18 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La mujer de Alberto II felicitó a sus dos hijos en su cumpleaños por internet pero no apareció en el Principado

Vuelven los rumores sobre Charlene de Mónaco, desde una operación estética a su paradero

Charlene de Mónaco lleva en boca de todos desde hace meses. La mujer se ha visto gravemente afectada por distintos problemas de salud, tanto físicos como mentales. Estas afecciones le han imposibilitado llevar con normalidad su vida y sus compromisos como parte de la realeza del principado.

No hay día en que no se conozcan nuevos detalles, reales o supuestos, sobre lo que esta sucediendo con Charlene de Mónaco. Desde hace meses la salud, tanto física como mental, de la esposa de Alberto de Mónaco es fuente de rumores constantes. Lo único cierto es que la Princesa está lejos de la vida pública monegasca. 

En los últimos días, fuentes cercanas a la princesa de Mónaco aseguraban que, desde hace ya algunas semanas, está ingresada en una clínica de salud mental. Según los informadores, Charlene estaría sufriendo una grave depresión que le imposibilita seguir con su agenda pública. El estado físico y mental de la sudafricana había sido el motivo por el cual no acudió a compromisos tan importantes como el Día Nacional de Mónaco.

Según algunos medios la depresión que sufre la mujer no es reciente, sino que su lucha se remonta a años atrás: “Estaba triste, pero sin la capacidad de hacer nada al respecto”. El hijo de Grace Kelly también ha comentado en ocasiones que su mujer no sonríe porque le resulta muy difícil.

Además, los mismos informadores también comentan que Charlene de Mónaco “escuchaba rumores por todas partes”, algo que le impedía salir a cualquier parte con tranquilidad. Por otra parte, esos rumores agravaban la relación con su esposo, provocando grandes discusiones en la pareja. La suma de todos los factores condujo a la consorte a una depresión como la que hoy sufre.

Una clínica en los Alpes

El diario alemán Bild asegura que la princesa Charlene de Mónaco permanece ingresada en una importante clínica privada de Zúrich. La clínica Paracelsus Recovery se encuentra en los mismísimos Alpes Suizos, rodeada de naturaleza, lo que le convierte en el más discreto del mundo.

Clínica Paracelsus Recovery de Zúrich.

El centro, que está especializado en salud mental, adicciones y trastornos de conducta alimentaria (TCA), es considerado el más exclusivo del mundo. Sus habitaciones son de gran tamaño –250 metros cuadrados– y el mobiliario es de lujo. Los pacientes cuentan, además, con un terapeuta personal disponible para ellos durante las 24 horas del día. La estancia ascendería a unos 95.000 euros por una semana, y a unos 305.000 euros por un mes.

Aislada de todo

Como contamos anteriormente en ElCierreDigital.com, Charlene de Mónaco lleva meses apartada de la vida pública. Fue a mediados de noviembre cuando la pareja principesca a través de un comunicado divulgaban la retirada de la princesa por su delicado estado de salud. El citado comunicado se ofrecía previamente al Día Nacional de Mónaco, un día muy importante para los monegascos, puesto que la exnadadora olímpica no acudiría a las celebraciones.

Publicación de Charlene de Mónaco en Instagram. La princesa Gabriella y el príncipe Jacques en su séptimo cumpleaños.

El día 10 de diciembre se celebró el séptimo cumpleaños de Jacques y Gabriella, los hijos del matrimonio, y Charlene aprovechó la ocasión para reaparecer en redes sociales. La princesa de Mónaco compartió una publicación en Instagram felicitando a sus pequeños y expresándoles todo su amor. Su estado de salud ha obligado a la mujer a ausentarse, por primera vez, en el cumpleaños de sus hijos. Sea como fuere, Charlene sigue en contacto constante con su marido y sus hijos.

La historia se repite

No es la primera vez que el principado de Mónaco tiene que preocuparse por el estado de salud mental de su princesa. La madre del príncipe Alberto II de Mónaco, la actriz Grace Kelly, sufrió también una grave depresión en los primeros años de estancia en palacio.

Su nuera, Charlene de Mónaco, quien, al igual que ella, tampoco pertenecía a ninguna casa real, está reviviendo en sus propias carnes lo que Grace Kelly sufrió en su día.

COMPARTIR: