de Andy Warhol. El fracaso fue de tal magnitud que Sachs compró todas las obras, que se convirtieron después en una de las mejores inversiones de su vida.

Su influencia en el arte pictórico y fotográfico le llevó a fundar junto al príncipe Konstantin de Bavaria el Museo de Arte Moderno de Munich y aprovechó su inteligencia para crear el Instituto de Investigación Empírica y Matemática de la Astrología. En 2011 se suicidó porque no podía convivir con el Alzhéimer.

Baby Pignatari

En este listado no hay que olvidar a Baby Pignatari, un empresario brasileño que alcanzó su cota más alta de popularidad cuando se casó con la princesa Ira de Fürstenberg (82), que dejó a su entonces marido Alfonso de Hohenlohe con quien se había casado siendo menor de edad para huir con el playboy sudamericano con tan solo veinte años. Él era veinticinco años mayor.

Baby  Pignatari e Ira de Fürstenberg.

Su relación fue un escándalo a nivel social, pero a Ira las habladurías siempre le han traído sin cuidado. Cierto es que a Baby le etiquetaban como un playboy, cuando en realidad era un empresario de muchísimo éxito y mucho más rico que el príncipe de las noches locas de Marbella. Tal y como reflejó Maruja Torres en un artículo de El País tras la muerte de Sachs, “Pignatari multiplicó la fortuna familiar con sus fábricas e inventos metálicos, patentó el corte de carne ‘cuadrado de mandril’ a la brasileña -más jugoso que el argentino- y fue uno de los fundadores de la moderna São Paulo”.

COMPARTIR: